Martes, 17 de abril de 2007
Los gringos han puesto de moda el fen?meno "neocon", el ala m?s radical de los te?ricos del imperialismo furibundo que practica la administraci?n Bush. Se hace dificil entender que intelectuales que en su juventud estuvieron, te?ricamente, alineados con una izquierda progresista, como los supuestamente troskistas Schwartz , Podhoretz o Irving Kristol -pont?fice m?ximo de las ideas neocon-, o pretendidos excomunistas como Koestler, hayan sufrido tal transformaci?n ideol?gica, tal desplazamiento hacia la derecha del espectro, que han derivado desde el rojo hasta m?s all? de los confines del ultravioleta, extremo derecho de la luz visible, pero en el imperio del Mackartismo y el d?lar, en "el vientre del monstruo" que dec?a Mart?, estas cosas son posibles, suceden. Lo malo es que, como los virus, "esas cosas" se pegan, se propagan allende las fronteras del imperio. Veamos si no el tr?nsito de la extinta URSS a la CEI del Yetsin y a la Rusia del Putin (?o ser? Put?n?) & C?a. Ltda.
Las v?as de propagaci?n de la infecci?n neocon son los "Think Tank" , laboratorios de ideas y elaboradores de la estrategia y las t?cticas para la obtenci?n del poder, ideas y t?cticas que unos adecuados medios de comunicaci?n, perfectamente controlados, se encargar?n de inocular luego al cuerpo de la sociedad. Una de las caracter?sticas de estos neoconversos, desertores fugitivos del pensamiento humanista y del progreso social pasados a las filas de la reacci?n, perfeccionada al m?ximo en esos laboratorios de ideas, es el uso de la metira como instrumento, con t?cnicas del m?s puro estilo nazi. Ante ellos Goebbels no pasar?a de la categor?a de aprendiz. Estar?a hoy en un think tank gringo, estudiando la manipulaci?n de la realidad capaz de convertir a un ej?rcito ruinoso y cuasi desarmado como el irak? husseiniano, en un "peligro universal" dotado de las m?s sofisticadas armas de destrucci?n masiva, refugio de todos los terroristas que en el mundo eran y con la intenci?n y la capacidad de destruir la sociedad yanquee y , si preciso fuera, toda la occidental por el mero hecho de ser portadora de valores como la democracia y la justicia.
En las periferias del imperio como la Espa?a aznarista, la derecha, que conserva a?n las ?nfulas imperiales de cart?n piedra construidas en la larga noche del franquismo, se apunt? con entusiasmo a la ola protofascista del pensamiento -es un decir- neocon. Refundieron su media docena de fundaciones en la FAES e impulsaron el Real Instituto Elcano de estudios internacionales y estrat?gicos, todo ello como caldo de cultivo para el virus neocon y, al igual que en el caso gringo, se preocuparon, y mucho, de la bater?a de plum?feros y medios controlados por la refortalecida derecha extrema carpetovet?nica, medios con capacidad para difundir cualquier tipo de patra?a que les sirviera para regresar al poder. Aparecen aqu? la COPE -o la Conferencia Episcopal, que tanto da, - Libertad Digital, La Raz?n, El Mundo o TeleMadrid y, como si fuera norma sine qua non, entre la nomenclatura neocon de estos medios encontramos, como entre los yanquis, algunos pseudointelectuales que han ido desplaz?ndose desde el rojo hasta ese ultravioleta neocon. As?, ah? est?n el inefable Federico Jimenez Losantos, que lleva a su cargo "Las Ma?anas" de la Cope y dirije, aunque no es periodista, el peri?dico "Libertad Digital" y la TV del mismo nombre, milit? en el PSUC cuando estudiaba Filolog?a Hisp?nica, el "ilustre historiador" P?o Moa que fue miembro del PC(r) y del GRAPO, o alg?n pseudo?crata como Fernando S?nchez Drag?.
