Mi?rcoles, 27 de septiembre de 2006
EL CENTINELA
Por Jose Almeida Afonso

Reconozco sin ruborizarme -me da m?s bien me entra una incontrolable rabia y una indecible impotencia-, que hasta no hace mucho no conoc?a yo pr?cticamente nada de nuestras riqu?simas y variadas manifestaciones art?sticas. Mis conocimientos se reduc?an a unos cuantos escritores y algunos pintores. Nada m?s. Nunca nadie me dijo que exist?an obras tan extraordinarias que para nada desmerec?an de los grandes hitos de las Artes y las Letras Universales. Obras como "Fetasa" de Isaac de Vega, o "Los puercos de Circe" de Luis Alemany, o "Marar?a" de Rafael Arozarena "Vacag?ar?" de Secundino Delgado Rodr?guez, "Fragmentos de mis memorias", de Nicol?s Est?vanez y Murphy o "Nos dejaron el muerto" de V?ctor Ram?rez o poetas como Pedro Garc?a Cabrera, Agust?n y Jos? Mar?a Millares Sall, Carlos Pinto Grote o Antonio Garc?a Ys?bal. O pintores como Manolo Millares, Juan Ismael, Oscar Dom?nguez, Jorge L?pez o Santiago Santana...

Que esto le suceda a una persona que ha sido un alumno m?s o menos inquieto, que incluso tiene estudios universitarios, nos deber?a hacer reflexionar sobre el pobre y lamentable enfoque que sufre el sistema educativo en Canarias y de las grav?simas e imperdonables carencias de las que las adolece.

Estoy convencido de que los artistas, ya sea pintores, m?sicos, artesanos, ceramistas, etc., si son aut?nticamente verdaderos van a reflejar a trav?s de sus obras el esp?ritu, el alma de todo un pueblo. Sus obras son el espejo en el que nos miramos y reconocemos. Nuestras miserias, nuestras virtudes, toda la sensibilidad y ternura quedan plasmadas como testimonio, como memoria viva para aprender y aprehender la realidad, nuestra realidad. Tambi?n para conocer nuestra historia, nuestro devenir e incluso nuestro ser m?s ?ntimo.

Por otro lado, esas obras, creadas desde la m?s absoluta soledad, pero con vocaci?n de ser solidarias, servir?n de documentos inestimables para las generaciones futuras; no s?lo para su enriquecimiento intelectual, sino para su entretenimiento y disfrute. El arte, el verdadero arte siempre es generoso, dador y viene a significar, a ser, la expresi?n m?s genuina de nuestro "yo" individual y de nuestra conciencia colectiva.

Esas obras, literarias, pict?ricas, musicales, o escult?ricas ahondan en los perfiles de nuestra interioridad, nos ponen en relaci?n estrecha con todos los elementos que conforman nuestra identidad.

Esas obras est?n impregnadas de las marcas que nos diferencian de otros pueblos, marcas que devienen en se?as de identidad, que nos descubren lo que somos y, tal vez, lo que podemos llega a ser.

Artevirgo, a 24 de septiembre 2006
Publicado por ubara @ 16:52  | opini?n
 | Enviar