Jueves, 26 de octubre de 2006
Jos? A. Alem?n


El Estado y Canarias pagar?n el tranv?a de Ricardo Melchior. Sin compensaci?n para las dem?s islas. De la misma tacada se restar?n diez millones de la subvenci?n a las guaguas.



Dicen que no hay desv?o al tranv?a santacrucero de dinero de las guaguas porque se trata de partidas distintas. Una excusa contable porque el hecho cierto es que se debilitan las guaguas y se favorece un medio con un volumen de usuarios potenciales muy inferior en n?mero y ?mbito geogr?fico a servir. Ni caso a no pocos t?cnicos que consideran el artilugio inviable econ?micamente y auguran d?ficits de explotaci?n y mantenimiento; que pagaremos todos.

Como el ?tico habitual ver? aqu? otra manifestaci?n de ultragrancanarismo feroz, dir?les que entre las guaguas perjudicadas figuran tambi?n las de Tenerife; pero aprovechar? para recordarles, por el mismo precio, que la legislatura ad?nica se inici? con un reparto entre islas de las subvenciones al transporte terrestre da?oso para Gran Canaria. Un buen caso pr?ctico ?ste de funcionamiento auton?mico; exquisito, of course.

En aquella distribuci?n, Tenerife manten?a su subvenci?n y se incrementaban las correspondientes a las cinco islas no capitalinas; justo en la cantidad en que se recortaba la subvenci?n a Gran Canaria. Lo m?o es m?o y lo tuyo lo repartimos, ya saben.

Para legitimar la putada, el Gobierno hizo que decidiera sobre su propuesta a la Federaci?n de Cabildos (Fecai). En la que, como era de esperar, votaron a favor los cinco cabildos no capitalinos favorecidos; m?s el de Tenerife, por supuesto.

Contaban los ?ticos en aquel momento, adem?s, con que CC y PP eran socios de gobierno. Sab?an de antemano, pues, que el macho Soria tragar?a.

Y trag?. Hasta el punto de provocar con su actitud c?mplice el alejamiento de Juan Jos? Cardona, su segundo de entonces. En resumen: Soria hizo prevalecer sobre los intereses de la isla el suyo personal de no contrariar a ATI-CC. En la misma reuni?n de partido en que puso por delante sus acuerdos con ATI, insinu? que la actitud de Cardona obedec?a a intereses particulares. ?Qui?n habl? que la casa honr?! Como, encima, no hab?a oposici?n, consum? con CC el aplastamiento de Gran Canaria sin coste pol?tico alguno.

Para m?s inri, la Fecai no es ?rgano auton?mico, de modo que encomendarle decisiones de gobierno es burlar la ley. Como si se lo encarga a un grupo de pulso y p?a.

Ahora sale el macho con banderones insulareros; mientras Mauricio, que tambi?n estuvo all?, habla de ?reequilibrios?: las dos caras (duras) de la misma desverg?enza.
Publicado por ubara @ 12:51  | Islas
 | Enviar