Martes, 25 de julio de 2006
Dos a?os, compa?eras/os. Tan s?lo han transcurrido veinte y cuatro meses desde que emprend?amos esta comprometida andadura que es Asamblea por Tenerife. ?Que poco tiempo!, Y cuantas cosas, cuanto trabajo desplegado.

Hoy volvemos aqu?, a La Laboral, a nuestros or?genes, y espero que ese s?mbolo se transforme en una realidad: la del reencuentro con nuestra esencia y que nos motive e impulse a recordar los idearios y el decidido compromiso que nos llev? a configurar y estructurar en aquel momento un movimiento ciudadano que no s?lo es necesario sino imprescindible en este Para?so Ad?nico.

No se trata, compa?eras/os, de volver la vista atr?s con un sentimiento nost?lgico. Ahora debemos afrontar nuevos retos, debemos intentar entre todos, bajo el respeto a la diversidad que nos caracteriz? siempre, e introducir el "valor" del consenso necesario y obligatorio para afrontar y continuar en esa batalla de aglutinar, de conformar y consolidar.

Debemos, compa?eras/os, seguir creciendo. Ahora m?s que nunca unidos, porque nos quedan por delante no s?lo el mantener el esp?ritu de lucha abierto sino afrontar las nuevas realidades con una visi?n en la que creo que debemos sensibilizar nuestra alerta y vigilancia pero, sobre todo, debemos esforzarnos a?n m?s en plantear y ofrecer propuestas alternativas e ilusionantes en un contexto m?s amplio.

Mirando ligeramente atr?s, pero con la vista puesta en ese horizonte de una Tenerife y una Canarias m?s participativa en los asuntos p?blicos y ejerciendo el m?ximo control sobre las actuaciones de los representantes institucionales, mirando ligeramente atr?s dec?a, podemos sentirnos orgullosos de un trabajo bien realizado, a pesar de los enormes obst?culos y dificultades que hemos tenido que ir sorteando diariamente. Pero tambi?n hemos constatado, hemos percibido que contamos con la total confianza de la sociedad tinerfe?a como nos ha demostrado en m?ltiples ocasiones de forma constante, significativa y abrumadora, con su respuesta y presencia ciudadana en las calles de nuestra Isla, porque esta Isla es nuestra. Y es mi deber recalcar que ?lo que un grupo ambiciona, cae. Perdura lo que un pueblo quiere". Y Asamblea por Tenerife, es el pueblo de Tenerife.

Pero esa imagen, esa realidad o este sentimiento compartido y generalizado no nos deben llevar a la complacencia con la intensa labor realizada. Sabemos, conocemos, y ellos tambi?n lo saben, las dificultades internas generadas en estos ?ltimos tiempos. Y creo oportuno en este aspecto recordar la memoria de Jos? Mart?, aquel intelectual y l?der cubano que supo aglutinar a dos tendencias divergentes en sus planteamientos pero que compart?an un objetivo com?n: la independencia de Cuba. Mart? tuvo la gran virtud y excelente habilidad de reunificar aquellas tendencias encarnadas por M?ximo G?mez, un gran estadista, y Maceo, el tit?n de bronce, el guerrero mambi por excelencia. As? que en ese esfuerzo por alcanzar la unidad, Mart? remit?a una carta a M?ximo G?mez en los siguientes t?rminos:

?Yo ofrezco a Ud. sin temor de negativa, este nuevo trabajo, hoy que no tengo m?s remuneraci?n que brindarle que el placer de su sacrificio y la ingratitud probable de los hombres?.

Mientras que a Maceo le planteaba:

?La hora es nuestra. Es imposible que nos falte en el alma la grandeza suficiente para aprovecharla?.

As? que, compa?eras/os, no nos puede faltar el coraje necesario para conformar y vertebrar este movimiento social en este momento clave. Nos quedan much?simas cosas por hacer. La primera y la m?s urgentes es la de reencontrarnos, de forzar y reforzar internamente nuestra estructura asamblearia. Cultivar, mimar y profundizar en el esp?ritu de consenso interno, en definir acciones reivindicativas y denuncias pero tambi?n ofertando iniciativas alternativas que nos permitan entrelazarnos como un colectivo aglutinador del movimiento ciudadano y reflotar la ilusi?n social que hemos generado en estos dos ?ltimos a?os en la sociedad tinerfe?a. No podemos fallarles ahora despu?s de haber sembrado la semilla de la ilusi?n.

Somos conscientes, muy consciente, que esta isla, Tenerife, y este archipi?lago, Canarias, es un inmenso campo minado por los sectores y grupos dominantes, el poder econ?mico, que controlan todos los mecanismos sociales y la propia estructura pol?tica partidista y las aparentes instituciones democr?ticas con descaro, impunidad y alevos?a.

Sin medios econ?micos pero con el trabajo incesante de muchos, y muy especialmente de algunos, hemos conseguido abrir una gran brecha en ese apag?n informativo despreciable, brutal y criminal que es un indicador evidente que continuamos enmarcados en una r?gida y dominante estructura caciquil. A pesar de esas y otras circunstancias que no se nos escapan, hemos sido capaces de llenar nuestras calles y plazas con la voz ciudadana. Y ellos lo saben perfectamente. Y nos temen por ello.

A pesar de todas las adversidades externas, de los problemas internos y, sobre todo, del escaso tiempo de vida de Asamblea por Tenerife, creo que debemos felicitarnos por el esfuerzo continuado en nuestras reivindicaciones sociales, medioambientales, en la defensa de un desarrollo sostenible, en las denuncias sobre la especulaci?n, la corrupci?n y en contra de los ataques diarios a los derechos fundamentales, etc.

Por la actitud de lucha que hemos llevado adelante a trav?s del trabajo colectivo, donde todos, cada uno de nosotros, en distintas labores y funciones con mayor o menor intensidad hemos demostrado que somos capaces, que podemos contribuir a configurar una sociedad democr?tica en pleno ejercicio diario.

Compa?eras/os, hemos sido pieza fundamental en las batallas emprendida y que hemos ganado con claridad aplastante. Ahora debemos vencer internamente, se hace necesario reforzar nuestro esfuerzo, para abordar los asuntos pendientes y los nuevos retos que se nos presentan. Se hace necesario estrechar y fomentar todav?a m?s nuestros v?nculos e incrementar y fomentar la vida asociativa con los colectivos vecinales y sociales con una mayor presencia.

Pero, compa?eras/os, creo que la primera victoria, sin duda alguna, la m?s importante, la m?s esencial fue la de construir hace dos a?os Asamblea por Tenerife, a trav?s de la unidad de una suma de individuos libres, que fue un reclamo imprescindible y que reaviv? una gran esperanza, una desbordante ilusi?n generalizada en una gran parte de nuestros conciudadanos, que desde hacia tiempo ya hab?an perdido, hab?an renunciado y de forma resignada aceptaban una convivencia y una realidad congelada por una estructura pol?tica y econ?mica dominante que romp?a cualquier opci?n participativa con respecto al presente y al futuro de la isla y del Archipi?lago.

Somos conscientes que la libertad no puede ser concebida, tiene que ser conquistada. Y el que no es capaz de luchar por la libertad, no es un hombre, no es una mujer es simplemente un siervo, un esclavo.

Revivamos ese esp?ritu colectivo y participativo y conformemos, como fue en su momento, un grupo fuerte y compacto donde siempre prim? la unidad sobre las diferencias. Diferencias, que tambi?n son tan necesarias en el crecimiento de Asamblea por Tenerife.

Por ?ltimo compa?eros/as ya he se?alado que nos queda mucho camino por recorrer, mucho esfuerzo por desplegar, muchas movilizaciones por ejecutar, muchas tareas por iniciar, muchas luchas por delante pero, sobre todo, una decidida apuesta de continuidad por el modelo ciudadano, por construir y reforzar consensos internos...

Junto podemos, compa?eros/as. Asamblea por Tenerife, quieran o no, es hoy por hoy un referente de conciencia cr?tica de la Isla, por eso quiero finalizar record?ndoles a todos que "Uno a uno, todos somos mortales pero Juntos, somos eternos".
Publicado por ubara @ 12:45  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios