Mi?rcoles, 27 de diciembre de 2006
Ram?n Trujillo (*)

.
Estimado Sr. M?gica:

Izquierda Unida Canaria reclama su intervenci?n para poner fin a la persecuci?n que sufre el t?cnico superior del Organismo Aut?nomo de Museos y Centros del Cabildo Insular de Tenerife, el se?or Jos? Manuel Castellano Gil, a causa de haber escrito una serie de art?culos de opini?n, en su condici?n de ciudadano con derecho a la libertad de expresi?n. Asimismo, Izquierda Unida Canaria considera inadmisible la utilizaci?n de los servicios de una abogada y una administrativa, adscritas al Cabildo de Tenerife, para abrir un expediente disciplinario laboral al se?or Castellano por sus actividades extralaborales. Se trata de un evidente uso de recursos p?blicos para perseguir laboralmente a un trabajador por su actividad ciudadana extralaboral. Y se trata, adem?s, de una acusaci?n posterior a un fallo judicial que reconoce la ?vulneraci?n del derecho fundamental a la integridad moral? del se?or Castellano, por parte de responsables del Organismo Aut?nomo de Museos. Tal sentencia ha sido apelada y est? pendiente de resoluci?n definitiva pero, como se explicar? m?s adelante, ayuda a comprender que el se?or Castellano ha sido objeto, durante seis a?os, de una persecuci?n inaceptable en un Estado de Derecho digno de tal nombre.

El se?or Castellano afronta el expediente laboral, incoado a ra?z de la denuncia interpuesta por los directores del Museo Arquel?gico, el Museo de Historia y del Centro de Fotograf?a ?Isla de Tenerife?, sobre ?presuntas ofensas verbales proferidas al personal y a la instituci?n?. Las supuestas ofensas se recogen en un libro del que es coautor el se?or Castellano y en varios art?culos an?nimos divulgados en una publicaci?n digital. Debe se?alarse que, por lo tanto, la gerencia del Organismo Aut?nomo de Museos carece de competencias legales para sancionar la conducta del acusado puesto que, de acuerdo con el apartado C del Art?culo 55 del Convenio Colectivo del Personal Laboral pertinente para el caso, las sanciones disciplinarias se aplicar?an a actos cometidos ?dentro de la jornada de trabajo?.

Izquierda Unida Canaria considera que la incoaci?n de expediente somete al se?or Castellano a una presi?n y a una tensi?n que constituyen, por s? mismas, un acto ileg?timo de castigo. El acusado no puede querellarse al hallarse ante una propuesta de resoluci?n administrativa ?que puede conllevar el despido- y no ante una resoluci?n en firme. Es m?s, la v?a judicial supondr?a unos costos econ?micos y un desgaste personal para el se?or Castellano, aunque finalmente se reconozca su inocencia. Por el contrario, quienes le acusan lo hacen sirvi?ndose de recursos p?blicos y sin costo personal alguno, aunque acaben siendo desautorizados en la v?a administrativa o en la judicial.

Si los denunciantes sintieron da?ado su honor y creyeron ser v?ctimas de injurias debieron dirigirse a los tribunales ordinarios. No lo hicieron porque esos tribunales no penalizan las opiniones desfavorables, ni ordenan la confiscaci?n de libros que critican la labor de instituciones de car?cter cultural. El Pliego de Cargos contra el se?or Castellano cita un art?culo suyo en el que se refiere a la evacuaci?n del Museo de Historia de Tenerife, cuando ardi? un edificio cercano, y en el que el se?or Castellano critic? a los responsables de la instituci?n por no disponer ?de un personal profesional adecuado para tales imprevistos?. Adem?s, se refiri? a la ?gran pobreza de objetos hist?ricos de valor que contiene el Museo de Historia de Tenerife y sobre todo en el modo y en la forma en que fueron trasladados?. Estas citas textuales del art?culo del acusado reciben la siguiente valoraci?n en el Pliego de Cargos: ?no resultan estar probadas y resulta ser una cr?tica a la labor que desempe?a el personal de esta Instituci?n, que rebasa los l?mites del leg?timo ejercicio del derecho a la libertad de expresi?n constitucionalmente protegido?.

Es decir, se pretende que cuestionar la importancia hist?rica de los objetos contenidos en un museo ?as? como la evacuaci?n de tales objetos-, supera los l?mites del derecho a la libertad de expresi?n. Tal pretensi?n niega impl?citamente el derecho a la libertad de expresi?n. La cr?tica a la labor profesional es confundida con un inadmisible ataque al honor de aquel cuyo trabajo es cuestionado. El Pliego de Cargos adopta posiciones caracter?sticas de los fundamentalismos religiosos cuando perciben las cr?ticas como ofensas intolerables. Afirmo que el Pliego de Cargos revive el esp?ritu de la Santa Inquisici?n y celebro no trabajar para el Organismo Aut?nomo de Museos porque as? esta afirmaci?n no dar? pie a que se me incoe un expediente disciplinario laboral.

Por ?ltimo, Izquierda Unida Canaria hace constar que el Juzgado de lo Social N?mero 1 de Santa Cruz de Tenerife dict? sentencia, el 24 de febrero de 2003, en la que se establece que ?se ha producido una vulneraci?n del derecho fundamental a la integridad moral? del se?or Castellano y se declara la ?nulidad radical de la conducta mantenida por la Presidenta de la entidad demandada do?a Fidencia Iglesias Gonz?lez actuando en representaci?n del Organismo Aut?nomo demandado?. La sentencia condena al Organismo Aut?nomo a indemnizar al se?or Castellano con 18.030 euros ?por el concepto de da?os ps?quicos? y con 36.060 euros ?en concepto de da?os morales?. Y, aunque tal sentencia no es firme, por hallarse recurrida, s? establece como hechos probados, por ejemplo, que se instaba a los compa?eros del se?or Castellano a no mantener relaciones con ?l, no se le entregaba la correspondencia y se paralizaron varios de sus proyectos profesionales. Un art?culo de prensa cr?tico con el se?or Castellano fue arrojado al jard?n de su casa. En tal art?culo hab?a una anotaci?n manuscrita de la presidenta del Organismo Aut?nomo, la se?ora Fidencia Iglesias, lo cual, seg?n la sentencia, ?por s? solo evidencia ya toda una actitud de represalia y acoso hacia el actor?.

La sentencia referida indica que el se?or Castellano sufri? ?un cuadro de ansiedad generalizada de intensidad muy severa?. Pues bien, la pesadilla del se?or Castellano dura ya seis a?os. No se entiende que en un Estado de Derecho un ciudadano se halle tan desprotegido ante lo que parece un presunto caso de permanente acoso laboral. El Pliego de Cargos consta de veintiuna p?ginas de ataques a la libertad de expresi?n y constituye, en s? mismo, un inadmisible e ileg?timo acto de castigo. Por ello, Izquierda Unida Canaria pide su intervenci?n para impedir que se sancione en el ?mbito laboral la actividad extralaboral del se?or Castellano. Asimismo, denunciamos que se est?n utilizando recursos p?blicos en un proceso administrativo ileg?timo y constitutivo de un inadmisible castigo de facto. La gravedad de esto ?ltimo es tal que le pedimos que investigue si el expediente incoado al se?or Castellano constituye un acto delictivo. Y, finalmente, solicitamos su intervenci?n para poner t?rmino a una persecuci?n que dura ya seis a?os y que parece que se va a prolongar indefinidamente o, al menos, hasta haber arruinado por completo la salud del se?or Castellano.

Quedo a su disposici?n para remitirle copia de los documentos aludidos y tambi?n de aquellos que usted pudiera solicitar. Muchas gracias por su atenci?n y le ruego que nos mantenga informados de sus gestiones.

Le saluda atentamente,

(*)
Coordinador de Izquierda Unida Canaria en Tenerife
Publicado por ubara @ 17:46
 | Enviar