Lunes, 19 de marzo de 2007
Hagamos un peque?o ejercicio de pol?tica-ficci?n y pong?monos, a eso de las 10 p.m. horas, en el escenario de la noche electoral del pr?ximo domingo 27 de mayo. Estar?amos prestos para contemplar la representaci?n del inicio del acto de la conformaci?n del nuevo gobierno de Canarias.

El candidato J.F. L?pez Aguilar, seg?n ha manifestado en un reciente debate p?blico en Tenerife, conf?a en obtener unos resultados que le hagan ser la persona a la que los dem?s llamen por tel?fono en esa m?gica noche. Esto se traduce en que ser?a el PSC-PSOE la formaci?n m?s votada y con m?s esca?os en el Parlamento de Canarias.

Ante esto y en una primera interpretaci?n, se puede suponer que la llamada que espera es la Paulino Rivero, candidato del partido que ha llevado a nuestras islas al borde del precipicio en que se encuentran en la actualidad y que enarbola el discurso de un r?gimen decr?pito que ya no puede aportar soluciones al futuro de Canarias.

Un escenario en que J.F. L?pez Aguilar est? esperando por la llamada del extremista de derechas que presenta el PP, lo descartamos por imposible de imaginar, por lo que, d?ndole mucha cancha a la creatividad, es posible que las l?neas telef?nicas registren otras comunicaciones, a priori m?s acordes con el cambio que necesita con urgencia Canarias.

Esta interpretaci?n requerir?a que el electorado canario, tradicionalmente ap?tico, se movilizara para permitir que las organizaciones progresistas pudiesen en su conjunto llegar a la cifra clave de 31 diputados/as. Siendo muy generosos y ya que el papel aguanta mucho, se podr?an englobar en este club con opciones reales de estar representados en el parlamento, al propio PSC-PSOE, a Nueva Canarias y a la coalici?n APC-AC25m (Alternativa Popular Canaria-Alternativa Ciudadana 25 de mayo de Lanzarote).

La interpretaci?n es hipot?tica y ciertamente complicada, pero no por ello la debemos desechar. En cualquier caso estar?amos ante una nueva e ilusionante etapa para nuestro archipi?lago, que deber?a hacernos creer que otra Canarias es posible y que tendr?a el primer gran reto de transmitir a la poblaci?n, que s? se puede gobernar pensando en el inter?s p?blico.

Pero si se llegara a ese extremo, a J.F. L?pez Aguilar le acechar?an otras celadas en la senda de su propia organizaci?n. No menospreciemos el poder de los caciques locales del PSOE que, sin lugar a dudas estar?n, directa o indirectamente, ocupando algunos esca?os del Parlamento canario.

Desde la circunscripci?n insular de La Gomera, Casimiro Curbelo, junto a otros dos subordinados que ?l mismo ha impuesto en ?sus? listas, dar? el salto a la pol?tica nacional en Canarias y, sin ruborizarse por el desmesurado acopio de cargos p?blicos que acumula, ocupar? un esca?o en el Parlamento de Canarias.

Tres diputados son un tesoro y un caudal de poder en las circunstancias en que se dibujar? el arco pol?tico venidero y este personaje, que tiene mucho de cacique y nada de rojo, no oculta sus intenciones. As? de claro quedaron reflejadas en una entrevista publicada en El D?a el domingo 28 de enero de 2007: ?Mi vocaci?n en el futuro est? m?s en el Parlamento y en el hipot?tico gobierno que vaya a formar L?pez Aguilar. Estoy ya m?s por dedicar una parte de mi etapa pol?tica al trabajo a nivel regional. Y desde la regi?n y desde el Parlamento, para La Gomera?.

En la ?poca de las mayor?as permanentemente inestables, ?los Padrones herre?os? utilizaron sus diputados para ejercer una no disimulada presi?n sobre el Gobierno de Canarias. Lo hac?an para conseguir privilegios presupuestarios que, a la larga, han permitido llevar a El Hierro a un nivel de desarrollo destacable.

Esteban Bethencourt, otrora enemigo de Curbelo, con los dos diputados que desde La Gomera aportaba al mont?n de Coalici?n Canaria, era m?s modesto y s?lo se limitaba a pedir una direcci?n general en la que poder colocar a su tropa de pedig?e?os. Para taparle la boca le concedieron una de tercer rango en los esquemas derechosos de CC, la Direcci?n General de Protecci?n al Menor. Hasta tal punto lleg? el enchufismo y las recolocaciones, que pronto fue rebautizada en el argot popular, como ?La Direcci?n General de Protecci?n al Menor y al Gomero?.

Pero las ambiciones de Curbelo, ni de lejos son las de los herre?os o las de Bethencourt. Su ego sediento de poder ya no se alimenta en las insulares fronteras de La Gomera y se comenta que lo menos que le pedir? a J.C. L?pez Aguilar, si este forma gobierno, ser? la Consejer?a de Obras P?blicas y Urbanismo, todo en una. De lo contrario el chantaje estar?a servido.

No olvidemos ?la tamayada? que sufri? el PSOE en el Parlamento de Madrid. Pensar que esto podr?a ocurrir en Canarias no es de pol?tica-ficci?n. Los ambiciosos segadores de hierba est?n en el interior de la organizaci?n de J.F. L?pez Aguilar y acechan para obstaculizar su recorrido en la pol?tica canaria.

Tags: Canarias, psoe

Publicado por ubara @ 20:49  | opini?n
 | Enviar