Viernes, 06 de mayo de 2005
Diario de un corto viaje
Eran las tres y media de la tarde de un d?a viernes en el que me dispon?a a viajar a Tenerife llevando conmigo las pertenencias mas personales posibles para tan corta estancia, pues ten?a una cita a las 7 y pensaba que llegar?a. A esa hora que consideraba prudente llego al puerto de san Sebasti?n de La Gomera y entro en las oficinas de la empresa a fin de comprar el billete, y en ese momento me encuentro con una larga cola que llegaba al exterior de las oficinas, hace calor, y el sol me da directamente, y empiezo a sudar no solamente por el calor sino por la lentitud del caminar de la cola.

Tras largo rato en esta dura espera llego por fin a la taquilla donde un operario me pregunta que quiero, le indico que ida y vuelta y que me ponga la guagua, el empleado me repregunta y es que con un cristal en medio no ?escucho ni papa?, ni el me puede escuchar a m?, tras ese cristal parece que ando en una c?rcel visitando a un preso o que los due?os piensan que todos somos atracadores.

El operario me da el billete, tras comprobar que soy residente etc., y me indica el precio, en ese momento me enfado pues he apreciado que el precio ha subido de nuevo y que el servicio parece estar igual o en todo caso peor.
Una vez comprado el billete me dirijo a embarcar, pues ya son las 4,15, pero miro y no veo el barco, espero un rato a la sombra, tras veinte minutos no llega, ?Qu? pasara?, intento preguntar pero hacer cola para ello no es f?cil, intento preguntar a otros usuarios y nadie sabe exactamente que pasa, intento preguntar de nuevo a lo que parece un empleado y este se encoge de hombros, no sabe, al rato alguien dice que viene con retraso pero toda noticia es oficiosa, pues por canales de la empresa no se sabe nada.
Ya son las cinco de la tarde y seguimos en el muelle esperando y no sabemos cu?l es el motivo exacto de ello, me propongo realizar una reclamaci?n pero la cola para esto es grande y la verdad es que no estoy para hacer colas otra vez.
A las cinco y media alguien dice que le barco llegara en un cuarto de hora, a todo esto veo que el buque de Armas ya va a lo lejos, lleva casi media hora navegando.
A los diez minutos vemos llegar el barco, entra en el muelle y tarda casi un cuatro de hora en la maniobra de atraque, al fin desembarca el pasaje por una escala y vamos a entrar nosotros por otra, de nuevo estamos al sol y cabreados, son aproximadamente las seis de la tarde y encima un grupo de turista tiene preferencias al entrar.

Al fin puedo subir a bordo y como era mi costumbre voy al fondo del barco pero alguien me dice que no puedo pasar, ?Qu? ocurre? Me explica el trabajador que aquello es clase oro, ?OH DIOS? inmediatamente esto me recuerda a los antiguos buques donde hab?a primera, segunda y tercera, me recuerda a Sud-?frica con el apartheid, pues una separaci?n de este tipo en un trayecto tan corto no se explica.
Intento pedir un caf? en la barra atestada de gente, lo pido por primera vez, lo pido por segunda vez y parece que la persona que esta dentro no hace caso, al fin tras esperar lo logro y me sirven una especie de liquido negro que no es caf? y encima en vaso de estos de papel asqueroso, donde el caf? sabe a agua de depuradora.

Al fin salimos, son aproximadamente las seis y veinte de la tarde, y el barco nada mas salir se escora, se me cae el caf? al suelo y recibo la mirada de reproche de un empleado que parece decirme que la culpa es m?a.
Al fin tras unos 35 a 40 minutos llegamos a los cristianos y aqu? de nuevo el atraque del barco es un suplicio, esperamos para ello m?s de un cuarto de hora y pienso que deber?a haber venido en el barco de la otra compa??a, pues llego a las seis y media.

Al fin bajamos del barco y ando ligero a la guagua que nos conducir? a Santa Cruz, por cierto, la pobre esta sucia, llena de polvo y el trato no es muy bueno, pues al entregarle al tarjeta a al conductor me puso hasta mala cara y dentro parece que no funciona el aire acondicionado.
Ya en la guagua, vemos que todo el mundo se va y que nosotros llevamos all? unos 15 minutos y que encima el conductor tiene que ir a la oficina parece que a contar los pasajeros o algo similar, estoy enfadado, pues encima que pago la guagua tengo que esperar a los protocolos in?tiles de la empresa.
A las 7 y 20 minutos salimos de los cristianos rumbo a Santa Cruz y como el veh?culo tiene sus a?os llegamos aproximadamente a las 8,20, es decir que mi viaje ha durado cuatro horas y media.
He perdido la cita de la siete de la tarde que ya tenia concertada y he visto que el viaje no tiene utilidad alguna, pero creo que el pr?ximo d?a voy a cambiar de empresa, al menos a una que cumpla los horarios y que me de una explicaci?n de porque ocurren las cosas, no quiero ser tratado mal por un servicio que pago con mi dinero y que considero muy caro.

Espero que estas experiencias nos ense?en quienes son los amigos de Los Gomeros y quienes son los que sencillamente vienen a explotar la isla.






Fuente: EL GOMERON
Publicado por ubara @ 17:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios