Mi?rcoles, 24 de mayo de 2006
Jos? A. Alem?n


Los pol?ticos han mostrado su peor cara en la sesi?n ?ltima del Parlamento celebrada bajo el s?ndrome de ?invasi?n? y de ?una suerte de colonizaci?n como nunca antes se vio?, seg?n dijera ayer El D?a. Atentan, pues, contra el hombre blanco los ilegales llegados en cayucos, que constituyen un peligro poblacional (Paulino Rivero dixit) con grave riesgo para nuestra identidad; cuando el problema real es que vienen (de paso para otra parte, ojo) en tal n?mero que desbordan los medios para acogerlos con dignidad. Estas aprensiones son propias de pueblos chicos y mentes con arreglo al cuerpo y se agudizan en trat?ndose de negros.

Es cierto que no todos los diputados tienen esa visi?n xen?foba, pero, al igual que en el f?tbol, lo que valen son los resultados; o sea, las resoluciones de la c?mara que, en este caso, buscan satisfacer a los c?rculos de opini?n primarios que encuentran su expresi?n medi?tica en el rotativo santacrucero.

En este punto, recordemos que el Parlamento no se reuni? cuando las pateras s?lo llegaban a Fuerteventura, Lanzarote y menos a Gran Canaria. Hubo entonces campa?a y comentarios pol?ticos en contra de acoger inmigrantes en Tenerife. Dijeron que no les concern?a y que all? se las entendieran las islas orientales los mismos que ahora callan, cuando los inmigrantes recalan en Tenerife y son trasladados a centros de otras islas; como debe ser y sin que nadie proteste.

Traer a colaci?n estas cosas lo consideran quienes est?n en la l?nea de defensa de ATI perverso ultragrancanarismo (?lo que que hay que soportarle a esta gente!). Pero la verdad es tozuda y como no se le ha puesto coto, la xenofobia de connotaciones racistas se ha crecido y ya posee fuerza coercitiva sobre el Parlamento, como acabamos de ver. Hay una enfermedad social que se extender? si no la atajan en lugar de utilizar el placebo del canarionismo malvado y apelar est?pidamente a no s? qu? animadversi?n hacia lo tinerfe?o. El que avisa no es traidor, sino avisador.

Vuelvo a El D?a. Como bot?n de muestra, por citar el ?ltimo, su editorial del s?bado que titul? ?Mauricio, el africano?. Comentaba el viaje a Mauritania del consejero de Hacienda, aliado de ATI, no para analizar la nueva pirueta del personaje sino para reprocharle que dijera a los mauritanos que Canarias es o est? en ?frica; lo que consider? ofensivo el editorialista. ?Al declararnos africanos a todos los canarios?, escribe, ?[Mauricio] se ha dejado llevar por una percepci?n que es m?s propia de su provincia, Las Palmas, donde mucha gente no considera a los berberiscos tan extra?os ?tnicamente (explicaciones hist?ricas no faltan), y no ha respetado los sentimientos de tinerfe?os,...?.

El trasfondo racista no logra ofender porque el mestizaje forma parte de nosotros; pero ah? est? la enfermedad que les dije.


Canarias Ahora.com
Publicado por ubara @ 15:48  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios