Martes, 10 de enero de 2006
Ram?n Trujillo


Una encuesta del Cabildo de Tenerife, divulgada en junio de 2005, revela que la construcci?n de una segunda pista en el Aeropuerto Reina Sof?a es la gran infraestructura, pendiente de ejecuci?n, mejor valorada por la ciudadan?a isle?a. La necesidad de tal infraestructura es defendida por el presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, que piensa que las limitaciones aeroportuarias podr?an ?estrangular? las perspectivas de desarrollo de la isla. ?Por falta de una infraestructura?, a?ade, ?se pueden perder puestos de trabajo, la generaci?n de renta o poner en riesgo el porvenir de las generaciones futuras?. En el mismo sentido, la Federaci?n Provincial de Entidades de la Construcci?n difundi? un panfleto advirtiendo que, si no se realizaban la segunda pista y otras dos grandes infraestructuras, ?nuestra econom?a quedar? estrangulada y en manos del destino o del azar?.

Tambi?n el Plan Insular de Ordenaci?n de Tenerife (PIOT) constata que ?la insuficiencia del actual aeropuerto [Reina Sof?a] para absorber el volumen de tr?fico derivado del fuerte desarrollo tur?stico es un dato de partida un?nimemente aceptado?. Lo sorprendente de todas estas unanimidades es que no aportan datos que justifiquen su postura. Y no los aportan porque no existen.

Los datos disponibles muestran que la segunda pista es completamente innecesaria. Pues actualmente transitan por los dos aeropuertos tinerfe?os unos doce millones de viajeros al a?o y, sin construir pista adicional alguna, se podr?an superar los treinta millones de pasajeros anuales. Por supuesto, esta cifra de viajeros es indeseable porque, como se afirma en el Documento Verde del Gobierno de Canarias, ?la premisa b?sica de un turismo sostenible pasa por no incrementar su presi?n sobre el medio, entendida como el n?mero de turistas que visitan el archipi?lago cada d?a?. Es decir, las autoridades canarias piensan que hay que poner alg?n l?mite al aumento del n?mero de turistas para que nuestra econom?a preserve su viabilidad. Sin embargo, su planificaci?n aeroportuaria es incoherente con el objetivo declarado.

El Aeropuerto Reina Sof?a pas? de 2.1 millones de pasajeros, en 1980, a 5.7 millones, en 1990, y a 8.9 millones, en 2002. Sorprendentemente, para 2015, Aena prev? alcanzar 16 millones de viajeros, es decir, unos siete millones m?s que en la actualidad. Tal cifra implicar?a un crecimiento futuro del n?mero de viajeros muy superior al habido en el pasado: mientras que el Aeropuerto Reina Sof?a necesit? 21 a?os para tener 7 millones de viajeros m?s, ahora, le bastar? con s?lo 10 a?os para sumar otros 7 millones de pasajeros. No obstante, tampoco este incremento en el tr?nsito de usuarios del aeropuerto justificar?a una nueva pista.

La pista actual permitir? desarrollar 44 operaciones a la hora, o sea, 1.056 al d?a. Esto supone una capacidad te?rica de mover m?s de 192.000 aviones al a?o, frente a la realidad de 31.412 aeronaves, en 2004. Adem?s, tambi?n se cuenta con el potencial del Aeropuerto de Los Rodeos para absorber futuros incrementos del tr?fico de pasajeros. Recordemos, tanto la infrautilizaci?n de Los Rodeos, con sus 3.3 millones de viajeros en 2004, como que el PIOT propugna entender ?la isla como una unidad aeroportuaria?.

Es m?s, no todos los indicadores se?alan crecimientos constantes. El tr?fico de mercanc?as del aeropuerto del sur se redujo, desde algo m?s de 18.000 toneladas, en 1990, a poco m?s de 11.000 toneladas, doce a?os despu?s. Tampoco un incremento en el n?mero de pasajeros conlleva autom?ticamente un aumento en el n?mero de aviones. En 1980, hubo un promedio de 92.7 pasajeros por aeronave que oper? en el aeropuerto sure?o y, para 2002, la media se hallaba en 141.3 pasajeros por avi?n. Es decir, la mayor capacidad de los aparatos permite desplazar m?s viajeros con menos operaciones de aterrizaje y despegue.

As? pues, a quienes defienden la construcci?n de una segunda pista s?lo les queda la sinraz?n que me brind? un responsable del Cabildo, en un espacio de debate: el problema, afirm?, es que el turismo de calidad s?lo viene en determinados d?as de la semana y en franjas horarias limitadas. La puerilidad del pretexto es tal que, si lo tom?ramos en serio, construir?amos cinco pistas cuando los turistas vinieran los viernes de tres a cinco. En verdad, el problema real lo planteaba recientemente el director del aeropuerto de Lanzarote cuando ped?a a las compa??as a?reas que no concentraran los vuelos en s?lo dos d?as a la semana y en un lapso de s?lo seis horas en cada uno de ellos. Obviamente, hay muchas soluciones a la concentraci?n de vuelos, como, por ejemplo, abaratar las tasas aeroportuarias cuando se infrautilizan las instalaciones.

Como los datos no acreditan la necesidad de una segunda pista, se recurre al agravio comparativo con Gran Canaria, que pretende construir una tercera pista en el Aeropuerto de Gando. Y, entretanto, a la poblaci?n grancanaria se le ha ocultado la declaraci?n de un directivo de Aena que, en febrero de 1998, afirm? en rueda de prensa que la construcci?n de una tercera pista en el Aeropuerto de Gando era innecesaria. Pero, sin embargo, s? se alert? a la ciudadan?a grancanaria del agravio comparativo con Tenerife. De modo que, los ciudadanos eran inducidos a sentirse agraviados con sus vecinos de la isla de enfrente, para que as? financiaran con sus impuestos infraestructuras tan costosas como in?tiles.
Publicado por ubara @ 12:17  | Territorio
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios