Viernes, 01 de diciembre de 2006
Angel Guerra Cabrera

La Jornada

En una fulminante contraofensiva las fogueadas fuerzas populares de Ecuador derrotaron al ultraderechista multimillonario Alvaro Noboa en la segunda vuelta electoral y lograron la elecci?n por un margen in?dito del nacionalista Rafael Correa. Se trata de una resonante victoria de alcance latinoamericano contra las pol?ticas neoliberales en la que, a diferencia de la primera vuelta, se produjo una alianza patri?tica de todos los movimientos sociales, desde la poderosa Confederaci?n de Nacionalidades Ind?genas (Conaie), las m?s diversas organizaciones de izquierda y ciudadanas, amplios segmentos de clase media y los forajidos .

Noboa hab?a ganado por cuatro puntos en el primer turno bajo acusaciones de fraude despu?s de una campa?a en que, al igual que en la previa al balotaje, derroch? r?os de dinero, demagogia y cont? con el apoyo de toda la derecha, los grandes empresarios, los grandes medios de (des)informaci?n y la embajada de Estados Unidos. Pero una vez m?s se demostr? el alto grado de conciencia pol?tica antimperialista y capacidad de autoorganizaci?n alcanzado por amplios sectores ecuatorianos.

No obstante que la Conaie est? en un proceso de autocr?tica y reconstituci?n, el voto ind?gena se inclin? por Correa, quien a fin de cuentas present? un programa que recog?a las demandas m?s sentidas del movimiento ind?gena y popular ecuatoriano: convocatoria a una Asamblea Constituyente, no al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, negativa a declarar terroristas a las FARC y no involucramiento en el conflicto interno colombiano, oposici?n a la presencia de la base militar yanqui de Manta m?s all? de 2009, renegociaci?n de la deuda externa para dedicar m?s fondos al gasto social, inversi?n de las ganancias petroleras en el desarrollo del pa?s e integraci?n latinoamericana. El presidente electo, adem?s, se destac? por sus posturas frente al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional en su corto paso por el Ministerio de Econom?a al que fue llevado por la rebeli?n forajida que derroc? al tr?nsfuga Lucio Guti?rrez, y desde esa posici?n intent? dar pasos hacia la integraci?n energ?tica con Venezuela que le costaron la destituci?n.

Despu?s de su victoria, Correa ha anunciado que el d?a posterior a la toma de posesi?n ?15 de enero? comenzar? el env?o de petr?leo para que sea refinado en Caracas, con lo que rescatar? grandes recursos para el erario al evitar la actual intermediaci?n. Tambi?n ha asegurado que reducir? el precio de los servicios p?blicos y que en su gobierno no habr? medidas de "ajuste" que perjudiquen a las clases populares. Asimismo, que reducir? el sueldo presidencial a la mitad, lo que implica por ley que ning?n funcionario del Estado podr? recibir un salario superior, y que instrumentar? severas medidas legales e institucionales contra la corrupci?n.

Poner en pr?ctica este programa anticorrupci?n y antineoliberal es suficiente para concitar el odio zool?gico de Washington y de la oligarqu?a. De entrada, la Asamblea Constituyente, entre cuyos objetivos est? reformar el estatuto electoral olig?rquico vigente, contar? con la oposici?n de los partidos pol?ticos tradicionales, de instancias del Estado y de los poderosos intereses econ?micos ligados a ellos, que tienen mayor?a en la legislatura. Correa, cuyo partido no present? candidatos al Congreso Nacional, ha expresado que uno de los objetivos de la constituyente ser? hacer de aqu?l, hoy en manos de la elite y al que ha censurado severamente, un ?rgano verdaderamente representativo del pueblo ecuatoriano, lo cual infunde p?nico a la oligarqu?a y a Washington.

Ecuador posee grandes reservas de petr?leo y minerales estrat?gicos. Se afirma que tiene importantes yacimientos de uranio. Su ubicaci?n en la zona andina le confiere enorme importancia geoestrat?gica. El triunfo de Correa indica que se frustrar?n los planes estadunidenses de implicar al ej?rcito ecuatoriano en la lucha contra la guerrilla de Colombia. Si cumple sus promesas de campa?a, reforzar? a los gobiernos de Hugo Ch?vez, Luiz Inacio Lula da Silva y Evo Morales y a los movimientos populares de la regi?n.

El nuevo presidente de Ecuador tiene en su equipo cuadros de probada trayectoria antineoliberal y en la lucha social, lo que es esperanzador. Pero un programa como el que propone s?lo ser? posible llevarlo a la pr?ctica mediante una estrecha alianza con los movimientos sociales que lo llevaron a la victoria y una amplia movilizaci?n popular en su defensa.

[email protected]
Publicado por ubara @ 10:23  | Exterior
 | Enviar