Lunes, 12 de marzo de 2007
Carlos Garc?a (*)
Las noticias nos informan de que el Gobierno de Canarias, por medio de su consejero de Medio Ambiente, solicita a los socialistas y populares el apoyo de una proposici?n de ley por tr?mite de urgencia que permita tramitar la construcci?n de nuevas camas tur?sticas, a pesar de la moratoria, y que se cifran entre unas 3.600 camas al a?o hasta sumar 10.800 en el per?odo que comenz? desde el mes de Abril de 2006.

Tambi?n conocemos, por las noticias que diariamente nos ofrecen los medios de comunicaci?n, que la sanidad p?blica mantiene un colapso asistencial estructurado, no solo en las urgencias sino en las listas de espera quir?rgicas hospitalarias, ya que se demuestra de forma incontestable que los quir?fanos de los grandes hospitales no se utilizan adecuada ni rentablemente para poder dar salida a los enfermos que esperan a ser intervenidos.

La suspensiones diarias de intervenciones quir?rgicas de los hospitales p?blicos de referencia en Tenerife, La Candelaria y el HUC, en jornadas de ma?ana y tarde, que ya da lo mismo, no es noticia por reiterativo. Primeras p?ginas de los diarios lo reflejan y parece que nadie lo toma en consideraci?n ni importancia, posiblemente por conocido. Nadie parece ser sensible al dolor y la enfermedad de nuestros ciudadanos; a nuestros dirigentes pol?ticos y administrativos sanitarios parece importarles poco el grave d?ficit y deterioro de la salud de nuestros habitantes canarios.

La asombrosa respuesta a estas deficiencias por parte de los gerentes o directores m?dicos de los centros hospitalarios es negar la evidencia, minimizar las responsabilidades, enga?ar y falsear datos y conceptos, en un intento de ocultar una nefasta e inepta gesti?n sanitaria que incide y apunta socialmente como uno de los m?s graves problemas ciudadanos por los que pasa esta comunidad aut?noma.

Que ahora se diga que no existen suspensiones quir?rgicas sino ?reprogramaciones? de las intervenciones, es una falacia y una burla a lo que est? ocurriendo. Que se diga que se emplean los quir?fanos en casos m?s urgentes que los programados de las listas de espera es un enga?o y una falsedad. Que se diga que pueden estar relacionadas con el aumento de pacientes que ingresan por Urgencias y que necesitan una intervenci?n es enga?oso y no se corresponde con la verdad ya que, mayoritariamente, los pacientes que ingresan por Urgencias, no son espec?ficamente de patolog?as quir?rgicas y por tanto no precisan ser atendidos mediante intervenciones. Que se asegure que a los pacientes de listas de espera suspendidos se les intente avisar con diez d?as de antelaci?n no es cierto sino que el d?a antes o el mismo de su ingreso se les comunica que no ser?n ingresados ni intervenidos.

Pero no solo la causa de las suspensiones quir?rgicas es que no existan camas para ingresar, por las hist?ricas deficiencias hospitalarias que padecemos, sino que tambi?n inciden m?s factores que demuestran la insostenibilidad del actual sistema p?blico y sus condiciones. Con pacientes ya ingresados y programados, el d?a de su intervenci?n son suspendidos por no existir camas en las unidades de recuperaci?n postanest?sicas (URPA), o en unidades de vigilancia intensiva (UVI), que se utilizan para llevar a los enfermas una vez operados de patolog?as espec?ficas, debido a la saturaci?n existente en el hospital. ?Y que se nos diga todav?a que no se precisan nuevos hospitales asistenciales en Tenerife y que los que actualmente se construyen en el norte y sur de la isla sean b?sicamente sociosanitarios ?

Tenemos desde ahora una nueva figura administrativa en los pacientes que precisan de asistencia sanitaria p?blica; ya no solo se est? en lista de espera sino que puedes tambi?n estar ?reprogramado? quir?rgicamente. De risa.
Mientras los hospitales p?blicos est?n paralizados, improductivos y a la espera de disponer de camas, los centros privados concertados aumentan su actividad asistencial. En el centro USP La Colina, la actividad hospitalaria aument? un 29% en 2006 siendo el ?rea quir?rgica que m?s actividad registr? la relacionada con traumatolog?a?.

