Viernes, 29 de abril de 2005
Luces y sombras
Federico Aguilera Klink*

Hace unos d?as, Pedro Anatael Meneses reconoc?a p?blicamente en el Colegio Mayor San Fernando que ?l es un hombre con luces y sombras. Sus ?sombras? parece que las ha expuesto Eustaquio Villalba en el art?culo El cumplimiento de la legalidad, publicado el 26 de abril por Diario de Avisos. Como no se mencionan sus ?luces? y se le califica de demagogo, me gustar?a se?alar algunas de las ?luces? de Pedro Anatael que yo he compartido a lo largo de los dos ?ltimos a?os, antes no lo conoc?a, en relaci?n con el tema del puerto de Granadilla



El Pedro Anatael que yo conozco es el que se present? una tarde de abril de 2003 en el Foro sobre el puerto de Granadilla organizado por el Centro de Estudios Ecosociales de la Universidad de La Laguna. Tras escuchar los argumentos de los dos ingenieros que representaban a la Autoridad Portuaria insistiendo en que el puerto de Santa Cruz estaba saturado y era casi imposible descargar un contenedor o un coche m?s, Pedro Anatael desmont? esas argumentaciones demostrando que el recinto puerto de Santa Cruz estaba infrautilizado y que se pod?a ampliar con unos costes econ?micos sensiblemente m?s bajos que los que conlleva construir un nuevo puerto.

Pocos meses despu?s compartimos viaje a Bruselas junto con Alberto Brito, catedr?tico del Departamento de Biolog?a Marina, para tratar de aclarar a los funcionarios europeos las razones por las que el puerto de Santa Cruz se pod?a ampliar y constitu?a, si se hac?a adecuadamente, la mejor alternativa al puerto de Granadilla. Su conocimiento del tema y su vehemencia para presentar argumentos fue fundamental. No hab?a duda que no pudiera contestar con claridad. Tambi?n tuvimos tiempo para hablar de nosotros. Me cont? su infarto superado y c?mo sent?a la necesidad de ?devolverle a la vida lo que ?sta le hab?a dado gracias a esa nueva oportunidad?. Y en eso est?. ?l sabe perfectamente que su actitud no le va a proporcionar beneficios pol?ticos. Todo lo contrario. Y lo asume.

Tengo que reconocer que sin ?l, sin sus conocimientos y sin su afecto habr?amos tenido muchas dificultades para comprender las razones con las que se pretende justificar el puerto de Granadilla. Hemos compartido mesas redondas y programas en distintas televisiones y puedo asegurar que no necesita chupar c?mara. Es vehemente, claro y contundente y, adem?s, sabe mucho de puertos y de barcos. Tampoco es un demagogo. Se ha enfrentado a su partido, el PSOE, y a muchos amigos dentro de esa fuerza. Y no lo ha hecho por ocupar una silla en el Consejo de Administraci?n de la Autoridad Portuaria. No la necesita. Lo ha hecho por generosidad. El que crea que necesita ese puesto en el Consejo de Administraci?n no conoce a Pedro. Su actitud le ha creado enemigos y ha tenido problemas profesionales. Se ha sentido absolutamente solo, como cuando el n?mero dos del Ministerio de Medio Ambiente firm? con el Gobierno de Canarias el acuerdo para la construcci?n del puerto de Granadilla. Y, a pesar de todo, ha seguido apoyando con su presencia y con sus ideas que la mejor opci?n es ampliar el puerto de Santa Cruz.

S? que es una persona con luces y sombras, como ?l mismo dijo, por eso me parece injusto que esas luces no se mencionen. Personalmente tengo mucho que agradecerle. No s?lo he aprendido en estos a?os cuestiones profesionales o acad?micas, tambi?n me ha permitido aprender de ?l como persona con una enorme categor?a humana. Precisamente porque sabe y reconoce que tiene luces y sombras. Eso es lo dif?cil. Y eso es lo que m?s nos cuesta a la mayor?a. Gracias Pedro.



www.canariasahora.com
Publicado por elmachal @ 16:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios