Mi?rcoles, 31 de enero de 2007
Los gringos andan a la b?squeda de un cachorro con alguna autoridad pol?tica para crear alg?n eje latinoamericano que salga al rescate ideol?gico del neoliberalismo, sumido en una agon?a profunda. Con Bachelet a medio camino entre el nacionalismo latinoamericano y Estados Unidos, tres jefes de Estado podr?an aspirar al papelito, los de Colombia, Per? y M?xico. Alan Garc?a est? atrapado en un profundo desprestigio. ?lvaro Uribe anda enredado por el papel disoluto de los paramilitares en las instituciones colombianas. Por descarte, el usurpador presidente mexicano, Felipe Calder?n, acaba de presentar su candidatura a cachorro durante el Foro Econ?mico Mundial de Davos (Suiza) y a su paso por Londres.
Rodeado de multimillonarios en Davos, Calder?n critic? a Bolivia, Argentina y Venezuela, y pidi? a los presentes que encaucen sus inversiones a pa?ses seguros como M?xico, donde no hay previstas nacionalizaciones ni delirios populistas sino todo lo contrario. Lula solicit? moderaci?n a su colega, puesto que unas horas antes el presidente brasile?o hab?a defendido la pol?tica econ?mica de Ch?vez, Kirchner y Morales. Alguno de sus voceros aclar? que Calder?n no pretend?a atacar a nadie, pero repiti? el discurso en Londres: ?Tenemos que decidir si volvemos a la ?poca de nacionalizaciones o si avanzamos hacia el futuro, hacia una democracia con garant?as individuales y con seguridad para las inversiones?.

La democracia con garant?as individuales est? bien asentada en Venezuela, Argentina y Bolivia. Quienes atentan contra ella son precisamente los agentes neoliberales. En cuanto a las nacionalizaciones, Calder?n deber?a recordar que el presidente C?rdenas obtuvo un gran acierto cuando nacionaliz? el petr?leo y los ferrocarriles en los a?os 30 o que nadie critic? a Venezuela cuando Carlos Andr?s P?rez nacionaliz? el petr?leo y el hierro en la d?cada de los 70. Al fin y al cabo, nacionalizar un recurso importante de un pa?s atrasado no es una decisi?n comunista, sino una medida de autodefensa nacional que permite la redistribuci?n de la riqueza si existe una buena gesti?n posterior. Esa posibilidad simplemente deja de existir si el recurso (petr?leo, gas?) pasa a manos privadas, generalmente extranjeras.

Es Calder?n quien intenta revivir el triste pasado, marcado durante la d?cada anterior por el hierro neoliberal de las privatizaciones y el asalto a los escasos recursos sociales en poder del Estado. Tampoco funcion? desde el punto de vista econ?mico. ?Ya olvid? el corralito argentino, la gesti?n de Garc?a de Lozada en Bolivia, la ruina de los campesinos mexicanos, las razones que impulsaron el caracazo o las movilizaciones ecuatorianas que tumbaron a varios presidentes, por poner algunos ejemplos? El cachorro tampoco puede explicar las victorias democr?ticas de Lula (Brasil), Ch?vez (Venezuela), Kirchner (Argentina), Ortega (Nicaragua) y Correa (Ecuador), porque ellas representan electoralmente el rechazo popular, la lucha directa por acabar con el neoliberalismo. Una oposici?n que tambi?n tuvo, tiene y tendr? su expresi?n mexicana.

Felipe Calder?n enga?a cuando pretende que los mexicanos ?votaron a favor del libre mercado?. S?lo faltar?a a?adir otro disparate. Quiz? los ciudadanos tambi?n votaron a favor del aumento en los precios de la tortilla y la electricidad. Tampoco hace falta seguir interpretando. Seg?n el Latinobar?metro, el 43% de los habitantes de la regi?n rechazaban las privatizaciones y el libre mercado (que termin? de rematar al subcontinente como el m?s desigual del mundo) en 1995, dato que subi? hasta el 69% en el a?o 2005. Calder?n present? su candidatura a cachorro del imperio. Fox tambi?n lo intento y le sali? mal. Nadie le hizo el menor caso en Am?rica Latina. Lo mismo suceder? con este presidente. Y en esas condiciones, de poco le servir?a a Washington.
Publicado por ubara @ 4:45  | Exterior
 | Enviar