Viernes, 16 de febrero de 2007
To?o Linares*


El derecho a la libre expresi?n de nuestras ideas y pensamientos es uno de los derechos m?s fundamentales, siendo esencial para promocionar los pensamientos, denunciar injusticias y reclamar cambios, si no existiera ese derecho la humanidad estar?a condenada a la opresi?n.
Los reg?menes totalitarios, absolutistas y dictatoriales suprimen este derecho para evitar que se les condene, denuncie o, simplemente, se les rebata sus planteamientos; ante los que quieren imponer sus ideolog?as e intereses, sin el m?s m?nimo respeto al resto de los mortales, tenemos, todos los seres humanos, una responsabilidad ineludible en defender y luchar por la libertad de expresi?n. La transmisi?n de las distintas ideas, los conocimientos, las opiniones? han servido para abrir debates sobre la convivencia entre las personas y alcanzar, llegado el caso, un consenso sobre que estilo de vida queremos o a que futuro aspiramos, tomando como ejemplo y aprendizaje los hechos hist?ricos que nos han sido legados.
En pleno siglo XXI, no es habitual el que se destruyan libros ni se env?en a la hoguera a los ?herejes?, pero la censura sigue campando a sus anchas, que cuando alguien consigue poner su libro en la calle, sufre la tortura de los modernos torquemadas que le condenan, y con ?l a su familia, a duras pruebas de subsistencia.
No les tiembla el pulso a la hora de aplicar con rigor y contundencia su poder para callar las opiniones contrarias a sus intereses y, emulando a aquel inquisidor, secuestran libros, silencian m?sicas, etc. Esta endiablada clase social ?El tripartito canario- ha alcanzado sus m?s altas cotas de grandeza y poder despreciando y rechazando al que no rinde pleites?a.
La existencia del caciquismo, del clientelismo pol?tico, de las malas ma?as y actitudes opresoras hacen que la palabra democracia est? vac?a de contenido y precisa de la libertad de expresi?n para que no s?lo sea un hueco cascar?n y podamos entre todos rellenarla de actitudes de libertad, de respeto, de igualdad y justicia. Eso es o deber?a ser responsabilidad de todos.
La Hoguera puede quemar a un hombre o una mujer, nunca la dignidad de un pueblo.

*Presidente de Tagoror Achinech
Publicado por ubara @ 11:29  | opini?n
 | Enviar