Jueves, 14 de diciembre de 2006
Grupo Interuniversitario de Opini?n*
Tras cerr?rsele todas las puertas il?citas, el Majz?n marroqu? se dedica de manera cuasi convulsiva a evitar el paso por la puerta grande de la legalidad internacional, es decir, la que le lleva al respeto del derecho a la autodeterminaci?n del pueblo saharaui. Y qu? mejor manera de hacerlo que sacarse de vez en cuando un conejo de la chistera, como ha sido el caso del altisonante Consejo Real Consultivo de Asuntos Saharauis (CORCAS), reactivaci?n ad hoc cuya finalidad ?ltima es ganar tiempo y crear confusi?n en el panorama del conflicto saharaui-marroqu?. Sin olvidar la otra cara de la moneda del invento, que es la de crear un m?todo sutil (o poco sutil, seg?n se mire) de reavivar las rencillas tribales gracias a la elecci?n de sus miembros sobre la base de un denominado equilibrio tribal que, en realidad, es un desequilibrio tribal minuciosamente calculado para que la pol?tica del divide y vencer?s obtenga sus mejores resultados. No nos digan que esto no es colonialismo puro y duro.
Sin embargo, la creaci?n de esa especie de zoo pol?tico tribal que es el CORCAS est? siendo manifiestamente contraproducente para los planes del Majz?n, lo que se debe, en primer lugar, a que las tensiones internas que no pueden faltar donde haya un conflicto de intereses descaradamente tribales (parad?jicamente, alimentados por el Majz?n) hace que los descontentos acent?en su rechazo a Marruecos; y, en segundo lugar, y sobre todo, al lamentable espect?culo que ofrece el presidente designado por Su Majestad para presidir tan honorable instituci?n.

Dejando aparte los antecedentes poco gloriosos del individuo en cuesti?n (es decir, oportunismo, cleptoman?a y subsiguiente puesta de pies en polvorosa, Jali-henna, l?der entonces del PUNS, partido pro-espa?ol, se pas? a Marruecos llev?ndose la caja de caudales del partido en 1975), se est?n poniendo de manifiesto diversas caracter?sticas del presidente putativo que m?s bien le desacreditan (?todav?a m?s? pues s?, ?todav?a m?s!) de cara a futuras misiones regias vinculadas al S?hara Occidental. La primera de ellas es su monopolio de todas las actividades del consejo sin aceptar ning?n tipo de sugerencias al respecto (? es el ?figuronismo? una enfermedad de contagio regio?); luego est? la designaci?n digital de un grupo reducido de miembros del Consejo para que le acompa?en en todas sus giras propagand?sticas; para m?s inri de la poblaci?n saharaui, el presidente putativo no se ha dignado en expresar ninguna muestra de condolencia ni de solidaridad con las familias afectadas por la tr?gica muerte de decenas de j?venes saharauis que hu?an de la represi?n del ocupante marroqu?, cuando lo normal y esperado por todos era ir en persona a las zonas ocupadas del S?hara Occidental para darle el p?same a los familiares de las v?ctimas del Majz?n y ofrecerles todo tipo de apoyo y comprensi?n.

Pero nada, el se?or Jali-henna hizo mutis y apareci? dando labia en un programa de la ?nclita cadena de televisi?n ?rabe Al-Jazeera. Independientemente del discurso oxidado y perverso al que nos tiene acostumbrados el eunuco pol?tico de Su Majestad, esta vez, sin embargo, brill? solemnemente en una faceta suya desconocida hasta ahora por la gran mayor?a de los ciudadanos. Esto es, su pericia y gracia a la hora de mutilar y desfigurar el bello idioma ?rabe. Todos los hogares del mundo ?rabe que segu?an con inter?s y curiosidad la intervenci?n de aquel beduino saharaui promarroqu? con corbata y pantalones largos desconocido (?para ellos!), se quedaron mudos, perplejos ante la masacre ling??stica que estaban contemplando sobre la peque?a pantalla. ?Qu? era eso? ?El programa de Humor Pardillo? M?s quisieran algunos. Pero no, eso era la triste y cruda realidad de un servidor de Su Majestad alauita que intenta desesperadamente seducir al mundo con un proyecto de autonom?a en el que ni ?l mismo cree.

Sin embargo, y visto el espect?culo televisivo plagado de solecismos, cacofon?as y alg?n que otro calco, es inevitable preguntarse sobre los entresijos de tan grotesca operaci?n de propaganda, pues no hay que olvidar que el Majz?n no suele dejar cabos sueltos. Y menos cuando el cabo es un mercenario nato que por no saber no sabe ni hablar en su lengua materna. En tres palabras: hay gato encerrado. Esto como m?nimo, pues a nadie con dos micras de frente se le ha escapado que la finalidad del discursillo televisivo jalihenniano no era, en realidad, la venta del espejismo ?autonom?a? como seguramente supon?a el desdichado presidente putativo, sino que era algo mucho m?s refinado y ambicioso. El Majz?n, por medio de la incoherencia, el absurdo y la ignorancia ling??stica que caracterizan al pseudodiscurso jalihenniano (adem?s, claro est?, del vestuario y el decorado) est? intentando inyectar en los hogares ?rabes una toxina subliminal. ?sta consiste en convencer inconscientemente a los telespectadores ?rabes, mediante la prueba contante y sonante del pat?tico ?espect?culo Jali-henna?, de que aunque Marruecos est? pretendiendo ofrecer una ?autonom?a? a los saharauis, en realidad no se merecen ni eso. Ese decir, el contraste inconsciente de los dos mensajes (liminar y subliminal) da como resultado la siguiente sentencia: ?los saharauis no est?n en condiciones de autogobernarse y ofrecerles una autonom?a ser?a descabellado?. Al final del proceso, hasta resulta que el rey marroqu? est? siendo extremadamente generoso con la poblaci?n saharaui. As? es la propaganda.

Mientras tanto, Jali-henna y su ol?mpico Corcas, esa especie de ente ?indoloro e incoloro? como dir?a el cr?tico marroqu? Mustapha Mesnaoui, le dan la espalda a otros asuntos m?s mundanos y que tocan de cerca a los supuestamente suyos: las autoridades y cuerpos de seguridad marroqu?es est?n ?persuadiendo? (?y de qu? manera!) a la juventud saharaui de las zonas ocupadas para que huya al extranjero y deje su tierra natal; decenas de j?venes saharauis est?n muriendo durante el viaje de hu?da desesperada de las garras del Majz?n; desde comienzos de a?o, m?s de doscientos saharauis han solicitado asilo pol?tico en Gran Canaria. Y suma y sigue.

En la finca de La Hoya, a espaldas de la Alcazaba de Almer?a, se encuentra el Parque de Rescate de Fauna Sahariana dependiente del CSIC. Gracias a este centro cient?fico creado a principios de los setenta, se salvaron de la extinci?n muchas especies animales del norte de ?frica. Entre ellas, hay una muy querida por los saharauis, pues siempre ha estado vinculada a la geograf?a y a la cultura del Sahara Occidental. Es una gacela tan noble y tan d?cil que si el Majz?n marroqu?, en vez de sacarse de la chistera la fauna tribal Corcas, la hubiese sacado a ella, el pueblo saharaui le estar?a muy agradecido. Ella es la gacela Dorcas.

* Larosi Haidar ????..(UG)
Manuel de Paz S?nchez?.(ULL)
Sergio Ram?rez Galindo?(ULPGC)
Carlos Ruiz Miguel??...(USC)
El Grupo Interuniversitario lo componen miembros de diferentes Universidades del Estado.
Publicado por ubara @ 23:04  | S?hara
 | Enviar