Mi?rcoles, 20 de abril de 2005
Jos? A. Alem?n
Alas a ETA
Ayer les dije que Larry ?lvarez, vicepresidente ?ltimo del Cabildo, no quiere que Juan Fernando L?pez Aguilar, ministro de Justicia, venga los fines de semana a su casa para estar con sus hermanos y amigos y coger, por qu? no, un pizco de sol. Larry hace muy bien, lo reconozco, el papel de caniche hist?rico que se tira a los tobillos de las visitas con ?nimo mordel?n, frustrado porque apenas consigue ara?ar. Tuve que ocuparme de episodio tan miserable, por m?s que tuviera in mente la reacci?n del PP tras las elecciones vascas, as? que voy a ello.



Porque no se crean que ?ngel Acebes, ex ministro de Interior, le gana a Larry en altura pol?tica. La perreta pepera de que Zapatero ha metido a ETA en el Parlamento, al permitir que concurrieran a las elecciones los comunistas abertzales, es de la misma naturaleza que el coraje que le da a Larry el bronceado ministerial. Tal para cual.

No discutir? si ese partido tiene relaci?n con la ilegalizada Batasuna. No lo s? aunque no me extra?ar?a que as? fuera y que funcionara como su recambio. Pero s? s?, faltar?a m?s, que por indicios y sospechas, sin pruebas de que haga apolog?a del terrorismo o de que est? en connivencia con ellos, no pod?a impedirse su comparecencia electoral sin cometer el desprop?sito de perseguir ideas.

Quiero decir que aunque los comunistas abertzales se tomen sus copas con los de Batasuna, no puede aplic?rseles el refr?n cuasi franquista de dime con quien andas y te dir? quien eres sino el m?s soportable democr?ticamente de d?me con quien andas y te dir? con quien vas, que s?lo tiene valor digamos descriptivo. Cuando ?l habitaba entre nosotros se castigaba por el hecho de serlo a los parientes y amigos de los rojos reputados; en democracia cada cual va en compa??a de quien quiere, sin problemas mientras no comentan delito fehaciente.

Sobre esto y la ley de Partidos Pol?tico habr?a mucho que hablar. Pero me interesa ahora subrayar que el PP quer?a que el Gobierno decretara por las bravas la eliminaci?n de la lista abertzale y consider? no hacerlo muestra de debilidad que dar?a alas a ETA. Es una manera de ver las cosas; hay otras, claro.

Si rebobinan, recuerden el modo en que Aznar busc? el enfrentamiento abierto y equipar? a nacionalistas y terroristas. Durante ocho a?os se neg? a recibir al lehendakari al que obsequi? con tantos gestos de desprecio que se le salt? a Ibarretxe el vasco pues que lleva dentro (y fuera) y sac? su famoso plan. Iba Aznar derecho a un conflicto abierto que ten?a como salida nada improbable una guerra a sangre y fuego. Para bruto t?, bruto yo, solemos decir en Canarias ante estas situaciones de acci?n-reacci?n a cual m?s contundente. Eso s? le hubiera encantado a ETA y por ah? caminaba Aznar por rutas imperiales.

Zapatero abord? el asunto de otra manera; la correcta a juzgar por los resultados electorales del domingo. Me explico.

El PP se indign? porque, en lugar de ignorar a Ibarretxe y amenazarlo con la c?rcel, Zapatero le facilit? que sometiera su plan al Congreso. ?ste lo rechaz? y la pelota volvi? al tejado del lehendakari, obligado a buscar el consenso vasco para sacar adelante su empe?o sin poder alegar quebranto de las normas democr?ticas por parte del Gobierno central. Por eso adelant? las elecciones vascas (simb?licamente, unas pocas semanas) para darles car?cter plebiscitario mediante la identificaci?n de Aznar y Zapatero en el prop?sito de someter a Euskadi, que fue el leitmotiv de su campa?a.

Pero Aznar y Zapatero no son lo mismo y las elecciones acabaron por quitarle la espoleta a la bomba cebada por la pol?tica frentista de Aznar. El plan Ibarretxe pas? a mejor vida y s?lo le queda a Ibarretxe el di?logo y la negociaci?n, no la disputa a calz?n quitado acerca de quien es m?s vasco y quien m?s espa?ol mesetario. Estas cosas debe administrarse en dosis adecuadas.

Si los populares piensan que eso le da alas a ETA, son muy due?os. Veremos qu? dicen los gallegos en junio, si Fraga decide adelantar las elecciones gallegas que tocan en octubre.

Confieso que Zapatero no me acababa de convencer a pesar de la salida de Irak y el talante que pone de los nervios a los aznaristas. Pero hay que admitir que ha sabido gobernar bien el l?o hederado de Euskadi.




[email protected]
Publicado por elmachal @ 16:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios