Lunes, 15 de enero de 2007
Alguna gente se cree, yo no s? muy bien porqu?, que los que nos involucramos en opinar y manifestar nuestra forma de ver determinadas cosas que tienen que ver con el modelo de desarrollo, con el medio ambiente y dem?s somos, en nuestra vida privada, almitas de Dios extremadamente cuidadosos con el consumo de energ?a, de agua o con la manera en la que gestionamos nuestros residuos. No es mi casoen la mayor?a de las situaciones, lo que reconozco p?blicamente. No me gusta ver luces encendidas, ni dejo el grifo abierto casi nunca para nada, pero tampoco me corto en la utilizaci?n del coche ni, en el caso de los residuos, he comenzado desde hace mucho tiempo, ni con convencimiento dadas las circunstancias, a separar mis residuos.

M?s bien, y como resido en La Laguna donde la Oramas lanz? una mentirosa y vergonzante campa?a publicitaria junto con la precampa?a del 2003, cont?ndonos la monserga de que era el primer municipio de Canarias donde se instauraban sistemas de recogida selectiva de residuos -que hay que tener la cara m?s dura que el cemento armado con un buen forjado de acero-; he de reconocer que siempre me resist? a participar en la separaci?n selectiva de envases, sobre todo porque sab?a que la planta de triaje de Arico, que inauguraron unas semanas antes de las elecciones tambi?n, estuvo posteriormente unos dos a?os parada, con lo que la mayor?a de los envases separados por la gente se fueron al vertedero tambi?n.

La teor?a me la sab?a muy bien, al igual que mi familia que, pese a no ser tan aficionada como uno a estos temas -m?s bien son poco aficionados entre otras cosas porque razonablemente tienen que estar hasta las narices-, un d?a se decidi? en mi casa, hace algo m?s de un a?o, comenzar a separar los envases a instancias de mi mujer, a la que he de reconocer que intent? persuadir en un principio m?s que nada porque, hasta que esta gente no se aclare con lo que quiere hacer con la basura -llevan cinco a?os d?ndole vueltas a un puto plan-, a uno le da risa toda esta pamplina. Pero la verdad es que, de puertas a dentro de mi casa, ha salido la cosa de puta madre. Es mucho m?s pr?ctico, m?s higi?nico y se ahora uno un mont?n de viajes al contenedor al que ya no bajamos todos los d?as.

Mezclar los envases con los residuos org?nico y dem?s es un disparate, una incomodidad y una cochinada tal y como lo ve uno ahora, despu?s de acostumbrarse. Es sencillo, pr?ctico y, con un cierto orden, te ahorras tiempo y trabajo en cantidad. No es necesario mucho espacio, un peque?o rinc?n, unas bolsas de esas grandes de compra que utilizas varias veces, la molestia de plegar un poco determinados recipientes para ahorrar un poco de espacio y punto pelota, una vez a la semana un pase?to al contenedor (en nuestro caso un se?or paseo por lo que siempre aprovechamos alg?n viajito que hemos de dar necesariamente a las inmediaciones) y problema solucionado.

La tragedia es, y ustedes saben que nosotros jam?s mentimos, que en el municipio de San Crist?bal de La Laguna, gobernado por Ana Mar?a Oramas y donde el l?der de la oposici?n se llama Javier Abreu -que no sabe uno lo que es peor- de diez veces que va usted a un contenedor de amarillo de envases ocho veces los tiene que dejar por fuera, porque est?n siempre repletos porque nadie sabe ni cual es la frecuencia de recogida, hasta el punto de que uno empieza a sospechar ya de hasta si los recogen alguna vez. ?O si no porqu? creen ustedes que estos cretinos no les han puesto a los contenedores, despu?s de cuatro a?os, una pegatina con los horarios de recogida para uno saber a qu? atenerse?

LEER MAS Y VER FOTOS....
Foro contra la Incineraci?n.
Publicado por ubara @ 17:30  | Islas
 | Enviar