Domingo, 03 de septiembre de 2006
Teodoro Santana*

El PP espa?ol, partido que tambi?n opera en Canarias, no s?lo no condena las acciones terroristas del Estado israel? contra las poblaciones civiles de Palestina y L?bano, sino que las apoya. En aplicaci?n estricta de la Ley de Partidos vigente, deber?a ser ilegalizado, prohibida inmediatamente su actividad e incautadas sus sedes y cuentas bancarias. De esta forma se dar?a cumplimiento, adem?s, al principio constitucional de la igualdad de todos ante la Ley.

Para perseguir a Pinochet, la Audiencia Nacional espa?ola fij? el principio jur?dico de que "los cr?menes contra la humanidad no prescriben", y que ninguna "ley de punto final" puede anular dicho principio. Pero curiosamente, la administraci?n de justicia espa?ola s?lo aplica esa jurisprudencia a nacionales de terceros pa?ses (pobres), y no lo aplica a su propio territorio.

Porque de aplicarlo, los responsables de torturas, desapariciones y ejecuciones durante el fascismo en el Estado espa?ol deber?an ser inmediatamente detenidos y procesados. Y tambi?n los jueces que colaboraron con las atrocidades franquistas, claro. Esto afectar?a tambi?n a los ministros del fascismo, en especial a los responsables de la represi?n. Al Presidente de honor del PP, por ejemplo.

Si adem?s se tiene en cuenta que dicho partido se niega a condenar el golpe de Estado y la dictadura franquista, las razones para ilegalizarlo son m?s que sobradas. Pero claro, esto no deja de ser una posici?n idealista, ya que parte de considerar que Espa?a es un Estado de Derecho, en vez de un Estado de Derechas.

Quienes estamos en contra de la Ley de Partidos y tambi?n del terrorismo, venga de donde venga, somos quienes corremos el peligro de ser procesados por decir lo que pensamos. Los que nos arriesgamos a ser puestos a disposici?n de una administraci?n de justicia que no fue depurada tras el fascismo. De que nuestras menguadas cuentas corrientes y nuestros escasos bienes sean embargados.

O de ir directamente a la c?rcel si decimos abiertamente todo lo que pensamos. Especialmente en lo que se refiere a determinadas instituciones, cuya cr?tica sigue siendo un delito. Ilegalizaci?n de opiniones, digamos. Y como uno no es un h?roe, comprender?n que me calle m?s de cuatro cosas.

(*) Teodoro Santana es Secretario Nacional de UNIDAD DEL PUEBLO
Publicado por ubara @ 8:00  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios