Mi?rcoles, 01 de marzo de 2006
Santi Pe?a


Nunca en la historia de la autonom?a de Canarias hab?a habido un presidente de gobierno que representara menos a los casi 2 millones de residentes que hay en las islas y s? a una clase empresarial determinada, l?ase Antonio Plasencia o Lu?s Cobiellas, como lo ha hecho Ad?n Mart?n Men?s durante estos 3 ?ltimos a?os. Su mandato es fruto de su posicionamiento pol?tico al frente de su partido, de sus luchas interna, y de que recibi? el voto de la mayor?a en las ?ltimas elecciones auton?micas. Este hecho, el que ganara las elecciones, no le da derecho a hacer lo que le d? la gana ni fue un cheque firmado en blanco que le dimos los ciudadanos. Las democracias modernas se han convertido en una pantomima, en unos procesos vac?os de contenido, en los que basta con que los electores depositen su voto en las urnas cada cierto tiempo y ya est?. Luego se presupone que los pol?ticos han recibido la confianza de la ciudadan?a por un periodo determinado y as? viene el olvido de ?sta hasta que las nuevas elecciones. Entonces vienen las campa?as medi?ticas para convencer a los electores del voto. Campa?as, por cierto, brutales en las que se usan todos los medios posibles y que cuestan mucho m?s de los que manejan los partidos. La toma de decisiones se hace de espaldas a los ciudadanos, no se debate nada y los ?nicos interlocutores v?lidos a los gobiernos son los grupos empresariales y los sectores financieros. A los ciudadanos se nos niega el derecho a la vida p?blica y al debate p?blico de las decisiones. Las democracias, entonces, no son participativas sino solamente eso: pantomimas.

Ad?n Mart?n, e incluso Lu?s Soria, andan metidos ahora en atacar a los individuos y colectivos, ellos dicen los ecologistas pero podemos asegurar que la mayor?a de las personas que estamos en contra del modelo econ?mico que nos quieren imponer no somos estrictamente ecologistas, que estamos en contra de la construcci?n de un puerto industrial en Granadilla. En las ?ltimas semanas el Defensor del Pueblo Europeo ha comenzado una investigaci?n de oficio sobre s? las instituciones europeas est?n actuando de manera ?tica al no tener en cuenta las alternativas a las construcci?n del puerto en Granadilla que pasa por la ampliaci?n de puerto de Santa Cruz. Tambi?n ha sucedido que la Comisi?n Europea a mitad de enero estaba a punto de dar la aprobaci?n a la construcci?n del puerto en Granadilla y que ha suspendido dicha decisi?n sine die.

Tanto Mart?n como Soria son cargos p?blicos que cobran su sueldo del dinero que todos los ciudadanos pagamos en los impuestos y est?n ah? para servirnos y rendirnos cuentas por sus acciones. Se nos deben a nosotros y ya ha pasado el tiempo en el que los gobernantes ten?as sus s?bditos. Por eso que hayan dicho ahora que los opositores al puerto no tenemos ninguna legitimidad porque no tenemos representaci?n parlamentaria es de risa y de verg?enza ajena. La Constituci?n Espa?ola de 1978 en su Art?culo 23.1 dice ?Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos p?blicos, directamente o por medio de sus representantes, libremente elegidos en elecciones peri?dicas por sufragio universal? (El subrayado es nuestro). Est? claro que a un mandado de la burgues?a caciquil tinerfe?a y a un heredero del fascio franquista las palabras Constituci?n, Derecho y Participaci?n Ciudadana se les atragantan en la boca porque les resultan muy anchas. As? tambi?n se atragant? en el parlamento de Canarias la Iniciativa Legislativa Popular entregada en abril de 2004 de 56.087 firmas, cuando para una iniciativa de este tipo son suficientes 15.000, que se recogieron para que las costas y el entorno de Granadilla fueran protegidos ya que no solo no se discuti? en el parlamento sino que ni siquiera fueron admitidas a tr?mite. Muchas veces han sido las que, desde las plataformas opositoras al puerto, se les ha dicho a sus defensores que hagan un debate sobre el tema en las televisiones p?blicas y nunca han tomado siquiera en consideraci?n dicho debate. Tienen miedo porque saben que las razones que esgrimen a favor del puerto no aguantan siquiera la inteligencia de un ni?o de 6 a?os.

La construcci?n de un puerto en Granadilla no es una infraestructura necesaria para el desarrollo econ?mico de Tenerife ni mucho menos para el de Canarias como el presidente ahora mismo est? diciendo de una manera exagerada y pat?tica. La construcci?n del puerto en Granadilla es necesaria para que una clase pol?tico empresarial, que no representa a nadie m?s que a sus propios intereses econ?micos y que son una aut?ntica minor?a, d? el mayor pelotazo urban?stico de la historia de Canarias y salgan de all? con las manos muy llenas de dinero mientras a la mayor?a de la poblaci?n se nos deteriora el medio ambiente y se reduce nuestra calidad de vida. Lo que se quiera decir de beneficios para la sociedad de dicho puerto son vulgares mentiras. Todos hemos o?do de que testaferros y sociedades terceras han estado comprando terrenos en la zona donde se quiere construir el puerto a muy bajo precio. Son operaciones opacas y no hay prueba de ellas pero la fiscal?a anti corrupci?n podr?a abrir una investigaci?n de oficio. No se entiende como en la provincia de Gran Canaria est?n saltando a la luz p?blica tramas de corrupci?n y en la provincia de Tenerife, donde la percepci?n de la corrupci?n es, sin duda, mayor a?n no ha saltado ninguna.

Los colectivos e individuos que estamos en contra de esta infraestructura estamos casi agotando todas las v?as que el estado de derecho da a los ciudadanos para protestar contra decisiones injustas. Estamos en la disyuntiva que tanto desde las instituciones canarias como de las del estado espa?ol se nos ha inorado de una manera descarada y que las ?nicas v?as que nos quedan est?n en las de europea. No somos una minor?a sino que cada d?a somos m?s. En un momento hist?rico para los movimientos sociales en Canarias se han tejido redes sociales perfectamente posibilitadas para dar una respuesta ciudadana contundente a cualquier cosa contraria al derecho que ocurra en las islas. Nos hemos movido y nos moveremos siempre dentro de la legalidad pero que no quepa la menor duda que si hace intenta hacer ese puerto vamos a llegar hasta la desobediencia civil. Nos plantaremos delante de las m?quinas y nos subiremos a sus barcos el d?a que empiecen las obras, si finalmente empiezan, porque es cuesti?n de justicia y de dignidad.
Publicado por ubara @ 11:48  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios