Viernes, 17 de noviembre de 2006
SuperConfidencial Andr?s Chaves
Sobre Puertos




1.- El presidente del Cabildo de Tenerife declar? el viernes a una emisora de radio isle?a que el Puerto de Santa Cruz no puede ser desmantelado en beneficio del de Granadilla; y que el sure?o, con m?s calado, debe ser un recinto relativamente peque?o, reservado exclusivamente al tr?fico de las mercanc?as que llegan y se van de la Isla y a desembarcar por ?l los elementos necesarios para mantener nuestra peque?a industria. No quiso entrar Ricardo Melchior, que es una persona decente pero tambi?n prudente, a evaluar las premisas que yo sostengo: en torno al Puerto de Granadilla se ha tejido una madeja impresionante de tr?fico de influencias, de utilizaci?n de informaci?n privilegiada y de enriquecimiento. Gente que ha comprado terreno a precio muy bajo y que lo ha vendido a tarifa de oro, untando por el camino a intermediarios que ten?an la informaci?n y que la vendieron a buen precio. En la trama de aprovechados se encuentran constructores, ocasionales banqueros y hasta dirigentes pol?ticos y empresariales que no resistir?an la m?s m?nima investigaci?n.

2.- Ricardo Melchior no ha hecho otra cosa que advertir, incluso a sus compa?eros de partido, Coalici?n Canaria, de que no se puede desnudar a Santa Cruz de una de sus fuentes de riqueza. Y aunque no lo ha dicho, probablemente estar?a pensando tambi?n en esa suerte de monstruoso negocio que algunos miembros de su partido y otros piojos pegados hacen con el Puerto de Granadilla, a?n sin poner la primera piedra de su estructura. Que le pregunten a ciertas empresas que necesitan instalarse en ese recinto a cu?nto han comprado los terrenos y con qui?nes han tenido que hablar. Yo hace mucho tiempo que me he dejado de chupar el dedo y despu?s de 32 a?os de profesi?n no me sorprende casi nada de lo que ocurre en Canarias.

3.- Al margen de las condiciones dir?amos inmorales en que nace el Puerto de Granadilla (y no digo que todos los protagonistas del proyecto lo sean, ni mucho menos), est? el tremendo impacto ecol?gico que el recinto supone para el Sur de Tenerife. Un puerto industrial no es una instalaci?n que deba estar cerca de un lugar tur?stico, ni una panacea para el mar, ni una bendici?n para los cielos. Todo lo contrario. Por eso comprendo tambi?n el grito de los amantes de la Naturaleza cuando se preguntan que d?nde debe estar el l?mite. S? a un Puerto de Granadilla peque?o, que vaya creciendo a medida que se le necesite, pero sin pretender destruir la isla por el Sur. Ni sustituir al hist?rico Puerto de Santa Cruz, que ha sido y debe seguir siendo la puerta de la Isla y una de las principales se?as de identidad de la capital de Tenerife. Quienes creen que se van a enriquecer impunemente con el desarrollo de obras p?blicas in?tiles que sepan al menos que los tenemos calados, aunque la pobre influencia del autor de esta cr?nica no logre con ella otra cosa que su derecho al pataleo. Qu? pena de pa?s y qu? tristeza de concepto de la moral tienen algunos.
Publicado por ubara @ 12:48  | Puerto de Granadilla
 | Enviar