Martes, 10 de abril de 2007
To?o Linares.
Tagoror Achinech
El acceso a una sanidad digna ha sido y es una las mayores reivindicaciones de la sociedad, y una asignatura pendiente de las necesidades de la poblaci?n, derecho indiscutible de un estado del bienestar, ocasionado por las administraciones p?blicas que no invierten lo suficiente en la sanidad p?blica, impidiendo de esta manera que la ciudadan?a pueda acceder a ella en igual de condiciones.

La escasez de recursos humanos y materiales ha provocado conflictos entre la sociedad y la administraci?n, sin que esta haya sabido responder a la demanda social con criterios adecuados, ni con planificaci?n apropiada, ante esta necesidad constantemente reivindicada.

Espa?a se encuentra por debajo de la media europea en inversi?n en sanidad p?blica y, Canarias a la cola del territorio nacional, muy lejos del pen?ltimo lugar. Una posici?n que no es nueva e, increment?ndose paulatinamente como consecuencia de la pol?tica neoliberal que fomenta la sanidad privada en detrimento de la p?blica. Teniendo en la isla de Tenerife el claro exponente de las nulas inversiones en la red hospitalaria p?blica, existiendo ?nicamente los deficitarios hospitales p?blicos heredados de la dictadura.

Este panorama creado por la fauna pol?tica, es caldo de cultivo para intentar pescar votos cada cuatro a?os, con falsas promesas sobre la desesperada situaci?n de la sanidad. No dudan en utilizar el lenguaje m?s agresivos, insultante y mentiroso para hacerse con el voto de la ciudadan?a. Achacan esta circunstancia a otros, prometen medidas imposibles, o afirman que acabaran con la lista de espera con actuaciones que esconden el fomentar m?s, los conciertos con la sanidad privada.

Se llegan a o?r argumentos tan descabellados como que si gobiernan, nadie estar?a m?s de dos meses en una lista de espera, ya que permitir?n al enfermo elegir donde puede ser intervenido, con cargo a las arcas p?blicas, poniendo en bandeja la potenciaci?n de la sanidad privada, en lugar de ampliar los recursos p?blicos. Otros justifican la privatizaci?n de los servicios sanitarios argumentando que ser cliente te hace m?s exigente que paciente, cuando lo que tendr?a que hacerse es ofrecer medidas a los usuarios para que sean entendidas sus reivindicaciones y necesidades. En fin que en vez de aportar soluciones el problema crean problemas a la soluci?n.

El culpar a otros es el recurso m?s utilizado por lo incompetentes e in?tiles en materia sanitaria. Argumentan que las dotaciones son competencias de otras administraciones, sin que se le haya observado una exigencia contundente, ante tales administraciones. Que no existen especialistas suficientes para cubrir las necesidades, es otra patra?a que esgrimen, en lugar de crear el ambiente necesario para que los j?venes opten por la formaci?n sanitaria, con ofertas de empleo cualificado y, no empleo precario. El tema econ?mico ? d?ficit cero, es la salida que tambi?n es utilizada para describir la inoperancia en actuaciones imprescindibles para la sociedad, viendo como se despilfarra el dinero p?blico en obras e infraestructuras ilegales, in?tiles, superfluas y rechazados por la sociedad, sin que se haya marcado prioridades a la hora de invertir el dinero p?blico.

Resulta insultante que durante cuatro a?os, no se haga nada sobre la mejora de la sanidad p?blica, que durante este periodo s?lo vemos a la ciudadan?a preocupada por este tema, como los feligreses manteniendo y embelleciendo con ofrendas florales a la imagen veneradas y, cuando llega la festividad vemos a todos los incompetentes e irresponsables sacando a hombros a la sant?sima sanidad. Se visten con el traje de enanos mentales (el resto del tiempo se disfrazan), realizando su baile en manifestaciones p?blicas, pancartas, vallas publicitarias y, locuciones indecentes. Intentan distraer la atenci?n del dolor y la desesperaci?n de los usuarios sanitarios, rog?ndoles que le den el perd?n en forma de voto y, rezando para que no se les descubran sus verdaderas intenciones.

Es dantesco que en las fiestas populares y religiosas existe una semana grande, en cambio los aspirantes a residir en los despachos oficiales, imponen la quincena grande, que una vez superada, vuelven a guardar en el olvido la imagen de nuestra se?ora de la sant?sima sanidad para, dentro de cuatro, a?os volverla a sacar en procesi?n.

To?o Linares.
Presidente de Tagoror Achinech
www.tagororachinech.org

Tags: Canarias

Publicado por ubara @ 9:44  | Canarias
 | Enviar