Viernes, 23 de junio de 2006
DECLARACI?N DE SAN JUAN DE LA RAMBLA:
?Por un respeto de lo Canario?


Resumen ejecutivo

Durante el Encuentro sobre Agricultura, Ambiente y el Mundo Rural Canario, que tuvo lugar el 11 de junio de 2005 en el pueblo de San Juan de la Rambla, S/C de Tenerife, se consensu? la DECLARACI?N DE SAN JUAN DE LA RAMBLA: ?Por un respeto de lo Canario?, en la que se adquiere el firme compromiso de que, con la participaci?n de todos los sectores agrarios, pesqueros y rurales, se deben plantear soluciones al actual retroceso de las actividades agr?colas y pesqueras en nuestro territorio, en la b?squeda de una mayor armon?a entre conservaci?n y desarrollo de nuestro mundo rural.

En este sentido, los participantes en el Encuentro, manifestamos que las Islas Canarias gozan de una alta diversidad cultural, as? como de paisajes agr?colas y rurales que son el resultado del trabajo colectivo de miles de hombres y mujeres, pobladores del campo y pescadores canarios, que durante siglos supieron armonizar la relaci?n de las personas con la naturaleza y donde se depositan las tradiciones, pr?cticas culturales y diferentes ?formas de hablar? de Canarias, que constituyen parte del patrimonio que debemos transmitir como herencia a nuestros hijos. A lo largo de la historia de Canarias se demuestra como determinadas actividades del sector agr?cola, ganadero y pesquero llegaron a propiciar una econom?a floreciente, que permiti? las exportaciones portuarias de productos agr?colas: vino, ca?a de az?car, tomates, pl?tanos, hortalizas y flores, mantuvo la rentabilidad de las actividades ligadas a la econom?a familiar, desarroll? una econom?a de subsistencia a peque?a escala que, en ?pocas de hambruna y guerra, abasteci? de agua y alimentos a toda la poblaci?n canaria, generando as? una rica y variada gastronom?a, donde destacan las papas arrugadas, el puchero y la cazuela.

En la actualidad, algunas de estas actividades agr?colas, ganaderas y pesqueras contribuyen activamente con el desarrollo econ?mico de numerosas zonas rurales donde, por diversas razones, no es factible la pr?ctica de otras actividades econ?micas. Y donde el actual retroceso de las actividades ligadas al sector primario, implicar?a el abandono de la tierra y la desvertebraci?n socio-cultural de comarcas enteras. El futuro del sector agrario y pesquero de Canarias, no es un problema local ni regional, sino que forma parte del contexto agrario y econ?mico dentro del marco legal de la UE y, por tanto, su repercusi?n e importancia trasciende a una escala global en la que la participaci?n y colaboraci?n de todos los habitantes del sector es vital para asegurar el desarrollo sostenible de nuestros campos, de nuestro mar y de nuestros pueblos.

En Canarias, la necesidad de establecer nuevas pol?ticas agrarias o pesqueras para las regiones rurales es m?s urgente que en otros territorios dentro del marco legal de la UE, porque existe un alarmante dominio del sector tur?stico sobre los dem?s sectores productivos. Por esto se considera necesario fomentar un turismo solidario, que tenga en cuenta los valores de nuestra tierra y nuestro mar, y amortig?e los impactos negativos de un desarrollo tur?stico poco respetuoso e insolidario con el paisaje y la cultura del Pueblo Canario.

La poblaci?n Canaria tiene tambi?n derecho a una alimentaci?n sana, cuyo modo de producci?n sea respetuoso con el medio ambiente, coherente con nuestras actividades culturales y respaldada bajo el principio de la soberan?a alimentaria, entendida no s?lo como ?el derecho de los pueblos y naciones a producir su propio alimento? (FAO 2002), sino tambi?n como ?el derecho de cada ciudadano a elegir que alimentos quiere o no quiere comer?.

Declaramos que es de extrema necesidad la consolidaci?n de una ley de ordenaci?n del territorio en la que se consideren las potencialidades naturales de los terrenos, se refuerce el papel estrat?gico de las actividades agropecuarias y pesqueras en regiones insulares, se establezcan l?mites geogr?ficos que frenen las explotaciones tur?sticas de gran impacto ambiental y, en definitiva, se apueste por la conservaci?n del Campo Canario. Los espacios rurales no son s?lo competencia de las diferentes instituciones del gobierno regional, sino que son responsabilidad de todos los pobladores, hombres y mujeres del campo, y en este sentido, se requiere de una participaci?n m?s activa de los representantes del Campo Canario en las decisiones pol?ticas, sociales y econ?micas en cada municipio de la isla y, por tanto, en todo el Archipi?lago. Los agricultores, ganaderos y pescadores de Canarias somos conscientes de nuestras debilidades y limitaciones, pero tambi?n somos conscientes de nuestras fortalezas y derechos. Y desde nuestra fortaleza como MAGOS Y GENTE DEL CAMPO expresamos nuestro derecho a decidir qu? futuro queremos para nuestros hijos y para nuestros campos.

En este sentido, se deben buscar acuerdos vinculantes que adecuen las producciones agrarias y la vida de las ?reas rurales a las demandas cambiantes del mercado insular, promocionen los productos isle?os a nivel internacional, ajusten la producci?n agraria a los nuevos requisitos del contexto agrario de la UE, en la que se pide que la agricultura no s?lo sea rentable econ?micamente, sino que adem?s se acredite la calidad de los alimentos producidos, donde se valoren y respeten las actividades culturales que han sido desarrolladas durante siglos por los pobladores del campo canario, en la b?squeda de un modelo agrario y rural multifuncional, en el que se promueva la autonom?a de los que viven del campo y de la pesca, desarrollando un modo de vida solidario, y procurando que el resto de los ciudadanos tomen conciencia de que los problemas del mundo rural son problemas de todos, fomentando un modelo de consumo solidario y responsable, que promueva el encuentro entre la ciudad y el campo.

