Lunes, 09 de octubre de 2006
Francisco J. Chavanel

Alegr?monos. Cay? la bandera de su pedestal a las cinco de la ma?ana de una noche ventosa, en v?spera de s?bado, que es v?spera de descanso, de calles tranquilas, y de largos paseos de jubilados, matrimonios a misa cogidos del brazo, sue?itos de Morfeo de jovencitos con ganas de beberse la vida de un solo trago.



Ay si hubiese sido a las diez de la ma?ana del lunes, por ejemplo, en esa hora de prisa y urgencia, con una horda multitudinaria de coches de aqu? para all?, hormiguitas llenando la ciudad de deseo e impaciencia, todos con el cerebrito centrado en llegar rapidito a ese lugar en el que reclamas la mayor brevedad para que el d?a se vaya por donde ha venido, o sea, para que vengan el martes y el mi?rcoles, y as? volver al fin de semana donde uno es uno, refugio de los atletas de la materia productiva, en fin, busquemos lo positivo, el pa?o de la bandera se suicid? a la hora correcta; se arroj? en medio del silencio y mientras la ciudad dorm?a: agradezc?mosle la sensibilidad que demostr? para evitar un tr?gico accidente, tal vez la muerte de un familiar nuestro, de uno mismo, de un amigo.

?Y qu? fue lo que sucedi?? Asegura la empresa encargada de fabricar el monumento que todo se debi? a ?un defecto en la costura del cabo superior?. Supongo que tienen poca costumbre en fabricar banderas gigantescas, al menos por aqu?, y que al carecer de experiencia la posibilidad de cometer el error se multiplica, aunque ello no debiera casar con quien gobierna el Cabildo, un ser que siempre pretende dar la impresi?n de que es infalible, que jam?s se equivoca, que el mundo es mejor desde que ?l habita dentro. Desde ese punto de vista debi?ramos ser tolerantes con quien cree estar cerca de la perfecci?n, pese a que sus actos, de vez en cuando, incluso muy a menudo, le desmientan burlonamente.

Escuch? a alguien: ?Es un castigo divino?. Vaya, es curioso comprobar c?mo las fuerzas opositoras tambi?n se acuerdan de Dios cuando el viento est? a su favor. Seg?n esta tesis el Arquitecto del Universo habr?a intervenido desatando la bandera del m?stil para dejar bien claro que no hay soberbia planetaria capaz de igualarse con la suya. O que la humildad, la humildad de las clases sencillas y llanas, la humildad de cualquiera que no se sienta superior a nadie, es todav?a en el tiempo que vivimos un valor positivo, y que a?n hay alguien en el festival de la prepotencia isle?a, que lo vigila, lo sabe, y act?a como Superm?n confortando a los flojos de esp?ritu, estimulando las ilusiones de los pisoteados. S?, es bonito este cuento de Navidad. El desplome de la bandera es el acto de una deidad que pone las cosas en su sitio y castiga el excesivo orgullo y la vanidad del tirano de los babil?nicos.

Escuch? a alguien m?s: ?Seguro que detr?s de esto est?n los socialistas?. Es una conclusi?n interesante pero insuficiente. Si a la palabra ?socialista? le hubiesen unido ?Nardi Barrios? o ?Nacho Gonz?lez? o ?CanariasAhora?, por s?lo citar algunos nombres, estar?amos ante una conspiraci?n relativamente bien armada, aunque se echan de menos en un paisaje de esas caracter?sticas unos cuantos ?rabes y sus correspondientes c?lulas, un poquito de ?cido b?rico o unas cintas de la Orquesta Mondrag?n halladas en el interior de una Kangoo y, definitivamente, un par de etarras de RH negativo. Si adem?s alg?n politoxic?mano, y confidente de la polic?a, pudiera afirmar en el peri?dico El Mundo que ?l vio a uno de los etarras ?pong?mosle Jon Askatukaluk- hablando con el conocido miembro de Al Qaeda, Ali Mushjoli, en el Bar Vigo de la playa de Las Canteras, sobre un encargo que ten?an de Juan Fernando L?pez Aguilar ?por mencionar a un socialista ambicioso- acerca de una ?bandera azul y amarilla?, no cabe duda de que estar?amos en el borde de una crisis nacional en la que la v?ctima ser?a ese bols?n de vanidad consentida que manda el Cabildo.

Se cay? la bandera y la volver?n a izar. Incluso para enga?ar a la gente con pantomimas de amores folcl?ricos es necesario poseer alma y talento. Y el viento a favor.


Canarias Ahora
Publicado por ubara @ 12:51  | opini?n
 | Enviar