Mi?rcoles, 25 de mayo de 2005
Ceses, traiciones y un gran error

Justo Fern?ndez Rodr?guez


Desde que el PSOE gan? las elecciones, el 14-M, la continuidad del pacto de gobierno entre Coalici?n Canaria (CC) y el Partido Popular (PP), se resinti?, pese a todas las manifestaciones en contra de los m?ximos responsables de ambos partidos.

ATI, AIC y CC se han especializado, en sus relaciones internas y externas, en lo que, popularmente se conoce como "pu?alada trapera". Ahora se ha repetido lo sucedido en marzo de 1993, con el Gobierno de coalici?n entre las AIC y el Partido Socialista Canario (PSC). En aquella ocasi?n, unas horas despu?s de que Manuel Hermoso, l?der de las AIC y vicepresidente del Gobierno, ofreciera a Jer?nimo Saavedra, presidente del Gobierno aut?nomo, toda clase de garant?as de que no preparaba una moci?n de censura contra ?l, presentaba, en el Parlamento, la documentaci?n para la moci?n de censura.

En esta ocasi?n, hora y med?a despu?s de que Jos? Manuel Soria, presidente del PP, comunicaba a Ad?n Mart?n la aprobaci?n de su propuesta, en la Comision Ejecutiva Regional, de mantener la estabilidad del Gobierno de coalici?n, el presidente del Gobierno, en un ins?lito alarde de firmeza, sorpresivamente, anunciaba la ruptura de la coalici?n y el cese de los tres consejeros del PP.

Es cierto que los consejeros del PP y el propio Soria parec?an tener como principal objetivo obstaculizar las relaciones entre el Gobierno canario y el Ejecutivo central, incorporados a la estrategia global de Rajoy, Acebes y Zaplana en el ?mbito estatal. Pocos dudan que Soria pertenece al n?cleo duro de la derecha, refugiado en el PP y cuya ?nica estrategia pol?tica -al margen de su cercan?a, junto a Jos? Carlos Mauricio, a importantes sectores empresariales-, era la descalificaci?n, el desaf?o permanente y las acusaciones falsas como base de la confrontaci?n y crispaci?n, decidida en los cuarteles de Aznar, en la FAES, y asumidos por Mariano Rajoy, con mayor o menor satisfacci?n.

La reiteraci?n de que Rodr?guez Zapatero daba continuos "sablazos a Canarias" y "enga?aba siempre" a Ad?n Mart?n y Paulino Rivero ha sido una constante en el ?ltimo a?o en las comparecencias de Soria ante los medios de comunicaci?n o en sus intervenciones parlamentarias. Esta estrategia del PP no conven?a a los intereses de CC, que pretend?a un acercamiento al Gobierno de Zapatero.

Jos? Manuel Soria ten?a su propia interpretaci?n. "El presidente ha renunciado a defender los intereses de Canarias. Son los consejeros del PP los que defienden, alto y claro, a Canarias, frente a los desmanes y desprecios de Zapatero con el Archipi?lago". "Canarias ha vuelto ha convertirse en una comunidad de tercera, a la que se ningunea en inversiones, incluso respecto a partidas presupuestarias que ya estaban aprobadas".

Seg?n Ad?n Mart?n, la causa del cese se fundamenta en "el deterioro de la confianza" en los consejeros del PP. Paulino Rivero va un poco m?s lejos, achacando el conflicto a la utilizaci?n de los consejeros, por parte del PP, como arma de confrontaci?n con el Gobierno central. Hasta Manuel Hermoso ha salido de su dorado retiro pol?tico para decir que se deber?a haber echado al PP "desde mucho tiempo antes", llegando a realizar comentarios inadmisibles, entre socios pol?ticos, sobre el f?sico y el car?cter personal de Soria.

Luis Soria, ex consejero de Industria, considera que "Mauricio tiene m?s poder que el propio presidente", al que acusa de tener la decisi?n tomada desde hac?a semanas. Pablo Matos, diputado del PP en el Congreso de los Diputados, se?alaba que la ruptura se produc?a porque CC "carece de los m?nimos principios ideol?gicos para guiar la gesti?n del Gobierno". "La ?nica raz?n de la ruptura es pactar con el partido que gobierna en Madrid", a?adi?.

La ruptura del pacto ha puesto al decubierto, en boca de Jos? Manuel Soria, hasta d?nde pueden llegar la indecencia, la falta de ?tica, la traici?n y la infamia en la pol?tica canaria, para destruir rivales pol?ticos de la propia formaci?n o de otra rival: "A principio de esta legislatura, Jos? Carlos Mauricio y yo acordamos hacer lo posible para cargarnos a CC en Gran Canaria, porque hab?a una especie de liderazgo emergente que no le conven?a, lo que tambi?n beneficiaba al PP".

Y el acuerdo se cumpli? con creces, aunque el ?nico beneficiario de la conspiraci?n fue Soria, porque, expulsada la mayor?a de dirigentes y militantes de CC, seg?n ha dicho ?l mismo, "los que se han quedado tienen muy poca representatividad en las instituciones".

Fue una acci?n dentro del m?s puro estilo estaliniano, en la que Mauricio pactaba con Soria la destrucci?n de su propio partido en Gran Canaria porque estaba en minor?a. Si Ad?n no cesa a Jos? Carlos Mauricio ser?n muchos los ciudadanos que sospechen que ?l mismo particip? en la ignominiosa maniobra contra su propio partido.

Rom?n Rodr?guez se ha mostrado prudente: "Los intereses personales de Mart?n, Mauricio y Soria han estado siempre por encima de los intereses de Canarias".

Juan Manuel Garc?a Ramos, presidente del PNC, poco sorprendido por este tipo de actuaciones de CC, manifestaba que "la revelaci?n del complot con Mauricio para desmontar CC en Gran Canaria nos demuestra que m?s que una organizaci?n pol?tica es un conglomerado de intereses personales".

El Partido Socialista Canario, en su deriva hacia la p?rdida de sus excelentes expectativas electorales, en un "acto de generosidad y responsabilidad pol?tica", seg?n ellos, ha pasado del anuncio de su secretario general, Juan Carlos Alem?n, de plantear una moci?n de censura si se produc?a la ruptura del pacto CC-PP, a una "colaboraci?n puntual" en temas europeos, nacionales, REF, sanidad, financiaci?n auton?mica y Estatuto de Autonom?a, condicionado a la reforma del aberrante, sectario e injusto sistema electoral vigente. Solo hace unos d?as el vicesecretario general del PSC, Hern?ndez Sp?nola, dec?a: "Queremos ganar la confianza de los ciudadanos y demostrar que somos una alternativa al desgobierno actual".

No hace falta realizar ninguna encuesta para saber que una gran mayor?a de dirigentes, militantes, afiliados y votantes socialistas est?n en contra el entreguismo pol?tico de un pacto con quienes le han negado el pan y la sal en la pol?tica canaria, con la complicidad del PP, y tienen el triste honor, despu?s de diez a?os de gobiernos, de haber colocado a Canarias en cabeza de todos los ?ndices socio-econ?micos negativos y a la cola de los positivos, mientras se despilfarra el dinero en grandes obras e infraestructuras innecesarias para favorecer a grandes promotores inmobiliarios for?neos.

Diario de Avisos 22-05-05
Publicado por ubara @ 9:39
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por canarias-opina
Domingo, 05 de febrero de 2006 | 12:57
..."Canarias ha vuelto ha convertirse en una comunidad de tercera..." ... Mucho "jarabe de pico", pero con faltas de ortograf?a, se?or Fern?ndez.Llorica