Mi?rcoles, 22 de noviembre de 2006
La Audiencia de Cuentas de Canarias evit? en 2004 enviar a la Fiscal?a del Tribunal de Cuentas del Estado el informe de fiscalizaci?n de la Direcci?n General del Tesoro pese a haberlo solicitado por escrito el t?cnico auditor que lo elaboraba. El funcionario apreci? "claros indicios de delito" en lo que hoy se conoce como caso Amor?s, lo que no fue suficiente para que el presidente del organismo, Marcelino Rodr?guez, aplicara lo que ordena la ley para esos casos.

El primer escrito reclamando la remisi?n de las actuaciones a la Fiscal?a tiene fecha 2 de febrero de 2004, y en ?l, el t?cnico auditor que analizaba el borrador del proyecto de fiscalizaci?n de la Actividad Financiera y de la Tesorer?a de la Comunidad Aut?noma de Canarias manifestaba que "del texto del mismo se observan claros indicios de delito, si?ndole, por tanto, de aplicaci?n el art?culo 17 de la Ley 4/1989". Ese art?culo obliga al ?rgano fiscalizador canario a remitir sus actuaciones a la Fiscal?a del Tribunal de Cuentas del Estado aunque los informes no est?n concluidos, como era el caso en aquellos momentos.

Al d?a siguiente de ese escrito, el 3 de febrero de 2004, otro auditor del ?rgano fiscalizador canario reclam? por escrito al secretario de la Audiencia de Cuentas, Juan Fuentes, la elaboraci?n de un informe jur?dico que despejara la posibilidad de que en las actuaciones que se investigaban respecto al Tesoro hubiera delitos. Tampoco tuvo suerte este funcionario porque el informe jur?dico, solicitado al calor de una por entonces recien creada Comisi?n para el Control de la Calidad, nunca se realiz?.

Pese a estos dos requerimientos, en los que claramente se habla de indicios de delito, el presidente de la Audiencia de Cuentas, Marcelino Rodr?guez, no remiti? a Madrid el informe sobre las cuentas del Tesoro canario hasta que todos los trabajos estuvieron terminados, como se hace con todas las auditor?as que se realizan en este ?rgano. El informe de fiscalizaci?n estuvo en el Tribunal de Cuentas del Estado varios a?os durmiendo el sue?o de los justos sin que nadie se interesara por si hab?a sido remitido a la fiscal?a o si se encontraba apilado en la secci?n sexta, la que recibe cada a?o todas las auditor?as de las comunidades aut?nomas espa?olas.

En 2006, el actual presidente de la Audiencia de Cuentas, Rafael Medina J?ber, indic? que desde Madrid le hab?an asegurado que el informe canario estaba all?, archivado, sin m?s explicaciones. Posteriormente se aclar? que esa situaci?n de "archivado" no supon?a una resoluci?n administrativa, sino la de custodia a la que est?n obligadas las Administraciones p?blicas.
Publicado por ubara @ 11:17  | Canarias
 | Enviar