Mi?rcoles, 18 de octubre de 2006
Agapito de Cruz Franco (*)

...
Los vecinos son el alma de un pueblo. Las asociaciones de vecinos, son asociaciones ?ya lo dice la palabra? solo que de algunos vecinos. En un mismo barrio puede haber una o cien. O ninguna. No representan sino a sus afiliados y afiliadas. Como organizaciones sociales son importantes, pero, los vecinos lo son m?s. Tienen la funci?n de canalizar, denunciar, etc. los diversos intereses. Nunca ser delegaciones del partido gobernante. Jam?s ostentar la representaci?n de los vecinos ante el Ayuntamiento.

Las AAVV no votan. Votan los vecinos. A ?stos no se les puede usurpar su acci?n pol?tica, desgraciadamente s?lo de forma delegada cada cuatro a?os, en lugar de hacerlo directamente y sin intermediarios. Como los grupos ecologistas, sindicatos, asociaciones culturales, deportivas, juveniles, c?maras agrarias o empresariales, etc. son para que la sociedad se organice, para crear conciencia, para luchar por sus intereses. Nunca para decidir. Eso deben hacerlo uno a uno cada ciudadano y cada ciudadana. Las asociaciones de vecinos son as?, agentes sociales, no sujetos pol?ticos, los ?nicos estos ?ltimos, en donde reside la soberan?a del pueblo.

Tengo en la cabeza, un sector de las AAVV de La Orotava. El poder de ATI-CC en estos 27 a?os en la Villa, se ha basado, entre otras cosas, en ese fraude social que confunde agentes sociales y sujetos pol?ticos. El movimiento vecinal, que debe ser plural, sin adscripci?n pol?tica alguna sino con la ?nica referencia del vecino como tal, devino, en estos casos, en sucursal del grupo gobernante. Es un sucursalismo opaco, a veces. A veces declarado. El poder, puso a los vecinos a su servicio, en lugar de la sociedad poner al suyo a quienes elige en cada mandato. Un hecho, por otro lado que no es propio de ATI, porque en algunos ayuntamientos en los que gobierna el PSOE, como Granadilla, entre otros, sucede tres cuartos de lo mismo. Una de las diferencias entre un partido de masas o tradicional y una organizaci?n pol?tica alternativa radica en que la primera busca controlar al pueblo mientras la ?ltima se pone al servicio de ?ste.

Este tipo de AAVV est?n a lo que les dicen. Viven de lo que les echan. En el pesebre de las subvenciones amigas, son una pieza fundamental para un gobierno basado en clientes que ha convertido los Ayuntamientos en ?empresas privadas? gestionadas con dinero p?blico.

ATI-CC en La Orotava afirma sin verg?enza que su origen est? en las asociaciones de vecinos que en 1979 se unieron y crearon las AIO. Esta afirmaci?n es la mejor definici?n de partido ?nico: fuera de nosotros no hay nada que hacer, ni que rascar. Fue la peculiar forma de algunos en la Villa, de continuar aquel atado y bien atado de 40 a?os de ?paz-iencia? con Franco, adaptado a las generaciones de nuevos ricos. Surgieron al calor de los s?mbolos que les educaron y que est?n cayendo estos d?as bajo la piqueta de la Comisi?n de Educaci?n y Cultura del Consistorio, actitud ?sta, que contrasta con la inadaptabilidad a la democracia de estos partidos atr?palotodo.

Sin embargo, otros que tal bailan, son quienes, como r?plica a este descaro, vienen ahora con formas de participaci?n ciudadana en las que repiten de nuevo el modelo, pero eso s?, con maneras ilustradas, con personas cualificadas y relevantes, dicen. Padecen el s?ndrome de Col?n -la historia comienza con ellos-. Antes no exist?a nada. Elites expertas en el control ?suburbano?, con t?cnicas de delegaci?n, y que se mueven entre bastidores usurpando de nuevo la lucha vecinal. La Asamblea queda desvanecida y en manos de Juntas, Consejos, Foros y Coordinadoras. O sea ellos. Nunca el pueblo, con el que por otro lado se llenan la boca.

Porque pueblo, lo que se dice pueblo, no hay m?s que uno y ese habita en cada casa, en cada puerta. No necesita que nadie decida por ?l. La participaci?n ciudadana debe ser participaci?n, pero ciudadana. Y el poder, para la Asamblea, que la m?scara, ya lo es para el Carnaval.

(*)
Concejal de Iniciativa por La Orotava (IpO)
Publicado por ubara @ 17:59  | Canarias
 | Enviar