Jueves, 19 de octubre de 2006
Hay quien piensa que Tenerife ya puede comenzar a equipararse con las ?reas del mundo m?s desarrolladas porque, poco a poco, la vamos llenando todita de una inmensa capa de piche y cemento. Hasta la Uni?n Europea, sin embargo, ha venido a recordarnos que adem?s de carreteras existen otras cosas importantes, mostrando su extra?eza de que en los tiempos que corren haya todav?a gobernantes que identifican 'desarrollo' con una buena y gorda carretera. Y ven, asombrosamente, como s?ntoma de atraso un buen carril de guaguas -no digamos nada una bicicleta o algo de eso- u otro modelo de movilidad donde se acerquen, por ejemplo, los servicios a los ciudadanos de tal forma que no tengamos que pegarnos todo el puto d?a metidos en un coche para arreglar un papel, para ir a un banco, para llevar al ni?o a un gran colegio privado o para recibir asistencia sanitaria.

Probablemente m?s de la mitad de los conductores que estamos en las carreteras todo el d?a estamos haciendo el pinga del tingo al tango, porque creemos que nos ahorramos unas perras con meternos en Alcampo, porque no nos fiamos de la escuela p?blica que est? cerca de nuestra casa, porque nos hemos tenido que ir a vivir a Candelaria o a Tacoronte -aunque trabajamos en Santa Cruz- porque a nuestros pol?ticos no les interesa apostar por la calidad de vida en nuestras ciudades. De ah? que en Santa Cruz existan miles de viviendas vac?as porque sus propietarios prefieren, en muchos casos, vivir lejos aunque tenga que pas?rsela en el coche todo el d?a.

De ah? las impresionantes hileras de adosados que vemos en ese Norte, en ese Valle de G??mar o en ese Rosario. Muy pronto en San Andr?s tambi?n, con lo que necesitaremos otra autopista probablemente sobre el mar. Adosados y chal?s que, adem?s, est?n no s?lo acabando con valiosas extensiones de suelo de alto valor agr?cola sino, para m?s Inri, amenazando a las pocas explotaciones ganaderas y agr?colas que quedan por ah? dado que los nuevos vecinos -urbanitas ellos- son al?rgicos al olor de las cabras, las vacas o el esti?rcol.

As? todo el mundo quiere entrar y salir de Santa Cruz a la misma hora y en coche. El transporte p?blico es como si no existiera y, en ocasiones, ser?a mejor que no existiera porque es una aut?ntica tragedia meterse en una guagua a la que se le han puesto todo tipo de zancadillas. No tienen prioridad frente al coche en ning?n sitio, las paradas son un aut?ntico drama por su estado y porque los usuarios sufren un verdadero calvario -en las paradas m?s concurridas- para acceder a la guagua donde el conductor tiene que hasta dar cambio todav?a, a estas alturas del siglo XXI.

Melchior se lo ha jugado todo a una carta con un tranv?a muy bonito y que solucionar? en parte la papeleta a unos cuantos afortunados. Nadie, en su sano juicio, tomar? ese tranv?a para ir de La Laguna a Santa Cruz en un chisme que tarda una hora, cuando un carril de guaguas por la autopista -o por donde sea- har?a ese mismo trayecto en menos de media hora con mucha mayor flexibilidad y eficacia. S?, acaso, con un poco m?s de ruido o con menos contaminaci?n, como dicen ellos, olvidando que los humos del tranv?a se lo van a tener que tragar los vecinos de la central t?rmica de Las Caletillas -esa cafetera obsoleta que desvergonzadamente mantiene Unelco all?-, vecinos que, por otro lado, probablemente no utilicen nunca ese tranv?a porque a ellos, como al 95% de la poblaci?n de Tenerife, no le soluciona absolutamente nada.

Pero aqu? estamos, metidos en las carreteras haciendo el indio la mayor parte de las veces, construyendo incluso circuitos de 'F?rmula I' -con dinero p?blico- para apostar un poquito m?s por la cultura del puto coche que estamos pagando toda nuestra vida para que nos la destroce, en la mayor parte de los casos. Melchior apuesta, como todos ellos, por m?s autopistas, m?s anillos insulares, m?s v?as exteriores, m?s rondas y traves?as porque, al parecer, ese es el camino del progreso y de la felicidad, sin darnos cuenta que lo que estamos metidos es en una aut?ntica ratonera como no le demos un giro radical al problema de la movilidad en esta Isla.

Alcaldes aut?nticamente 'belillos', como el de Arico, basan todas las posibilidades de desarrollo de su pueblo en una nueva carretera -la inversi?n m?s grande y m?s absurda llevada a cabo en su municipio nunca- mientras todos los servicios del municipio -o casi todos- son un aut?ntico desastre. Y todo porque si los vecinos de la costa tienen que hacer una gesti?n en el Ayuntamiento pues llegan un poco m?s r?pido. Pero cacho animal, ?no es m?s sencillo y econ?mico que le pongas un cuarto a un funcionario en esa costa con un sello por si alguien tiene que presentar un papel? Y es que el 80% de las carreteras de Arico son aut?nticos caminos de cabras donde la gente se juega la vida a diario, pero para rectificar una curva o ampliar medio metro no hay un duro.

En Tenerife, adem?s, como no tenemos problemas de tr?fico, nos hemos inventado hasta normativas nuevas, aunque no escritas en ning?n sitio, para regular la circulaci?n. As?, mientras en toda Europa los veh?culos especialmente lentos no pueden circular por las autopistas, m?s que a determinadas horas y con se?alizaciones especiales, aqu? la Guardia Civil de Tr?fico tiene instrucciones de consentir el tr?fico de camiones a menos de 60 Km/h por las autopistas con tal de que lleven ?los cuatro intermitentes encendidos', con lo que no s?lo se colapsan a?n m?s las autopistas porque se encuentra uno estas moles a cualquier hora por cualquier sitio, sino que no es la primera vez que algunos se han dejado la vida al empotrase por detr?s con una de estas cosas circulando por v?as r?pidas sin se?alizaci?n especial alguna. Fuerte pero real como la vida misma.

Pero con este ganado pol?tico tenemos que arar de momento. Con estos pol?ticos al servicio de unos empresarios que tienen miles de palas mec?nicas que no se pueden quedar paradas ni un momento hasta terminar de urbanizarlo y aplanarlo todo. Claro que despu?s dicen que no quieren inmigrantes cuando nos han metido a todos en un modelo desarrollista sin sentido que, hoy por hoy, si prescinde de la llegada masiva de inmigrantes se desmoronar?a irremisiblemente. Bueno, en realidad ellos lo que dicen, aunque no lo dicen, es que no quieren inmigrantes negros, porque en las ?ltimas d?cadas esto aqu? se ha llenado de inmigrantes de todo tipo de pelaje y jam?s han chistado los que nos han metido en este callej?n sin salida viviendo sobre unos cuantos pe?ascos sin otro recurso que la especulaci?n, el piche y cemento para favorecer el enriquecimiento r?pido de nuestro particular 'clan de la avaricia'.


MAS INFORMACI?N Y FOTOS AQUI
Publicado por ubara @ 17:45  | Islas
 | Enviar