Martes, 31 de enero de 2006
Antonio Morales, Antonio Gonz?lez Vieitez y Francisco Cabrera

Se pueden decir mentiras para tapar incoherencias o se pueden decir incoherencias para ocultar mentiras. ?Pero qu? sucede cuando lo que se dice es mentira e incoherente al mismo tiempo? ?Qu? sucede cuando el art?fice de semejante haza?a es un consejero del Gobierno Canario, en el ejercicio de su cargo, seg?n queda de manifiesto en los Diarios de Sesiones de nuestro Parlamento? Pues, hasta ahora no sucede nada. Nada, excluyendo el desprestigio de nuestro sistema democr?tico y el aumento, si ello cabe, del descr?dito de nuestra clase pol?tica.



El 23 de noviembre de 2004 Luis Soria, consejero de Industria, minti? al Parlamento de Canarias sobre una sociedad p?blica (Megaturbinas de Arinaga) participada por su consejer?a. En realidad aquel d?a no s?lo dijo una mentira sino varias, por lo que seg?n especifica el Diccionario de la Academia es un mentiroso. Afirm? Soria que el objeto de esa sociedad p?blica no era la explotaci?n de la energ?a e?lica cuando ?ste, precisamente, es el objeto social que marcan sus estatutos. Y luego sigui? mintiendo al afirmar que su objeto estaba ligado a labores de desarrollo tecnol?gico, actividad que no aparece en ning?n punto de sus estatutos. Esas mentiras las realiz? para justificar que Megaturbinas de Arinaga SA, propiedad de todos los canarios y perfectamente capacitada para ello, estuviera ausente de un concurso al que acudieron decenas de empresas canarias y peninsulares, con muchas de las cuales ?l se hab?a reunido en su despacho. Por si lo anterior fuera poco, habr?a que recordar que el l?cito beneficio que estas empresas pretend?an obtener acudiendo al mencionado concurso, sale directamente de un recargo en los recibos de todos los consumidores de electricidad, de donde se obtiene la sustanciosa prima que se les paga a los productores de electricidad e?lica.

Para mayor esperpento, adem?s de mentir tan descaradamente al Parlamento canario, el consejero Soria dejaba constancia de una incoherencia que raya con lo ins?lito, al afirmar que siendo Megaturbinas una sociedad dedicada al desarrollo no pod?a acudir al concurso, olvidando el consejero que el propio Instituto Tecnol?gico de Canarias (ITC), que s? es la Instituci?n de Investigaci?n y Desarrollo de su Consejer?a, se present? al concurso, como as? mismo lo hizo el tercer socio de Megaturbinas, la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Tambi?n participaron el equivalente al ITC del Cabildo de Tenerife (el ITER) y los Cabildos de Lanzarote Fuerteventura; y tambi?n Iberdrola e Hidrocant?brico..., es decir, todo el mundo menos el Cabildo de Gran Canaria y su participada Megaturbinas de Arinaga SA que llevaba dos a?os dise?ada para ello.

?Qu? razones pueden existir para tan claras mentiras e incoherencias? ?Qu? razones para tan injustificable espantada en un negocio tan millonariamente atractivo? ?Es casualidad que en el muelle de Arinaga, donde desde hac?a dos a?os pensaba instalar sus turbinas Megaturbinas de Arinaga, pretendiera ahora hacer lo propio una miniempresa de 3.000 euros, improvisada cuatro meses antes de publicarse el concurso e?lico? Empresa que nunca se hab?a dedicado al negocio e?lico ni lo ha vuelto a hacer ?Es casualidad que el propio consejero Soria viajara a Alemania con uno de los accionistas de dicha empresa a visitar precisamente al mismo fabricante de molinos con los que estaba en tratos Megaturbinas? ?Es tambi?n casualidad que su hermano, Jos? Manuel Soria, habite en una casa de un hermano de ese accionista, y tambi?n con intereses en esa miniempresa organizada ?nica y espec?ficamente para acudir al concurso al que se impidi? acudir a Megaturbinas de Arinaga?

?C?mo se explica que el 17 de noviembre de 2004 se convocara un consejo de Megaturbinas de Arinaga SA con el ?nico objeto de solicitar las necesarias concesiones administrativas para acudir al concurso en el muelle de su nombre, y por una llamada telef?nica en pleno consejo no se aprobara ese ?nico punto del orden del d?a?

Por todo ello estamos convencidos de que el Parlamento de Canarias, en defensa de su dignidad institucional, deber?a requerir al mencionado ex consejero para que d? una explicaci?n, si existe, para esas mentiras e incoherencias de f?cil constataci?n documental. Y a?n mejor, deber?a crear una comisi?n de investigaci?n para aclarar todo el entramado montado en torno al concurso e?lico, cuyo resultado es que Canarias, siendo la regi?n espa?ola con mayor potencial e?lico, ser? en los pr?ximos a?os una de las m?s rezagadas en el aprovechamiento de esta energ?a limpia, aut?ctona y renovable.

canariasahora.com
Publicado por ubara @ 10:09  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios