Jueves, 02 de noviembre de 2006
Francisco J. Chavanel


Entre los editoriales de El d?a , las movidas de las fuerzas vivas ultachicharreras, la ansiedad ?tica y pepera que pretenden hacer del drama inmigratorio su principal gancho electoral, los adanes y los paulinos ya se ve?an el domingo con 50.000 tinerfe?os reclamando una ley de residencia, un espacio sostenible, la autodeterminaci?n frente a Madrid y L?pez de Aguilar, al que quieren hacer pasar por el representante genuino del centralismo.



Y, qu? negra, fueron 2.000. o 3.000, o 5.000 en el mejor de los casos. Pese a ser domingo, once y media de la ma?ana, cambio de horario, y algo de lluvia (para contarlo todo). Pero qu? negra. Iban por el r?cord, superar la macromanifestaci?n de Vilaflor y Granadilla, y se quedaron a las puertas de ?lograrlo?. Les faltaron entre 50.000 y 100.000 nada m?s. No s?, pero me parece que no le empieza bien la campa?a a ATI, y que ese intento de ?limpiar? de las encuestas el diputado tinerfe?o n?mero 8 que se volatiliza, frenar la tendencia a la bajadita que predican las encuestas, se pone complicado, y habr? que pensar en nuevos liftings para superar la depresi?n.

Hay que ganar, dicen todos a coro. Ganar como sea, a cualquier precio. Ganar para seguir gobernando y usufructar los cuatro billones de las antiguas pesetas que tocan, como m?nimo, para la pr?xima temporada. En la oposici?n nos descuajeringamos, gritan a coro. No quedar? nada de lo que fuimos. Empezar otra vez con las crisis abiertas en Lanzarote, Gran Canaria, Fuerteventura, El Hierro, m?s el malestar de los palmeros y la guerra santa que se libra en la propia Tenerife entre partidarios de Zerolo/Melchior y de Ad?n, y todos ?stos (menos Melchior) contra Paulino, es el abismo, guerra civil que se llevar? por delante a los l?deres actuales, y seguramente a la organizaci?n tal como la conocemos.

?Vienen por ah? esos ataques de nervios que se detectan desde Gran Canaria? Los miedos en Tenerife crecen, circunstancia que es muy justa si consideramos el nivel de abuso de la hegemon?a ?tica. Mauricio los ha vuelto colocar contra las cuerdas al recordarles que, una vez superada la conspiraci?n entre Ruano/Dulce Xerach P?rez, con Jos? Mar?a Hern?ndez de por medio, el partido es m?s suyo que nunca, y es ?l el que determina si los pactos que Tenerife ha cerrado con Soria van a misa o van al ofertorio socialista.

Que esa es otra ?negra?. Porque hay que ver lo que le gusta al candidato L?pez de Aguilar tocar all? donde la virilidad se manifiesta. Quiere ganar para no pactar, dijo en la presentaci?n de su candidatura: ?ay?denme a conseguirlo?, proclam?. Y creo que s?, que hay un mont?n de gente con ganas de echarle una mano, siempre y cuando no se ponga pejiguera con moralismos trasnochados y bober?as de outsider . Por ese camino llegar?n Dimas, Rom?n Rodr?guez, y las consecuencias del caos al que se abandonar? Coalici?n Canaria. ?l s?lo tiene que ser un buen chico, demostrar lo que ?l cree ser, el mejor de la clase, y dejar los pactitos para quien sabe de esto. Igual suma 31 y logra que ATI y PP, juntitos y en peregrinaci?n, vayan directamente a la oposici?n. Est? crudo, claro; est? ?negro?, s?, pero para todos.

De momento el arre?n socialista no es suficiente para alcanzar la mayor?a; se desploma el cr?dito de la derecha pero las sumas siguen sin salir. Pensar como opina L?pez de Aguilar que est? ante un paseo militar es otra ?negra?, un grave error de c?lculo que tal vez le haga perder una oportunidad hist?rica a un mont?n de ciudadanos hartos del yugo conservador.





[email protected]
Publicado por ubara @ 18:47  | opini?n
 | Enviar