Lunes, 14 de mayo de 2007
Francisco J. Chavanel

El caso Las Teresitas es t?cnicamente un pelotazo por cuanto los empresarios que compraron los terrenos de la pol?mica lo hicieron mediante un cr?dito solicitado a CajaCanarias (36 millones de euros), de cuyo consejo de administraci?n formaba parte uno de los encartados (Ignacio Gonz?lez Mart?n), terrenos que tres a?os m?s tarde vendieron al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife por la cantidad de 52 millones de euros pero no su totalidad: los empresarios Plasencia y Gonz?lez se desprendieron ?nicamente de un 10%, transando el 90% restante con Mapfre en un precio de100 millones de euros.
Ahora una sentencia del Tribunal Supremo acaba de anular la compraventa efectuada por Miguel Zerolo en 2001; es decir, del ?acantilado? que seg?n la fiscal anticorrupci?n Mar?a Farn?s adquiri? a los dos empresarios citados, cuando perfectamente la Corporaci?n pudo haber materializado la operaci?n por un precio muy inferior si hubiera iniciado las negociaciones con los propietarios originales de los terrenos y no mirar para otro lado a favor de la empresa privada.

En su momento la Asociaci?n Coordinadora Ecologista Popular El Rinc?n present? un recurso administrativo en la Sala de lo Contencioso de Tenerife, recibiendo un r?pido varapalo del tribunal. El recurso que acaba de fallar el Supremo le da la vuelta al calcet?n y coincide en gran parte con la filosof?a de los presuntos delitos cometidos por Zerolo (y compa??a) seg?n el relato de hechos descritos por la fiscal Farn?s en el pasado mes de diciembre.

Ignoro si con el nivel de preocupante politizaci?n que actualmente contamina las decisiones del TSJC esta noticia fortalece o debilita la investigaci?n de la magistrada Carla Bellini; lo que s? es seguro es que Zerolo est? m?s que nunca en las manos de Paulino Rivero y Soria, este ?ltimo ?vendedor? ante Zerolo de una protecci?n tentadora, pues el todav?a presidente del Cabildo le recuerda constantemente al ?alcalde en la cuerda? que Bellini la puso ?l por la cuota que le pertenec?a al PP. Supongo que Bellini sabr? c?mo defender su prestigio.

Lo cierto es que el Supremo afirma que las partes pactaron el precio, que ese precio no ha contado con el soporte pericial reglamentario (una de las tasaciones la realiza CajaCanarias, entidad que es juez y parte en la tramitaci?n), que no resulta cumplido el principio de buena administraci?n, y que llama la atenci?n que el Ayuntamiento santacrucero desestimara el informe, que para el Consistorio era al principio ?el m?s completo?, elaborado por Sociedad de Tasaci?n SA, que hubiese supuesto un ahorro para las arcas p?blicas de casi 6 millones de euros.

En definitiva: Zerolo no compr? un frente de playa sino un l?o; si la compraventa queda anulada se abre un nuevo contencioso que te?ricamente le permitir? al Ayuntamiento de Santa Cruz o recuperar los 52 millones de euros entregados graciosamente, o bien concretar con Plasencia y Gonz?lez un nuevo precio. Estos tambi?n reciben una buena ?pedrada?. No s?lo porque tal vez tengan que devolver entre 20 y 30 millones de euros, sino, sobre todo, porque el Supremo arroja luz sobre c?mo se fragu? la operaci?n hasta llegar al momento definitivo de la venta a Mapfre.

En cuanto a Zerolo alguien en su lugar, absolutamente desacreditado por esta sentencia inapelable, tendr?a que dimitir, pero es evidente que dicho verbo no se conjuga por estos lares salvo cuando est? por medio Juan Romero Pi. Pero los electores ya saben que por muchos manejos en la oscuridad que se hagan por gente de variado pelaje y reputada influencia una sentencia del Supremo crea jurisprudencia, y en el caso que nos ocupa, si en el plano de lo contencioso resulta probado que Zerolo pact? el precio con Plasencia y Gonz?lez de forma ilegal antes o despu?s esta premisa se ver? contemplada en el plano penal.

Por tanto se elige a un posible delincuente y, desde luego, a alguien que garantiza una legislatura llena de bochornos y tormentas de todo tipo si siguiera ocupando posiciones de responsabilidad.


Canariasahora.es

Tags: Canarias

Publicado por ubara @ 16:51  | Islas
 | Enviar