S?bado, 16 de diciembre de 2006
Jos? H. Chela


Creo que ha sido en el ?ltimo libro de ?lex Grijelmo ?La gram?tica descomplicada, cuatro ediciones en dos meses? donde he le?do recientemente un comentario sobre lo tonta que resulta esa man?a reciente de protestar por alguna barbaridad ?un crimen dom?stico, pongamos por caso, o una injusticia- sacando pancartas a la calle donde se lee ''Todos somos Fulanita'' (la asesinada, en el ejemplo anterior) o ''Todos somos Menganito'' (la v?ctima del agravio, un suponer). Comenta el presidente de la agencia Efe que esa forma de manifestarse, adem?s de ser hip?crita, puede incluso resultar contraproducente: los criminales o los responsables del atropello a unos derechos determinados, ante semejantes muestras de presunta solidaridad, bien podr?an pensar: ''Bueno... Pues, si son tantos, que hayamos matado a uno o le hayamos hecho una putada a otro, no tiene tanta importancia, ?verdad?''.
Sin embargo, le parece a uno, una reivindicaci?n popular en sentido absolutamente contrario, s? ser?a coherente y, a veces, hasta necesaria. En estos momentos, en los que a los vecinos de Santa Cruz se nos pretende convencer de que la ciudad y Miguel Zerolo son la misma cosa, la misma sustancia e id?ntica identidad, y cuando se abre paso la ins?lita idea de que si alguien duda de la honradez del alcalde se est? dudando de la honradez de toda la sociedad chicharrera, ser?a conveniente desmarcarse. Y a mi no me importar?a en absoluto enarbolar una pancarta en la que se leyera: Yo no soy Zerolo. O ninguno somos Zerolo, salvo Zerolo mismo. Y digo todo esto partiendo ?ya lo que repetido en esta columna m?s de una vez- del respeto debido a la presunci?n de inocencia de don Miguel y hasta de la esperanza de que, finalmente, quede clara su inocencia. A nadie ?a mi al menos- le apetece verse rodeado de corrupci?n.

Pero, los vaticinios que me he permitido plasmar en esta secci?n acerca de la reacci?n de CC en lo que se refiere a la situaci?n planteada en la capital tinerfe?a tras el auto de Garz?n sobre las presuntas corruptelas ligadas a F?rum Filat?lico y las investigaciones en torno a la operaci?n de Las Teresitas, han sido confirmados por la realidad. Miguel Zerolo ser?, con casi entera seguridad, candidato a repetir al frente de la alcald?a y el arma electoral ser? la del victimismo. Aunque la estrategia consistente en identificar al alcalde ''acosado por una Justicia manejada con fines pol?ticos'' con el conjunto de la variopinta ciudadan?a se le pueda antojar a cualquier observador sensato verdaderamente burda, no me atrever?a yo a asegurar que no vaya a dar sus frutos. Cosas m?s raras se han visto por estos lares.

Mientras se aguardan acontecimientos ?vaya unas Navidades moviditas ?stas- lo de Nacho Gonz?lez hablando a los medios de ''un Estado policial'' en Canarias a cuenta del caso Teresitas, demuestra hay gente en nuestra clase pol?tica carente del menor decoro. Todo el mundo sabe en estas islas qui?n es el l?der del CCN y quien es su padre: uno de los impulsores y principales beneficiario del escandaloso asunto, que, ?se s?, seguir? siendo escandaloso incluso aunque los trabajos de la Fiscal?a acaben en agua de borrajas. Call?ndose no hubiera salido m?s guapo en las cr?nicas, pero habr?a demostrado m?s elegancia y un grado exigible de asepsia en torno a una cuesti?n que le afecta personal y familiarmente.
[email protected]
Publicado por ubara @ 14:06  | opini?n
 | Enviar