En el HUC, dado que no disponemos de camas para ingresar a nuestros pacientes, se derivan a los otros centros que s? que disponen de camas quir?rgicas espec?ficas para realizar procesos concertados que abona, mediante conciertos, el Servicio Canario de Salud. Y los magn?ficos quir?fanos de nuestro centro p?blico de referencia, de III Nivel sanitario, con tecnolog?a punta y cara, con personal cualificado y especializado, con presupuestos millonarios en su mantenimiento, son utilizados en patolog?as menores, de cirug?a m?s simple y ambulatoria , para poder decir que no se quedan vac?os y que no se ha dejado de operar y que son los procesos que menos se derivan a los privados?.Incluso, existe una jerga interna en el trabajo diario de programaci?n quir?rgica, que se utiliza cuando se suspenden los pacientes programados, en el sentido de ?rellenar con ambulatorios? los partes diarios de la actividad de quir?fanos, hasta el punto de que la propia direcci?n y gerencia del centro recomienda ?ambulatorizar? al m?ximo el hospital. Y es que no se dan cuenta de que los cirujanos no somos pasteleros ni reposteros que elaboramos tartas y pasteles que rellenar, sino que operamos y tratamos a seres humanos que se merecen un mejor trato y servicio sanitario cuando lo precisan, al que tienen derecho por estar manteni?ndolo con sus impuestos durante toda la vida.

De esa forma, realizando cirug?a menor ambulatoria, se intenta mantener estad?sticas de ?ndices de ocupaci?n, de disminuci?n de listas de espera, de hacer creer que se realizan actividades quir?rgicas para ocultar la verdadera realidad: que los procesos econ?micamente rentables, y en su gran mayor?a, son derivados a los centros privados que cada d?a m?s, aumentan sus cifras como nos informan las noticias antes aludidas.
Mientras, las urgencias hospitalarias p?blicas atienden 500 personas al d?a, (14.000 al mes) en hospitales obsoletos y deficitarios como ya sabemos todos; mientras, los centros de salud cierran los viernes y los pacientes deben ser tratados en estos servicios ya colapsados desde hace mucho tiempo; mientras, la Consejer?a de Sanidad edita 100.000 folletos como propaganda electoral de lo bien que lo hacen y de lo invierten en salud( podr?a emplear ese dinero en actuaciones sanitarias m?s urgentes); mientras, los directores de los dos hospitales mantienen duelos dial?cticos en la prensa reparti?ndose las migajas de 10 o 20 camas en el Hospital del T?rax en vez de entrar directamente en la exigencia inmediata de la creaci?n de hospitales totales, con cientos y cientos de camas que se precisan; mientras tanto, y con las ausencias de camas hospitalarias, se edifican edificios monstruosos, de dise?os vanguardistas acristalados, como en el HUC, que estar?n destinados a la creaci?n de consultas y despachos, en una clara conversi?n de un macro ambulatorio donde acudir?n miles y miles de pacientes, para ser apuntados en una lista de espera que jam?s podr? resolver el propio HUC y que ser?n derivadas a los centros privados para seguir fomentando la gesti?n pol?tica actual que tanto denunciamos muchos de los profesionales sanitarios, en vez de haber creado un nuevo hospital con camas quir?rgicas que es lo que demanda la presi?n social en materia sanitaria.

Por todo ello mi pregunta: en vez de aunar esfuerzos y apoyos para la creaci?n de camas tur?sticas, que ya parecen suficientes, ?por qu? no hacer lo mismo para la creaci?n de camas hospitalarias?


(*)
Doctor en Medicina y Cirug?a y Delegado de Intersindical Canaria

Tags: Canarias, sanidad

Publicado por ubara @ 19:58  | opini?n
 | Enviar