Domingo, 13 de mayo de 2007
El Ayuntamiento de Santa Cruz no compr? Las Teresitas por lo que val?a, sino por lo que una parte interesada en favorecer al vendedor le dijo que val?a. Esta es, en s?ntesis, la realidad que ha destapado el Supremo con una sentencia que anula la operaci?n y coloca a Miguel Zerolo y a su equipo en un complejo laberinto jur?dico.
La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo hizo p?blica ayer la sentencia que declara contraria al ordenamiento jur?dico la operaci?n de compraventa llevaba a cabo por el Ayuntamiento de Santa cruz de Tenerife el 18 de septiembre de 2001 para la adquisici?n del frente de playa de Las Teresitas.

El fallo declara nulo el contrato que permiti? que los terrenos pasaran a manos del Ayuntamiento por 8.750 millones de pesetas (52.588 euros), al apreciar que tal cuant?a deriv? de una tasaci?n de la Caja General de Ahorros de Canarias. Esta entidad, dice el Supremo, estaba ?relacionada e interesada en la operaci?n, por cuanto ten?a hipotecadas las parcelas? a la sociedad que figuraba en el contrato como vendedora.

La Sala recuerda que, a la hora de cerrar el trato, el Ayuntamiento contaba con tres tasaciones de las parcelas: una de la Universidad Polit?cnica de Catalu?a aportada por la Junta de Compensaci?n y los vendedores de las parcelas que elevaba su valor s a 12.740 millones de pesetas; otra elaborada por la firma Tinsa, a instancias de la Caja General de Ahorros, que valoraba el suelo en 10.500 millones de pesetas, y una tercera, encargado por la Gerencia de Urbanismo municipal a Sociedad de Tasaci?n S.A., de 7.789 millones de pesetas.

S?lo vio uno.

Seg?n el Supremo, el informe de valoraci?n con el que el Ayuntamiento justific? su opci?n final no fue ?un estudio comparativo de las tres tasaciones que obran en el expediente, sino, m?s bien, una ratificaci?n del informe emitido por la entidad Tinsa, sin referencia alguna a las otras dos valoraciones, teniendo, adem?s, en cuenta la diferencia de 5.000 millones de pesetas entre dos de las tasaciones?.

A?ade la Sala que el Ayuntamiento justific? esta elecci?n porque la tasaci?n de Tinsa ya hab?a sido ?contrastada?, pues hab?a servido de base para el cr?dito concertado en su d?a por la parte vendedora. Explica que tan operaci?n hab?a sido ?la adquisici?n por la entidad Inversiones Las Teresitas S.L. de la totalidad del parcelario de la Junta de Compensaci?n por importe de 5.500 millones de pesetas, con base en cr?dito hipotecario por aquella concedido a ?sta?.

Por ello, el Supremo establece que el precio de compraventa de las Teresitas ?no ha contado con el informe pericial? que exige el art?culo 11 del Reglamento de Bienes de las Entidades Locales ?ni con un sistema de fijaci?n que acredite la correcci?n del mismo de modo fehaciente, por lo que, en consecuencia, no resulta cumplido el principio de buena administraci?n?.

?El informe de Valoraci?n que hemos analizado no cuenta con las exigencias necesarias para constituir un elemento objetivo de control administrativo en el tr?mite de determinaci?n del precio de la compraventa que nos vemos obligados a anular?, finaliza la sentencia.

El interventor avis? del error y nadie le hizo caso

La sentencia del Supremo subraya que un mes antes de que el Ayuntamiento presidido por Zerolo cerrara el contrato que ahora ha sido anulado, el servicio de intervenci?n municipal avis? del error que se les ven?a encima.

Sin atreverse a apreciar la nulidad del acto, el 16 de julio de 2001 el interventor advert?a de lo resbaladizo del informe de valoraci?n unilateral: ?hubiera sido m?s correcto desde el punto de vista de la idoneidad?, expon?a el t?cnico, ?que dicho informe estuviera suscrito por un arquitecto de la Administraci?n urban?stica (bien en exclusiva, o mejor, conjuntamente, con los profesionales que rubrican el presente informe), lo fundamental es que se trate de expertos en relaci?n del ?rea de conocimientos sobre el que informan?. Seg?n la Sala, este informe es el de ?mayor rigor jur?dico y econ?mico? de todo el expediente.

El fallo del Alto Tribunal obedece a la estimaci?n parcial del recurso interpuesto por la Asociaci?n Coordinadora Ecologista Popular El Rinc?n contra la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ canario que en abril de 2003 desestim? el recurso presentado por el colectivo contra el acuerdo del pleno del Ayuntamiento santacrucero que el 23 de julio de 2001 dio su conformidad al texto del convenio sobre Las Teresitas. La Sala rechaz? el recurso al entender que los ecologistas impugnaban un acto de tr?mite y no una decisi?n finales, criterio que ahora ha corregido el Supremo.

Canarias7

Tags: Canarias, Santa Cruz, Zerolo, Tribunal Supremo, corrupción

Publicado por ubara @ 11:50  | Islas
 | Enviar