Domingo, 03 de diciembre de 2006
LA PREGUNTA QUE TODOS LOS COLECTIVOS SOCIALES DEBEMOS HACERNOS ANTE EL RETO DEL NUEVO MILENIO

La respuesta, al igual que la sinceridad y profundidad de la pregunta, es afirmativa y sin lugar a dudas el futuro de nuestras sociedades depender? siempre del propio pueblo siempre y cuando:

- Seamos capaces de cambiar el sistema social, de buscar nuevas f?rmulas de trabajo, de funcionamiento y gesti?n de los organismos sociales.

- Seamos capaces de entender los nuevos procesos de cambio de la sociedad y abrir las puertas de nuestras asociaciones a las mujeres, j?venes y a nuestros mayores.

- Seamos capaces de mantener las l?neas de trabajo y de mantener la credibilidad, el prestigio y la confianza que hoy tiene el pueblo en sus colectivos.

- Seamos capaces de hacer desaparecer de la colectividad social a todos aquellos elementos extra?os y perjudiciales que solo persiguen la especulaci?n y protagonismo personal.

- Seamos capaces de colocar en las juntas de gobierno de los colectivos a personas preparadas con formaci?n, carisma e imagen que ofrezcan calidad y seriedad a los organismos sociales.

- Seamos capaces de dimensionar el movimiento vecinal y de dar respuesta a los problemas globales.

- Si seguimos haciendo frente a los problemas locales con estrategias de dar soluci?n a los grandes y peque?os problemas ecol?gicos, econ?micos y sociales.

- Si nos resituamos (reafirmamos y fortalecemos) en todas estas estrategias, entonces si podremos dar respuestas eficaces a los retos de este milenio que acaba de comenzar.



SOLUCIONES PR?CTICAS

La primera cuesti?n pr?ctica que debemos tener en cuenta es la remodelaci?n adapt?ndonos a los nuevos tiempos empezando por hacerlo en el terreno organizativo. Nuestras organizaciones dejan mucho que desear ya que muchos dirigentes actuamos como ?generaci?n tap?n? impidiendo los posibles relevos tan necesarios que nos propone la sociedad.

El localismo concentrado en la mera actividad directiva ejerciendo sobre la propia asociaci?n e impidiendo que en muchas ocasiones nos acerquemos a la puerta, la abramos y contemplemos ?el bosque?.

En el terreno organizativo se da igualmente la necesidad de democratizar la vida de nuestras asociaciones. No podemos crear un movimiento sin vecinos, no podemos mantener una falsa representatividad y la mayor?a de nuestras asociaciones no la tienen con su entorno.

Para afrontar esta nueva etapa tenemos que hacer un esfuerzo formativo e informativo al igual que nuestros vecinos. El t?rmino participaci?n tiene una dosis de ambig?edad que nos ha llevado a mantener discursos y debates te?ricos m?s o menos est?riles a lo largo de estos ?ltimos a?os que no han tenido soluci?n sino que se han aparcado en el tiempo permaneciendo en el olvido.

Situar al movimiento asociativo en su papel fundamental de vertebrador social exige, sin m?s dilaci?n, fijar un concepto de participaci?n.

Nuestra Constituci?n de 1978 reconoce en su art?culo 28, apartado 1?, el derecho a la participaci?n directa de la ciudadan?a en los asuntos p?blicos como es l?gico y comprensible ya que la soberan?a emana del pueblo y es este quien la detenta. En dicho art?culo leemos: ?Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos p?blicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones peri?dicas por sufragio universal?. Derecho igualmente reconocido en el art?culo 21, apartado 1? de la Declaraci?n de los Derechos Humanos (10 de diciembre de 1948) donde dice: ?Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su pa?s, directamente o por medio de representante libremente elegido?.

De todas maneras y a pesar de existir un r?gimen de participaci?n ciudadana recogido en la ley de la administraci?n local y a pesar de ser un derecho universalmente reconocido, muchos pol?ticos y responsables de nuestros organismos oficiales se niegan a reconocer e impiden y tratan de anular a los colectivos sociales.

Este tipo de actuaci?n antidemocr?tica, caciquil, prepotente es err?nea debiendo ser abolida de nuestra sociedad. El pueblo es quien ostenta y detenta la suprema soberan?a y es este quien elige por sufragio universal a sus representantes, a todos su representantes para que administren y gestionen con ?tica y honradez nuestra cosa p?blica por lo que instituciones y pueblos deben ser administrados con justicia y no que se enfrenten al pueblo como una casta pol?tica aparte para coartar los derechos m?s elementales.

La clase pol?tica gobernante de nuestros organismos oficiales debe entender que son meros trabajadores elegidos por el pueblo para realizar una elemental labor social por la cual obtienen unas prebendas y distinciones oficiales olvid?ndose que son meros trabajadores al servicio del pueblo y para el pueblo.

Los organismos sociales son el eslab?n que une al pueblo con las instituciones oficiales.

Los colectivos son los que tienen el contacto directo con los vecinos y conocen con detenimiento los problemas de la ciudadan?a y su entorno, por lo tanto debemos demandar, y demandamos, ante los organismos oficiales que se nos respete, atienda correctamente y se aplique el derecho diferencial y protocolario que por representatividad que tenemos nos merecemos ya que muchos agentes sociales realizan una gran labor por y para el pueblo sin ?nimo de lucro y un desprecio hacia los representantes del pueblo es un desprecio al propio pueblo.

Todos los colectivos sociales deben afrontar este nuevo reto de cambios con firmeza y con total seguridad y convencimiento de poder conseguirlo.

- La clase pol?tica y los representantes de los grupos de gobierno de los organismos oficiales deben abrir las puertas y permitir la participaci?n directa de los ciudadanos.
- Solicitar al Gobierno Aut?nomo, Cabildos y Ayuntamientos dediquen una partida presupuestaria para otorgar formaci?n a los Responsables de Asociaciones de Vecinos, efectuando cursos de formaci?n por monitores especializados en los Deberes y Derechos de los Ciudadanos.
- Que la Administraci?n elabore una gu?a b?sica escrita y en Internet, con legislaci?n suficiente reparti?ndola entre las Asociaciones de Vecinos.
- Que se dote de contenido a los Consejos de Participaci?n Ciudadana, en barrios, Pagos, Municipios, Cabildos, Comunidad Aut?noma, Estado y Uni?n Europea con plena participaci?n.
- Que se dote de medios inform?ticos y material a las Asociaciones de Vecinos.

El Presidente: Antonio Leal Aguilera.



En la Kanaryas, a 13 de noviembre de 2006.
Publicado por ubara @ 22:32  | opini?n
 | Enviar