Viernes, 03 de noviembre de 2006
Resulta vomitivo escuchar las diversas y vergonzantes declaraciones efectuadas por ciertos pol?ticos en el parlamento de Kanaryas, cabildos y otras instituciones, y por sindicatos, ong?s, colectivos y periodistas en ciertos medios de informaci?n en contra de la ?Ley de Residencia?.

Ante dichas declaraciones no nos queda otro remedio que contestar con la m?xima contundencia y claridad para que toda la opini?n p?blica, ponga las cosas en su justo lugar y no se encuentre sujeta simplemente a la opini?n interesada y manipulada de aquellos que controlan y pagan determinados medios de informaci?n. Intentando conseguir desvirtuar los movimientos sociales y a las personas que intentan que se tomen medidas para que se regule la entrada masiva de inmigrantes sin control, que a diario llegan a las islas por puertos, aeropuertos y costas.

En estos ?ltimos d?as pol?ticos de cierta relevancia y prestigio han dejado mucho que desear con actitudes y actuaciones inconcebibles dignas de una dictadura en una rep?blica bananera.

Se pensaba que la dictadura en este pa?s ya estaba bajo tierra con una losa de miles de kilos que taponaba su sepultura, pero se puede comprobar que ?sta jam?s ha dejado de existir y que ahora est? m?s viva que nunca.

Nos preguntamos lo siguiente:

?C?mo se puede solicitar en el parlamento de Canarias y otras instituciones que se desautorice, proh?ba e impida la realizaci?n de una manifestaci?n legal?

?C?mo unos parlamentarios y otros pueden descalificar, insultar, agredir verbalmente y atentar contra la imagen de miles de personas y colectivos por ser organizadores de un acto p?blico con el que ellos no est?n de acuerdo?

Lo que estos parlamentarios han hecho merecen la total repulsa del Pueblo y de que se presenten las correspondientes demandas judiciales por sus descalificaciones p?blicas y atentar contra la imagen, honorabilidad, libertad de expresi?n e intentar se vulneren los derechos naturales, constitucionales y las normas de convivencia de un estado de derecho.

Este nuevo precedente y estilo censurador de mandar a callar y silenciar la voluntad del Pueblo y de los colectivos a trav?s de los organismos oficiales se ha de considerar muy grave y un serio y brutal atentado contra las libertades y derechos del ciudadano. Deber?an recordar estos parlamentarios y otros, que los ciudadanos y poderes p?blicos est?n sujetos a la constituci?n y al resto del ordenamiento jur?dico y que la soberan?a nacional de ?ste pa?s reside en el Pueblo del que emanan los poderes del estado. El ciudadano en la actualidad puede expresar y difundir libremente sus pensamientos, ideas, opiniones mediante la palabra, escritos o cualquier otro medio de expresi?n, la constituci?n espa?ola reconoce el derecho pac?fico de reuni?n y garantiza el derecho al honor y la intimidad de las personas. Por lo tanto no se puede permitir que ciertos iluminados partidistas y mercenarios de la informaci?n pretendan acallar las voces del pueblo sean del signo pol?tico, medio de comunicaci?n, sindicatos, o colectivo social que sea, ni tampoco que traten de




intimidarnos con los miembros de los cuerpos de seguridad, con resoluciones judiciales u oficiales en contra de los manifestantes por intentar exponer libremente sus criterios.

Los organismos oficiales deben seguir utilizando su propio lenguaje e intentar llegar a nuestros vecinos a trav?s de los medios de comunicaci?n y cuando se les censure deber?n trasmitir la informaci?n de boca en boca protestando en la calle, repartiendo octavillas, pegando carteles, etc.

La libertad de actuaci?n y opini?n no debe ser manipulada intencionadamente por grupos de presi?n y en contra del poder popular. El ciudadano no tiene que pedir a nadie autorizaci?n en ?ste pa?s para llevar a cabo un derecho natural de protesta y reclamaci?n.

Estas actuaciones indebidas son las que verdaderamente originan posibles divisiones entre las personas, colectivos, partidos e instituciones oficiales ya que pretender la existencia del pensamiento ?nico en un estado de derecho como el actual es una aberraci?n, se debe respetar la diversidad de opiniones, llevarlas a debate e intentar encontrar un punto de acuerdo entre las partes, si no se puede, ser?n las mayor?as las que decidan, porque nadie est? en posesi?n de la verdad absoluta. Ni tratar de imponer a la fuerza nada a nadie por este motivo bajo ning?n concepto se puede permitir acciones que atente contra la dignidad de las personas sus derechos inviolables que le son propios, el libre desarrollo de la personalidad el respeto a la Ley y a los derechos de los dem?s ya que estos son los fundamentos del orden p?blico, de la paz y convivencia social.

Ante lo expuesto nos deber?amos de preguntar;

?Quienes son realmente los intolerantes quienes atacan de forma agresiva, brutal y desproporcionada a aquellos que defendemos la ?Ley de Residencia??

?Quienes son los que no respetan la libertad de expresi?n y actuaci?n de los dem?s?

?Qui?nes realmente degradan nuestro estado democr?tico y atentan contra nuestros valores como Pueblo?

Nosotros jam?s hemos necesitado de las descalificaciones para fundamentar nuestros argumentos.

Si esta de acuerdo con nuestra lucha esperamos tu apoyo y respaldo
Ll?manos al tel?fono 628 690 973 [email protected]


Antonio Leal Aguilar
Presidente de titeroygakat
42903933
Arrecife de Lanzarote, a 2 de noviembre de 2006.
Publicado por ubara @ 17:36  | Canarias
 | Enviar