El panorama cambia cuando llegamos a las colonias de la periferia. Aqu? el sistema tiene, de antiguo, una larga pr?ctica en el uso de la tergiversaci?n de la realidad para mantener el dominio colonial, dominio que, al sustentarse en el apoyo consciente de las clases dominantes, tiene, a la vez que la connotaci?n colonial, un claro contenido de clase. As?, en Canarias, desde las instancias oficales o los "intelectuales" a sueldo -en las colonias siempre abundan y son baratos-, al sistema educativo o a la totalidad de los medios de comunicaci?n -aquella prensa que Secundino calificaba como "venal y asalariada"- con su papel de difusi?n de las mentiras oficiales, son elementos imprescindibles para la perpetuaci?n de la dominaci?n colonial. Basta poner como ejemplos la difusi?n de mitos como la desaparici?n total de la etnia guanche -lo que nos convierte de facto en "espa?oles de pura raza"-, la negaci?n permanente de nuestra realidad de Archipi?lago Africano o la idea de "que sin Espa?a no podemos vivir". En Canarias no hay, para eso, "neocons". Todos los que no se oponen frontalmente a la explotaci?n colonial son , simple y llanamente, "CONS", imprescindibles para el automantenimiento del sistema. No podemos, sin embargo, olvidar los aspectos estrictamente sociales, aquellos que en la metr?poli separan, por ejemplo, a los neocons del PP de la socialdemocracia en cualquiera de sus variantes, separaci?n que se reproduce en la colonia y se superpone a la contradicci?n principal, la colonial. Un an?lisis somero de las actuaciones en el Parlamento auton?mico, que los "neocon coloniales" convierten en Parlamiento por su utilizaci?n descarada de la manipulaci?n y la mentira, obliga a colocar en este bloque desde el PP a los supuestos "nacionalistas" de CC y sus adl?teres menores.
Algo nos faltaba para concederles a este conglomerado la patente de "neocon coloniales" y era encontrar los pol?ticos que efect?en la transmigraci?n desde el rojo. Digo desde "el rojo" espec?ficamente porque, desde su nacimiento, esa especie de Sociedad Ltda. para el mantenimiento de la dependencia, que es Coalici?n Canaria, se ha encargado de fagocitar a muchos compa?eros que en su d?a lucharon por algo m?s digno que una Coalici?n de Constructores. Tenemos ejemplos muy variados para ilustrar este regl?n, desde los excomunistas como Jos? Carlos Mauricio, delf?n carrillista, y Juan Manuel Garc?a Ramos, o mi antiguo compa?ero del PTC y del FREPIC, Alberto Talavera, que ti?eron de verde "nacionalista" el rojo originario, pero, sin duda, los ejemplos m?s logrados, son los de Melchor N??ez -primo hermano m?o- que pasa desde la OPI del PCE al PUCC -de la ?poca en que esta organizaci?n se enfrentaba a los que plantebamos una semana Pro-Amnist?a para los presos independentistas-, del PUCC-MIRAC al PSOE, del PSOE a CC y ahora es el "hombre fuerte" del CCN de Ignacio Glez y Olarte para La Laguna, o mi antiguo compa?ero del PRAIC y FREPIC, Pedro Medina Calero, que pasa a ICAN dentro de CC y termina tambi?n ese viaje a la derecha espa?olizante dentro del CCN, un CCN que est? gastando ingentes cantidades de dinero y propaganda al m?s puro estilo gringo para garantizar sus cotas de poder.
Los gringos pueden ser "neocons" en serio. Para ello se han gastado, hasta hoy, en la guerra de agresi?n y destrucci?n de Irak unos 600.000 millones de dolares, lo que equivale a 4 veces la deuda externa de los 15 paises m?s endeudados o seis veces el PIB de los 70 m?s pobres del planeta, 250 veces la ayuda anual total de la UE a los paises africanos o 250 veces el presupuesto de educaci?n del Estado Espa?ol. Los espa?oles se quedan en monaguillos de neocons, v?lidos para andar por casa o para servir de comparsa en las Azores. Aqu?, en la colonia, son simplemente eso, tristes neoco....lonizados.

Francisco Javier Gonz?lez.

Tags: Canarias

Publicado por ubara @ 13:28  | opini?n
 | Enviar