Viernes, 17 de noviembre de 2006
Los abajo firmantes, deseamos adherirnos a la convocatoria de Asamblea por Tenerife para asistir a la Manifestaci?n del 18 de Noviembre en la plaza Weyler, a las 11 de la ma?ana, y que llegar? a la plaza de la Candelaria.

Al igual que en a?os pasados, razones para esta manifestaci?n hay muchas, no s?lo una. Aunque su argumento principal, y que aglutina la indignaci?n de la gran mayor?a de ciudadanos de esta isla, es la construcci?n de ese macropuerto industrial en Granadilla (absolutamente devastador, econ?micamente inadmisible y socialmente desestructurador), en realidad este megaproyecto es la punta del iceberg de toda una pol?tica nefasta de desarrollo insostenible, sin planificaci?n real, sin visi?n de futuro, sin consideraci?n sobre el verdadero inter?s general para toda la ciudadan?a, y de absoluta irresponsabilidad con respecto a las consecuencias que tendr? en nuestra econom?a, naturaleza y sociedad.

Inmediatamente, junto a la lucha contra el Puerto de Granadilla, se fueron sumando muchas otras: contra la V?a Exterior, contra los Planes Generales de Ordenaci?n de Santa Cruz, La Laguna, El Rosario, Candelaria, Tegueste, etc., contra la segunda pista del aeropuerto, contra la nueva autov?a de anillo insular, contra el Plan Especial del Toscal, contra el derribo del Teatro Atlante en La Orotava, contra las demoliciones de pueblos costeros tradicionales por evidentes intereses urban?sticos, frente a edificios ilegales e impactantes en la costa que no se han derribado, contra la privatizaci?n de los derechos p?blicos m?s elementales, contra la evasi?n fiscal que supone la RIC para los grandes empresarios dedicados a la construcci?n, contra la manipulaci?n de los medios informativos,?Todas estas luchas reflejaban la denuncia hacia este modelo socioecon?mico equivocado, con una dram?tica desaparici?n de nuestro suelo r?stico, disminuyendo de forma espectacular el sector primario, base de cualquier sociedad desarrollada.

Esos proyectos de grandes infraestructuras, con total imposici?n a la sociedad, de forma totalmente antidemocr?tica y claramente especulativos, son los que han provocado que salte una voz de alarma en nuestro interior, para darnos cuenta de que nos est?n tomando el pelo, de que nos est?n enga?ando cuando hablan de sostenibilidad, y de que en realidad el ?nico modelo pol?tico que est?n llevando a cabo es el de favorecer a los poderes econ?micos establecidos, mientras aumenta la marginalidad, la pobreza, la destrucci?n ambiental y la desvertebraci?n de nuestra sociedad. Ya no nos creemos que el progreso tenga que ir aparejado a un deterioro ambiental.

Se nos ha despertado la sensibilidad, no podemos seguir cerrando los ojos a la destrucci?n de nuestro territorio, de nuestro medio ambiente, de la p?rdida de calidad de vida y, sobre todo, no queremos ser m?s testigos ni espectadores mudos del deterioro de nuestros servicios p?blicos y de nuestros bienes colectivos: salud, educaci?n, cultura, protecci?n de los menores, mayores y desfavorecidos, del agua, la energ?a, los recursos naturales, el aire?

Se est?n enriqueciendo unos cuantos a costa de nuestro patrimonio natural, a costa de nuestros presupuestos y a costa de cercenar un futuro digno para las pr?ximas generaciones. Volveremos a ser emigrantes, y esperemos ser recibidos con los brazos abiertos, y no sufrir los calvarios que est?n viviendo actualmente los que vienen de pa?ses pobres a nuestras islas.

Dej?monos de hipocres?as y de demagogia que no conducen a nada, a nuestros gobernantes no les gusta hablar de las causas de la inmigraci?n, prefieren criticarse entre ellos para ver qui?n pone m?s medios para evitarla, para repatriarla o para explotarla. Sin embargo, la inmigraci?n s?lo se evita cuando estas personas no necesiten huir de su tierra para sobrevivir; cuando Occidente deje de pisotearla, cuando dejen de explotar sus recursos naturales controlando sus democracias, y aumentando sus dependencias del exterior. A Europa y Norteam?rica no les interesa ayudarles a que tengan una verdadera autogesti?n, ni autosuficiencia alimentaria, ni cultura ni formaci?n. Consideran ?frica o Sudam?rica como motivo de negocio y explotaci?n barata, sin respeto ni dignidad hacia sus verdaderas necesidades. La inmigraci?n es el reflejo de nuestros pecados, y como tales s?lo nos interesa mantenerlos tapados.

La otra inmigraci?n, la que llega por los aeropuertos, la blanca, lleva m?s de veinte a?os produci?ndose y parece no preocupar a estos pol?ticos; y es por donde han entrado las mafias, por donde ha venido mano de obra constante por falta de formaci?n en Canarias, y por donde se ha producido el mayor flujo de entrada de personas procedentes de la Uni?n Europea que se quedan a vivir aqu?, sin cotizar y ocupando territorio.

Ya hemos llegado a un punto en el que hablar de pol?tica, o por lo menos de los pol?ticos que actualmente est?n en las instituciones, nos produce sensaciones de desprecio, de hartazgo, de tristeza. De una u otra manera los vemos relacionados con situaciones de inmoralidad, de falta de ?tica, de manipulaci?n, o como m?nimo de incoherencia. Y cada vez son m?s aqu?llos a los que relacionamos con corrupci?n, prevaricaci?n, malversaci?n y tr?fico de influencias.

Si estos pol?ticos son el fiel reflejo de nuestra sociedad, un buen trabajo nos queda por hacer. S?lo siendo conscientes de esta realidad, s?lo despertando por fin y definitivamente de este letargo, podremos revertir esta situaci?n. Crear un mundo mejor, con valores ya casi perdidos, como la honradez, la honestidad, la coherencia, la transparencia, la valent?a, la generosidad y el amor.

M?s que nunca, apoyamos esta manifestaci?n, que ha sacado a la calle dos a?os consecutivos a 100.000 personas, m?s multitud de actos a lo largo de la isla, m?s la mayor iniciativa popular legislativa de la historia de Canarias, y toda esta demostraci?n de madurez democr?tica ha sido despreciada por los partidos gobernantes. M?s que nunca est? nuestra dignidad en juego, m?s que nunca callar ahora significa agachar la cabeza dej?ndonos vencer por la imposici?n del poder, sin reclamar que ese poder est? en el pueblo, y es el pueblo el que est? hablando.

Por tanto, hablar de esta manifestaci?n es volver a dejar claro que no queremos un puerto en Granadilla, que revitalicen el de Santa Cruz, es recordarles que no sigan destruyendo suelo r?stico para hacer m?s autov?as, es reiterar que no pisoteen nuestros derechos en sanidad, educaci?n, cultura, informaci?n, ? Es decirles que nos dejen ejercer una aut?ntica democracia, con madurez y con dignidad. Es no consentir que los derechos de los trabajadores disminuyan, es recriminarles que no vayan a explotar pa?ses m?s pobres, porque todos somos iguales. Es expresar claramente que no queremos m?s especulaci?n, ni m?s corrupci?n.

Como seres libres que intentamos ser, iremos a esa manifestaci?n y nos sentiremos parte de este movimiento social en Tenerife, donde reina la diversidad, la pluralidad, la cr?tica, la lucha y la defensa de los derechos humanos, ambientales y sociales.

Crezcamos en conciencia.
Publicado por ubara @ 12:50  | Puerto de Granadilla
 | Enviar