Jueves, 23 de marzo de 2006
?ngel Rivera
*

.
Viajaba a gran velocidad esa limusina negra de demasiados metros de longitud. Dentro, el presidente del Cabildo, el Sr. Llanos, miraba por la ventana orgulloso, un testigo de gran parte de su gesti?n. A lo largo de los 6 kil?metros en los que pod?a contemplar la gran obra del Puerto de Granadilla, recordaba como, hac?a bastantes a?os, ?l ya hab?a pedido que salt?ndose la normativa medioambiental europea se construyese ese necesario puerto, y como insisti? que fuese con dinero de los contribuyentes canarios, porque los prevaricadores que gobernaban en Europa no quer?an dar la financiaci?n. Poco importaba ahora que la actividad del puerto fuera casi inexistente. El verdadero objetivo se hab?a conseguido: su construcci?n.

Pensaba mientras se dirig?a a esa reuni?n importante, cuanto hab?a progresado la Isla gracias a sus gestiones y a la magn?fica labor del PP. El crecimiento inmobiliario era espectacular, Santa Cruz se hab?a fusionado con G??mar y el Puerto de la Cruz lo hab?a hecho con La Laguna, por eso ahora pretend?a que la gran urbe de 4 millones de habitantes, fuese un solo municipio, otorg?ndole el mismo nombre de la Isla. Solo a la oposici?n socialistas y algunas minor?as ecologistas le importaba que se hubiesen perdido todos los espacios naturales de anta?o, o que la desigualdad entre los m?s ricos y los m?s pobres se hubiese multiplicado por cien; o que se hubiesen generado bolsas de pobreza inmensas en los extrarradios de la Gran Ciudad, que supon?an el 70% de la misma.

Lo importante es que en el 30% restante la gente ?normal? viv?a honradamente, ten?an un magn?fico nivel de vida, con sus subvenciones, su RIC que se hab?a prorrogado por 4? vez, sus negocios de construcci?n pr?speros que hab?an tenido que empezar a construir en ?frica y otros parajes naturales de Am?rica Latina porque en las Islas ya no quedaban metros cuadrados que urbanizar. Tan solo el Teide, pero el Sr. Llanos se consideraba un defensor del Medio ambiente, y por eso no cre?a oportuno construir en el Parque Nacional (adem?s de que resultaba incomodo vivir a esa altura).

Recordaba Llanos con nostalgia como todo empez? a ir mucho mejor a partir de que se suspendiera el juicio del 11-M, porque la confusi?n que hab?an logrado generar era tal, que nada era cierto, que nadie se fiaba de nadie. Los terroristas islamistas salieron de la c?rcel, pero lo importante es que la mayor?a de los espa?oles ya pensaban que fue ETA quien cometi? el atentado.

A partir de ese momento en Canarias lograron que tambi?n se declarase inocente a Celso Perdomo y a todos los de la trama e?lica, as? como a los de la Operaci?n Faycan y a su concejal de Telde, To?i. Los jueces, en sus sentencias confirmaron que se trat? tan solo de una conspiraci?n hecha para desprestigiar a los defensores de Espa?a y su unidad.

A la altura del ahora barrio de Candelaria, al lado de la que fue Autopista del Sur y hoy llamada Avenida de Antonio Plasencia, ese gran pr?cer de Tenerife, el Sr. Llanos vio como una pareja de ni?os pretend?an parar su veloz limosina con se?ales, hasta el punto que oblig? al chofer a detenerla. La pareja de motoristas que escoltaban al presidente, se dirigi? a los ni?os y comenz? a aporrearlos. Este incidente cada d?a se repet?a m?s. Desesperados por la falta de comida, cientos de ni?os paseaban por las calles de la Gran Ciudad buscando alimento o limosna.

?Afortunadamente, pens? el Sr. Llanos, que la gente de bien est? protegida por una eficiente polic?a que todas las instituciones p?blicas disponen, y por supuesto el Cabildo tambi?n".

No hab?a que fiarse de esos ni?os, podr?an ser delincuentes que amenazaran la seguridad el presidente. Pero los polic?as parec?an extralimitarse en su castigo f?sico a los ni?os, y la escena estaba siendo recogida por la mirada de cientos de curiosos. Por eso, el Sr. Llanos vio una nueva oportunidad (?l siempre fue muy buen oportunista), sali? de la limusina reprendi? a los polic?as oblig?ndoles a que parasen y se interes? por la salud de los ni?os que chorreaban sangre sobre sus vestimentas sucias. El Sr. Llanos entre el aplauso de los curiosos, sac? 2 billetes de 500 ? y los regal? a los ni?os.

- Tomen, para que os curen en el centro M?dico Cobiella (as? se llamaban casi todos los centros m?dicos de la Isla, porque pertenec?an a la misma familia).

?l sab?a que desde que el PP hab?a privatizado toda la sanidad, no hab?a sanidad p?blica y que por tanto, esos ni?os podr?an desangrarse, y generarle un problema de imagen.

Al llegar al Palacio de gobierno, el presidente del Gobierno de Canarias lo esperaba para tratar un asunto de mucha importancia. Conservaba su bigote desde hac?a muchos a?os, y su figura esbelta y alta se manten?a a pesar de la edad.

- Hola Manolo. Salud? el Sr. Llanos al Presidente Soria.
- Debo de pedirte algo, quiero que organices un macroconcierto musical, nuestro presidente de Espa?a vendr? en un mes y quiere que el pueblo est? contento.
- No te preocupes Manolo, el Presidente Acebes tendr? al pueblo a sus pies, traeremos lo mejor del mundo a Tenerife.


(*)
Miembro del Comit? Insular del PSC-PSOE
Publicado por ubara @ 15:40  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios