Mi?rcoles, 20 de julio de 2005
La pretensi?n del Gobierno aut?nomo de introducir el gas natural en Canarias ha planteado la supuesta necesidad de construir un puerto en Granadilla (Tenerife) y ampliar el ya existente en Arinaga (Gran Canaria), en cuyas inmediaciones se ubicar?an sendas plantas de regasificaci?n. Para el autor de este art?culo, ambos proyectos son muy cuestionables desde el punto de vista ambiental y de la eficiencia energ?tica, pues existen alternativas menos costosas para el entorno y m?s acordes con una pr?ctica pol?tica honesta.
El Gobierno de Canarias pretende construir dos plantas de regasificaci?n para la introducci?n del gas natural licuado (GNL) en las islas de Gran Canaria y Tenerife. Un combustible que se utilizar? en las centrales de Granadilla (Tenerife) y el Barranco de Tirajana (Gran Canaria), para el funcionamiento de estas instalaciones. Seg?n la Administraci?n p?blica canaria, ambas precisan de la construcci?n de un macropuerto en Granadilla y la ampliaci?n del ya existente en Arinaga. Estos puertos oscilan entre los 6 kil?metros proyectados para el primero y los 2,2 kil?metros para el segundo.
El GNL es un combustible que en origen se encuentra en formato gaseoso y se lic?a a menos de 176 grados cent?grados, para as? poder transportarlo y enviarlo a su destino. Se trata de un combustible que tiene que ser trasladado en barcos metaneros. Posteriormente se regasifica y se env?a a las centrales donde vaya a utilizarse.
Es un combustible que est? actualmente en expansi?n. Argelia es uno de los grandes productores de ese gas, que cumple una funci?n imprescindible; por ello, existen grandes puntos de distribuci?n y reservas cercanos al Archipi?lago. Adem?s, en comparaci?n con el petr?leo, el GNL es menos contaminante; pero no es un combustible limpio, que es lo que ha vendido el Ejecutivo canario que preside Ad?n Mart?n Menis. La introducci?n del GNL en Canarias supondr? una inversi?n de 360 millones de euros para cada una de las dos plantas que se piensa construir en Tenerife y Gran Canaria. No se incluyen aqu? las inversiones anuales con las que contar?n esas plantas, as? como la construcci?n de los macropuertos de Granadilla y Arinaga, cuyo costo supera con creces estas cantidades. Gasificadora Regional de Canarias S. A., bajo su denominaci?n comercial de GASCAN, es la empresa promovida por el Gobierno de Canarias para transportar el GNL y regasificarlo en destino. Posteriormente, se enviar?a a las centrales de ciclo combinado instaladas en el Barranco de Tirajana y en Granadilla, que GASCAN vender? a Unelco-Endesa para la producci?n de electricidad. GASCAN es una sociedad presidida por Jos? Carlos Mauricio, en su calidad de consejero de Econom?a y Hacienda, y participada por Unelco-Endesa, con el 73,9%; Sodecan, empresa p?blica de la comunidad aut?noma, con el 21,5%; Caja Insular de Ahorros de Canarias, con un 2,3%, y Caja General de Ahorros de Canarias, tambi?n con un 2,3%.
Este combustible no se explotar? en las centrales de Caletillas (Tenerife) y Jin?mar (Gran Canaria) debido a los elevados costes que supondr?a la construcci?n de los gaseoductos y el impulso del GNL hasta estas instalaciones, que seguir?n empleando gas?leo y fuel, como actualmente, puesto que no tienen instalados los ciclos combinados y no existe intenci?n de hacerlo. Hay que indicar que Jin?mar y Caletillas est?n entre las centrales el?ctricas m?s contaminantes de toda la Uni?n Europea, dentro de su tipolog?a, debido a su antig?edad. Sin embargo, hay que mencionar que Unelco-Endesa invierte gran cantidad de recursos en su programa medioambiental, b?sicamente en los cambios de filtros de estas centrales. No obstante, resultan absolutamente insuficientes. Un ejemplo claro pero poco tratado lo constituyen los estudios epidemiol?gicos de enfermedades cardio-respiratorias realizados en Jin?mar, donde los vecinos que padecen estas patolog?as han protestado en multitud de ocasiones, incluso ante el pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, debido a las afecciones provocadas por las emisiones de la central t?rmica.
Alternativas a los puertos
La necesidad de construir ambas infraestructuras portuarias para la entrada del gas natural en Canarias ha generado un amplio debate en las Islas. El ex presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz y profesor de la Universidad de La Laguna, Pedro Anatael Meneses; el catedr?tico de Ingenier?a de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Roque Calero, o el profesor de la Universidad de A Coru?a y asesor del Ayuntamiento de El Ferrol -donde se proyecta instalar una planta similar-, Manuel Afonso Amor?n, entre otros, discuten abiertamente los postulados p?blicos.
El dise?o de un sistema de boyas con membranas especiales de acero u otros materiales, mecanismo empleado en la actualidad para la introducci?n de otros combustibles l?quidos en las Islas; la realizaci?n de una infraestructura basada en ?duques de alba? para la descarga del GNL, la instalaci?n off-shore para la misma funci?n, o finalmente la introducci?n del gas natural, transformado en origen en diesel sint?tico o gas to liquid (GTL), que adem?s servir?a para el transporte a trav?s del mencionado sistema de boyas, constituyen alternativas efectivas a la construcci?n de los dos macropuertos proyectados y la instalaci?n de las plantas de regasificaci?n, si ?stas fueran necesarias.
Las movilizaciones al respecto han sido de las m?s importantes de Canarias y han llegado a producir un profundo enfrentamiento entre la alianza pol?tico-empresarial que impulsa las nuevas infraestructuras y la sociedad civil de Tenerife, principalmente. La manifestaci?n del pasado 27 de noviembre en Santa Cruz de Tenerife, que reuni? a unas 100.000 personas, es un fiel reflejo de ello. Tambi?n han tenido cierta importancia el debate y la movilizaci?n en el caso de Gran Canaria, que es al que principalmente se refiere el presente art?culo.
La cercan?a de la planta proyectada en Gran Canaria a n?cleos poblacionales como Arinaga o Pozo Izquierdo, los enormes impactos ambientales y los incumplimientos de las distancias de seguridad impuestas en el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP), constituyen los principales impactos e incumplimientos legislativos, aunque no son los ?nicos. La sentencia RJ 2004/1562, de 1 abril, emitida por la secci?n quinta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, viene a amparar y a reconocer las demandas de Ben Magec-Ecologistas en Acci?n en sus alegaciones iniciales y las sugerencias solicitadas a nuestra organizaci?n por el propio Ministerio de Medio Ambiente, y presentadas ante ?l.
El RAMINP exige que haya 2.000 metros de distancia de seguridad de este tipo de centrales con respecto a un n?cleo poblado, mientras que las recomendaciones hechas por el Instituto Tecnol?gico de Massachusetts establecen una distancia de 1.605 metros. El proyecto de Gran Canaria est? planteado a 1.200 metros de distancia de Arinaga y cuenta con la consiguiente oposici?n de una parte importante de su poblaci?n. Si estudios energ?ticos demostraran la necesidad de la introducci?n del gas natural en Canarias, la instalaci?n de la planta de gas en un lugar pr?ximo a la central ser?a una de las mejores alternativas. Aun as? habr?a que seguir oponi?ndose a la ampliaci?n del puerto de Arinaga, para evitar los impactos ambientales en sebadales, en colonias costeras, en el ?rea Importante de Aves (IBA 351, Castillo Romeral-Arinaga), otorgada por la Sociedad Espa?ola de Ornitolog?a (SEO), y en la Bah?a de Formas y Pozo Izquierdo. Por ?ltimo, cabe a?adir que tambi?n pone en peligro el proyecto de desarrollo sostenible elaborado por Roque Calero para la Mancomunidad de Municipios del Sureste de Gran Canaria, y l?gicamente, no eval?a las oportunidades perdidas del mencionado plan [1] .
Un modelo energ?tico para Canarias
Con todo, la reflexi?n fundamental que debe hacerse es qu? modelo energ?tico se persigue con la entrada del gas natural en el Archipi?lago y a qu? modelo energ?tico, guiado por criterios de sostenibilidad y eficiencia, debi?ramos aspirar los habitantes de las Islas.
Los combustibles f?siles -petr?leo, gasolina, gas?leo, aceites y gases licuados del petr?leo, butano y propano, principalmente- tienen dos grandes inconvenientes. Por un lado, son los principales causantes del cambio clim?tico del planeta y, por otro, las reservas existentes, que no los recursos, dan un margen de uso y duraci?n de 30 a 40 a?os, al ritmo de consumo actual. Por tanto, no se refleja un aumento de la demanda en esas estad?sticas. Antes bien, algunos expertos auguran ya la llegada de una crisis energ?tica.
Conviene recordar que Canarias posee un aumento de la demanda de energ?a del 7% al 9% interanual, que la introducci?n del gas natural no corregir?, sino que seguir? permitiendo. Se descarta, asimismo, la utilizaci?n de la energ?a nuclear para producir electricidad debido a los residuos que produce y a la peligrosidad que comportan las centrales nucleares. En nuestra opini?n, el modelo energ?tico propuesto para Canarias es insostenible, ahonda en la dependencia energ?tica del exterior y en la dependencia de multinacionales como Endesa. Los sectores estrat?gicos, como el energ?tico, deben estar en manos p?blicas y capital canario medio, no en manos de Lopesan, Germ?n Su?rez, Hermanos Dom?nguez u otros grandes dinosaurios de la econom?a canaria, que tienen en Jos? Carlos Mauricio su principal valedor.
El modelo energ?tico para el futuro debe explotar las fuentes energ?ticas renovables para cumplir el Protocolo de Kyoto, y las end?genas para lograr as? mayor independencia econ?mica del exterior. Canarias puede y debe alcanzar las m?ximas cotas de independencia energ?tica del exterior, hito que no se ha logrado por ausencia de una voluntad pol?tica mayoritaria que permitiera al Archipi?lago llegar a estos objetivos. Sin embargo, existen en las Islas algunas experiencias ejemplares: El Hierro ha puesto en marcha el ?100% renovable?, un proyecto que permitir? a la isla independizarse del exterior en producci?n de electricidad. El ahorro energ?tico, la instalaci?n de una central hidroe?lica o la inyecci?n de energ?as renovables en la red ser?n los mecanismos que se emplear?n para lograr dichos objetivos y producir, mediante energ?as renovables, entre el 80% y el 100% de la electricidad necesaria. La Palma posee una central hidr?ulica que se pretende ampliar en estos momentos.
En Gran Canaria, la federaci?n Ben Magec-Ecologistas en Acci?n ha sugerido al Ministerio de Medio Ambiente adoptar las siguientes medidas (muchas de ellas son v?lidas tambi?n para la isla de Tenerife):
1. Potenciaci?n del ahorro energ?tico, a trav?s del cambio de luminarias m?s eficientes, entre otras f?rmulas: 10%-15%.
2. Construcci?n de una central de hidrobombeo o hidroe?lica (Chira-Soria) en Gran Canaria: 5%.
3. Creaci?n de estaciones de energ?a solar fotovoltaica e instalaci?n masiva: 10%-15%.
4. Instalaci?n masiva de agua caliente sanitaria, mediante energ?a solar t?rmica: 1%-2% y un 30%-40% en ahorro de butano.
5. Aislamiento de la red de las plantas desaladoras e impulso de la energ?a e?lica: 10%-15%.
6. Impulso de medidas que disminuyan las emisiones realizadas por el transporte p?blico y privado. El cambio de combustibles, la tipolog?a de los transportes (paso a sistemas h?bridos) y la puesta en marcha de veh?culos accionados por vectores energ?ticos sostenibles, como el hidr?geno producido a partir de energ?as renovables, podr?an constituir algunas de esas medidas que han de implantarse para alcanzar tales objetivos.
Como conclusi?n, creemos que Canarias debe alcanzar sus m?ximas cotas de independencia energ?tica del exterior a partir de energ?as renovables, aprovechando sus fuentes end?genas. Asimismo, se deben realizar los pertinentes estudios que hagan viable un futuro modelo energ?tico sostenible, potente, con la m?xima independencia del exterior y con proyecci?n de futuro. Es necesario buscar para las plantas de regasificaci?n, si finalmente son necesarias, lugares pr?ximos a las centrales, distantes de los n?cleos poblacionales y con infraestructuras tipo off-shore o mediante la realizaci?n de ?duques de alba? que aminoren los efectos de dichas plantas.
Tambi?n es preciso enterrar o semienterrar los dep?sitos de las plantas de regasificaci?n, para minimizar los impactos paisaj?sticos y mejorar las condiciones de seguridad de las plantas de gas. Y todo esto en un contexto de participaci?n de entidades p?blicas y medianos empresarios en la sociedad GASCAN, con el objeto de contribuir a acabar con el oligopolio pol?tico-empresarial que actualmente gestiona el asunto energ?tico en las Islas.
[1] Existe una presentaci?n de este proyecto en la red cuya direcci?n es: www.soin2000.com/rcalero/opcion03/contenidos/msgcds/index.html
Publicado por ubara @ 17:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios