Viernes, 16 de febrero de 2007
Jos? Manuel Pitti


"El pueblo, el fuego y el agua no pueden ser domados nunca" (Foc?lides)

No me se asusten, y, por favor, abst?ngase de cagarse en mis muelas antes de que llegue a la cuarta frase de mi cavilaci?n. La Gala del Amargo Godo, celebrada anoche en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, fue t?cnicamente impecable, brillante, lustrosa, y, desde luego, resplandeciente. La Gala, sin discusi?n posible, tuvo ritmo, armon?a, colorido, alegr?a, sustancia, y, contra todo pron?stico, enanos mentales por un tubo, y felizmente, incluso gordas.
No s? c?mo pas? la censura Edith Salazar, que est? preferentemente rechoncha, pero no cabe duda que el Amargo Godo ?gran amigo de sus amigas y sorprendente defensor de las pinn?pedas peninsulares- no disgusta de las robustas, como nos hab?a hecho pensar, sino que rechaza exclusivamente, y no s? por qu? ni por qu? no, a nuestras hermosas abor?genes . Se trata de un extra??simo agravio comparativo, porque, si de cotejar aparentes excesos anat?micos se trata ?y nunca supe qu? necesidad ten?a el Amargo Godo de incurrir en semejante groser?a-, no hay diferencia alguna entre la celulitis goda y la celulitis isle?a. Mas, hermosuras al margen, ya les digo: la Gala fue t?cnicamente impecable, y, es m?s, felicito al Amargo Godo, entre otras razones porque no estoy seguro de que alguien le dijera ?con la delicadeza debida para evitar heridas en su susceptibilidad- que deb?a organizar un espect?culo, a ser posible, preferentemente carnavalero.

Esta Gala, creo yo, habr?a disfrutado un ?xito hist?rico e incluso cobrado entidad de efem?ride, en el contexto de eventos m?s propiamente espa?oles, como "Miss Vallecas 1936", "Maja de Lepe 1812" o "La Chica Intervi? de Puente Genil 345 a.C."; en cualquier ?mbito peninsular, quiero decir, ajeno al Carnaval, y en una era m?s propiamente arcaica. La Gala del Amargo personaje, impecable desde el punto de vista t?cnico ?me perdonen la majader?a- porque debemos dar al C?sar lo que es del C?sar y al godo lo que es del godo, habr?a superado los registros de audiencia de los eventos c?smicos m?s importantes de este tiempo, por ejemplo, en una Plaza de Toros; lejos del escenario del Carnaval, y, sobre todo, lejos ?absolutamente lejos- de Santa Cruz de Tenerife. La Gala del Amargo Godo, y me perdonen el rintint?n, habr?a mejorado el impacto de la actuaci?n de Frank Sinatra en el escenario de la Paramount y su primer casquete con Ava Gardner, o, mismamente, y no quiero desagerar, el bombazo del concierto de los Beatles en el "Nippon Budokan Hall", pero etiquetado como revista musical, a suponer, habr?a obtenido ese ?xito s?lo lejos del escenario del Carnaval, y, sobre todo, lejos ?absolutamente lejos- de Santa Cruz de Tenerife. Respetar? todas las opiniones que se expresen, al respecto, en contra de mi indiscutible tesis doctoral, pero, desde mi punto de vista o mi punto de oreja, y por m?s que se empe?en ustedes en menospreciar quijotescamente al artista de esta Espa?a presuntamente plurinacional, Shakira no tiene mejor o?do que Bel?n Esteban; Gloria Stephan es ampliamente superada por Rosario Mohedano, que, adem?s, est? que te cagas; y, desde luego, Dover no tiene nada que envidiar a Man?. Si me apuran, creo que el Amargo Godo es mucho m?s creativo que Steven Spielberg, y, llegando al punto esencial y por mucho que se las eche el Pollo de Arizona, Miguel Zerolo es mucho mejor alcalde ?y acredita mejor h?ndicap- que Tiger Woods.

La gran pena, insisto, es que el Amargo Godo no hubiera sido informado de que deb?a preparar una Gala carnavalera, y no, como hizo, desorientado y desinformado -con su mejor voluntad desde luego-, la tremenda opereta colonial o el estridente cupl? ultramarino con el que ?sin quererlo, sino haci?ndolo adrede, el muy tolete- encochin? anoche al personal chicharrero; sin distingos, a la gorda, a la flaca, al enano, al gigante, al pobre, al rico, al listo, al tonto, y, en fin, a todo quisqui.

La culpa no fue del chachach?, en todo caso, como canta el Gabinete Caligari, y, naturalmente, tampoco responsabilidad exclusiva del amargo canchanch?n, a quien debieron parar los pinreles desde que abri? la boca por primera vez, e, impartiendo esa t?pica lecci?n cum laude que nos traen personajes de la m?s casposa intelectualidad, peg? a ejercer de espa?olito, y, en fin, a avasallar ?con los modales del Retrasado Fern?ndez de Lugo y el permiso kamikaze y servil de la presunta autoridad chicharrera- a nuestras gentes. Si el alcalde le hubiera echado palo y bolas al asunto, y lo hubiera arrestado un par de horas en un putting greang al margen de darle un veriscasillo apenas con ese fuste que llaman pitching wedge, el Amargo Godo habr?a podido sucumbir a los humanos efectos de un ataque de humildad, mas ?consinti?ndole tanta chuler?a, tanto desprecio y tanto ultraje a nuestros carnavaleros, a nuestras gordas, a nuestros enanos y a nuestro auditorio- auspici? que se le amontara en la chepa, hiciera lo que le sali? de sus goditos, y, lo que fue peor, organizara, como ofreci? finalmente, la puta monofon?a, el jodido music hall, el pu?etero rockabilly, o, vaya usted a saber e incluyendo las inmensas pollabobadas de Pep?n Nieto y el tal Fonsi, el tremendo circo chino con el que quiso sustituir ?minimizando, ninguneando y humillando a murgas, comparsas y rondallas- el m?s elemental esp?ritu carnavalero.

La culpa del oprobio no fue del chachach? y la responsabilidad de la afrenta tampoco es exclusiva del amargo canchanch?n, sino de un alcalde, como Miguel Zerolo, a quien se brind? la posibilidad de supervisar el minutado del espect?culo, a quien no sirve ?por tanto- el pretexto del desconocimiento del planteamiento de la presunta fiesta y a quien yo supon?a, en fin, m?s espabilado, menos pasota, m?s responsable, y, en la defensa de la pureza de una fiesta tradicional de este pueblo, algo nacionalista. En lugar de dictar evaluaciones y exponer pretextos pueriles, el probe Miguel ?que anoche me se pareci? m?s que nunca a Forest Gamp- perdi? la gran oportunidad de pedir perd?n al auditorio por haber atendido la recomendaci?n del mam?n que le recomend? a este amargado virrey andaluz, por no haberse tomado la molestia de impedir que una gala carnavalera fuera protagonizada por triunfitos, alegadoras, fracasitos y leng?ines, y, sobre todo, por haberse dejado enga?ar por el godo ?el susobicho Amargo- m?s bobo de todos los tiempos.

Quiero dar las gracias a los "Diablos Locos", porque ?neg?ndose a participar del esperpento con ?ntegra dignidad carnavalera, chicharrera, tinerfe?a y canaria- dijo a esta panda de godos, y al alcalde Tigger Zerolo Wood, que hace tiempo que los abor?genes isle?os dimitimos de mansos, d?ciles, sumisos, o, lo que es lo mismo, pollabobas. Incre?blemente dormido el probe Miguel, los Diablos Locos ?valientes, atrevidos, decentes y honorables- se anticiparon al 27 de Mayo, y, obteniendo merecidamente la ovaci?n c?mplice de los paisanos que llenaron el Recinto, corrigieron el vac?o de poder, asumieron el gobierno de Santa Cruz de Tenerife, y, con la colaboraci?n del auditorio, defendieron, por fin Dios m?o, la dignidad de este pueblo. No creo que el probe Miguel est? por la labor, pero, sin co?as, estos diablos ?que incorporan los cojones justos para parar los pinreles y frenar la t?pica altivez del godo- se han hecho acreedores al nombramiento de Hijos Predilectos de la Muy Noble, Leal e Invicta Ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Estos benditos "Diablos Locos", venerados y sabios diablos en la realidad, dispararon a la l?nea de flotaci?n y amputaron la soberbia del Amargado Canchanch?n Nelson , y, bravos como aquel aguerrido soldado de Valleseco en otra era hist?rica, nos salvaron de los letales efectos de un en?simo ataque pir?tico godo. Gracias, Diablos Cuerdos.

[email protected]

Tags: Carnaval Santa Cruz

Publicado por ubara @ 0:16  | opini?n
 | Enviar