Mi?rcoles, 14 de febrero de 2007
No cabe duda que esto de la democracia es una cosa cojonuda. Se trata de que uno va cada cuatro a?os a darle el voto al que m?s medios de comunicaci?n controla y, casi en la misma l?nea, al partido que m?s capacidad de conseguir financiaci?n irregular tenga que, como es l?gico, suele ser el que gobierna y adjudica contratos p?blicos o recalifica suelo.

Una vez sentados en las poltronas, en el Parlamento en este caso, hacen lo que se le ponga en el culo con carta blanca y hasta con inmunidad para todos los parlamentarios, independientemente de que metan la pata en el ejercicio de su cargo o no. La mayor?a de sus actuaciones nada tienen que ver con sus promesas electorales. Prometen escuchar al pueblo y no admiten ni el debate de las iniciativas legislativas populares y nadie dice, antes de las elecciones, lo que piensan hacer con sus sueldos y prebendas, que se multiplican exponencialmente cada vez que comienza una nueva legislatura.

Cuando no, como el caso de Zerolo, dice antes de las elecciones del 2003 que la situaci?n en la que se encontraban los ciudadanos de Santa Cruz del Centro era insoportable, 'durante 20 d?as', con motivo de unos carnavales que les hac?an la vida imposible. Cuatro a?os despu?s, en la ?nica iniciativa parlamentaria del nota, presenta justamente una Ley anticonstitucional que pretende dar carta blanca a todo el ruido que permitan los avances tecnol?gicos en materia de sonido, obligando a emigrar al que pueda, y al que no pueda, de lugares donde cada ayuntamiento decida, por cojones y por encima de los derechos fundamentales de las personas recogidos en La Constituci?n.

Y para eso, ojo al dato, habilita el Parlamento de Canarias un d?a del mes de febrero, por primera vez en su historia porque se trata de mes inh?bil para ?stos. El alcalde de Santa Cruz, en d?a de luto oficial declarado por el Cabildo, publica con dinero de todos otro indecente Bando en la contraportada de todos los peri?dicos al grito de 'Todos al Carnaval'.

Estos d?as, sin embargo, miles de padres y madres de toda la isla de Tenerife comienzan a sufrir del desasosiego propio de todos los a?os. Todo el mundo -prensa, pol?ticos y toda clase de chusma- llama a sus hijos -sobre todo menores- a incorporarse a la parte de la fiesta que m?s ha degenerado en los ?ltimos quince a?os, precisamente la que este martes 13 ha decidido proteger el Parlamento de Canarias. El truco consiste en salir a la calle despu?s de las dos de la ma?ana, preferiblemente ya colocado, para aguantar hasta las 9 o las 10 del d?a siguiente -como m?nimo- a base de alcohol o cualquier tipo de droga, de los muchos que circulan en cantidades industriales. Son sobre todo menores los que sufren las consecuencias de esta situaci?n, lo que en cualquier pa?s civilizado del mundo ser?a objeto de especial preocupaci?n por cualquier administraci?n p?blica decente, de lo que aqu? carecemos.

Si a esas noches locas del Carnaval, que el 80% de los ciudadanos de Santa Cruz desconocen entre otras cosas porque los estampidos de la m?sica y los follones han ahuyentado a miles de carnavaleros tradicionales, no asistiesen los menores de entre 12 y 17 a?os -que deben ser m?s de la mitad de los carnavaleros de la amanecida- y no se les diese carta blanca -como se les da hoy en d?a con el consentimiento de las autoridades- para el consumo de alcohol y dem?s, esa fiesta se quedar?a en nada probablemente. Y eso es as? d?a tras d?a durante muchos d?as, los comas et?licos van a m?s a?o tras a?o y centenares de menores se juegan la vida literalmente en una acera, jard?n o portal.

Claro que de esos sesenta pol?ticos profesionales que votaron en contra de los derechos fundamentales de las personas en el Parlamento, a favor de los decibelios sin control alguno en los Carnavales, ninguno est? afectado por estas historias porque disponen de varias casas o posibilidades de que alg?n amigo los invite a un hotel de esos del Sur de gran lujo, como agradecimiento por haberles votado en su d?a a favor del 'inter?s general' de la urbanizaci?n privada. Adem?s, muchos de ellos -aunque no todos- tampoco tienen problemas con sus hijos menores a los que les organizan viajes para esquiar en Andorra o en Suiza por estas fechas. Los que nos mamamos el marr?n somos los que nos tenemos que quedar aqu? y que no podemos casi ni dialogar con nuestros hijos de esto o lo otro porque, por todas partes, administraciones, empresas de bebidas alcoh?licas, prensa y todo el mundo, les hace ver lo contrario de lo que a los padres nos gustar?a.

Y estamos seguros de que es imposible que entre sesenta personas no haya nadie con un par de dedos de frente. Creemos, sinceramente, que alguien habr? entre ellos que hubiera preferido reunirse de urgencia para ver c?mo se puede reorientar la fiesta para que no produzca este efecto demoledor en ni?os desde los 12 a?os, evitando que muchos de ellos se inicien en las drogas en ocasi?n de fiestas de mierda como ?sta (la de la amanecida sin control). Pero la realidad es que no s?lo no lo han hecho -ni lo han planteado- sino que todos ellos han levantado la mano para apoyar una Ley que atenta contra los derechos fundamentales de las personas y la inviolabilidad del domicilio de la gente. Eso han hecho y se han quedado m?s anchos que largos.


Foro contra la Incineraci?n de Tenerife.
Publicado por ubara @ 16:37  | Canarias
 | Enviar