Proponemos como medidas concretas que la Agricultura y la Ganader?a de Median?as desarrollen un modelo multifuncional, con par?metros de calidad del producto, sostenibilidad de los recursos naturales, manteniendo el respeto ?a lo canario??, en definitiva, como lo defini? un agricultor: ?como una actividad para disfrutar?, es decir, como una forma de vida. Para conseguir este objetivo es fundamental asegurar las rentas agrarias de los peque?os productores y j?venes agricultores, facilitando la participaci?n del agricultor en el precio final del producto, reconociendo el derecho de todo hombre o mujer a organizarse en asociaciones o cooperativas, promoviendo una gesti?n participativa de la comercializaci?n de los alimentos, mejorando las relaciones del sector primario con el sector servicio y vinculando a la administraci?n p?blica con los problemas del Campo Canario. De igual manera, es necesario promover la autonom?a del agricultor y del ganadero, es decir, profesionalizar el Campo, de forma que se mejore la formaci?n y se transmitan las bases cient?fico-t?cnicas necesarias para una producci?n sana de alimentos. Y donde se apliquen algunas medidas espec?ficas de ayudas y subvenciones para poder garantizar la continuidad del sector en peque?os productores y j?venes. Para tal fin, es imprescindible promover el desarrollo de una ganader?a unida a la tierra, recuperando los sistemas agrarios de median?as, ligada a las producciones de papas, pl?tanos, vi?a y tomates; alimentada con productos locales (residuos de cosechas y cereales) donde se promueva el desarrollo de una ganader?a ecol?gica en la que se obtengan productos alimenticios de alta calidad. Y donde se potencie el sector caprino y la producci?n de queso artesanal como patrimonio cultural y etnogr?fico de Canarias.

En cuanto al mercadeo de los productos canarios, es necesario unificar criterios: una sola papa, un solo vino y un solo queso de la tierra, aunque despu?s se mencione el productor o la comarca de origen, llegando a destacar el valor de la producci?n personalizada que simboliza la calidad de los alimentos en el mercado. Es fundamental hacer un seguimiento a los alimentos producidos en Canarias, ?desde nuestros campos hasta nuestros consumidores?, bajo alg?n sello que acredite su origen y calidad, de manera que se le ofrezca al consumidor un producto canario de calidad. Se requiere tambi?n de una mayor vinculaci?n de la administraci?n p?blica en la producci?n, mercadeo y comercializaci?n de los productos DE LA TIERRA, bajo alguna de las siguientes actuaciones: optimizar la red de informaci?n entre las cooperativas, universidades y centros de investigaci?n, relacionar actividades culturales con nuestra gastronom?a local, aprovechar los encuentros como las fiestas o las jornadas deportivas para mostrar las peculiaridades de la gastronom?a canaria, e incluir las papas arrugadas, el gofio, el puchero y la cazuela como elementos de identidad del Pueblo Canario.

Es fundamental hacer un gran esfuerzo para llevar el campo y las actividades pesqueras a las escuelas, universidades, centros de investigaci?n y en especial al consumidor, de manera que el ciudadano conozca el origen de los alimentos que consume, los distinga en el mercado y valore el precio a?adido, conform?ndose as? una nueva Cultura Alimentaria, donde se fomente la selecci?n de alimentos de calidad y se demanden productos ?con vida? y ?con historia?, conform?ndose as? un modelo de consumo responsable. Para lograrlo, se proponen las siguientes acciones concretas: mejorar la calidad y cantidad del conocimiento canario en la ense?anza reglada, incluir medidas solidarias en el baremo educativo de los j?venes que provienen de zonas rurales, involucrar a la universidad y a los centros de investigaci?n en los problemas del campo y la pesca en Canarias, fomentando la investigaci?n participativa como herramienta de extensi?n universitaria, acreditar la estabilidad laboral de los expertos del sector agrario y, ante todo, propiciar el reconocimiento social de aquellas personas que viven del Campo Canario. Nos preocupa que nuestros campos se queden vac?os, lo cual no s?lo tiene graves implicaciones sobre nuestra econom?a insular, sino que es, ante todo, un problema social que implica crear un nuevo modelo de convivencia en el Campo Canario, donde se revalorice el papel de la mujer, el joven y el emigrante. Proponemos tambi?n la creaci?n de un Banco de Tierras en cada municipio de la isla, para que no se produzcan apropiaciones indebidas, se promueva un sistema de arrendamiento de las fincas abandonadas y se frene la acelerada especulaci?n del precio del terreno en Canarias.

Se crea una comisi?n de seguimiento de la Declaraci?n de San Juan de la Rambla: ?Por un respeto de lo canario?, para garantizar la continuidad de los acuerdos o decisiones tomadas durante el Encuentro sobre Agricultura, Ambiente y el Mundo Rural Canario, promovida por COAG-Canarias con la colaboraci?n de la Asociaci?n Cultural Mart?n Rodr?guez y el Centro Cultural Rambla. De esta manera la Declaraci?n de San Juan de la Rambla constituir? la piedra angular de futuros encuentros entre los diferentes colectivos del sector agrario y del Campo Canario, en los que estar?n representados los agricultores, ganaderos, pescadores y, sobre todo, los pobladores del Campo Canario para la toma de decisiones y acuerdos vinculantes que repercutan sobre el futuro y bienestar de nuestro pueblo.
Publicado por ubara @ 11:44  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios