Martes, 22 de mayo de 2007
escrito por Eparquio Delgado

En estos d?as habla usted del candidato de Izquierda Unida Canaria al Parlamento, Eparquio Delgado, como ?un tipo a quien nadie conoce?, lo define como ?candidato fantasma? y se?ala: ?Usted le pregunta al mago por Eparquio y el mago le responde - Si le digo, le miento? (E.D. 17-05-07). No le niego parte de raz?n. Es m?s, preg?ntele al mago por Andr?s Chaves, el periodista, y ver? que la respuesta es la misma. D?gale que es un director de medios con tanta experiencia que hasta dirigi? el prometedor diario tinerfe?o ?La Gaceta? en la etapa que culmin? con su desaparici?n, antes de resucitar convertido en suplemento de un peri?dico estatal. Y nada, que el mago tampoco lo conocer?. Y casi es mejor as?, porque si el mago se toma en serio el modo como usted lo trata en sus columnas y libros qui?n sabe c?mo ser?a su respuesta.

Lo realmente malo no es que ese mago no me conozca a m?. Lo malo es que, magos o no, mucha gente no conoce pr?cticamente a ning?n candidato. ?O no es verdad que esa misma encuesta dice que al supuesto ganador, L?pez Aguilar, s?lo lo conoce poco m?s del 50% de los encuestados? ?Y Paulino Rivero, ignorado por un abultado porcentaje de interrogados? Convendr? conmigo (que no he sido ni ministro, ni alcalde, ni senador, ni he ostentado ning?n cargo institucional, a diferencia de los otros candidatos) que el porcentaje de personas que dice conocerme es realmente alentador. Y que quiz?s su propio amigo Ignacio Gonz?lez no figure porque ni con un cami?n de dinero volcado en la campa?a se rompe ese fen?meno. Ese fen?meno provocado por el poder al que todos ellos pertenecen.

Por eso, creo que en lugar de ocuparnos de mi caso deber?amos ocuparnos de revelar c?mo se ha llegado a este grado de ignorancia pol?tica. Y claro, descubriremos inmediatamente que el desprecio de los partidos mayoritarios por sus ciudadanos, su mercantilizaci?n indigna, sus demag?gicas promesas incumplidas y su corrupci?n en ciertos casos, han sembrado las semillas que alientan esa apat?a y ese hast?o de la gente. Acepto, pues, que me tache de candidato fantasma. Pero de fantasma que ya se ha corporizado un 7,6 %. Espere y ver?.

Por otra parte, eso de ?conocer o no? tambi?n es relativo. Seguramente nunca tendr? oportunidad de conocerme si usted se mueve s?lo en esos clubes, cen?culos, casinos y mentideros canarios, madrile?os e inclusive internacionales que nos menciona en sus columnas. Yo, como mis compa?eros y compa?eras de Izquierda Unida, frecuentamos m?s bien los c?rculos educativos, ONGs, organismos de solidaridad y sobre todo la calle. En fin, como se dice en los culebrones ?Somos de mundos distintos, Don Andr?s?. Pero cr?ame que en muchos de estos ?ltimos ambientes saben muy bien qui?n es Eparquio Delgado.

USTED ES CONOCIDO

Y tambi?n, justo es reconocerlo, es usted bastante conocido. Conocido por ser ese periodista que llama ?sarasas? a los homosexuales y ?peludos? a los pac?ficos manifestantes. ?Los peludos se nos han ido de las manos? tronaba su columna cuando las manifestaciones contra el Puerto de Granadilla y el tendido de Vilaflor. Entre esos manifestantes usted podr?a haber encontrado a la gente de Izquierda Unida, y por supuesto a m? entre ellos. Pero por lo visto, esos no son lugares que usted frecuente.

Usted es conocido por ser el columnista que llama ?indignos zorroclocos? a los padres que se beneficiar?n de una ley de paternidad que para usted ?favorece el ocio y el gandulismo? . (E.D., 20-3-07), pasando por alto que esa medida, impulsada por Izquierda Unida en el Congreso, favorece la igualdad entre hombres y mujeres, permitiendo a los mismos ejercer su parte de responsabilidad en lo que al cuidado de los reci?n nacidos respecta.

Usted es conocido por ser ese periodista que llama ?mor?nganos? a los magreb?es y dice que ?nuestra Marina de Guerra est? escoltando a los portaaviones americanos, pero no se emplea a fondo en resolver un problema tan grave como el de la inmigraci?n ilegal? (E.D. 30-3-06). Lamento decirle que yo, como candidato al parlamento, seguir? defendiendo que el problema no es la inmigraci?n a Canarias sino la emigraci?n desde los pa?ses de origen, que la solidaridad con ?frica y el desarrollo de la econom?a social en la regi?n es la ?nica soluci?n a esta cat?strofe humanitaria, y que aunque para usted no sea un dato relevante, esos que usted llama ?mor?nganos? son personas como usted y como yo, y merecen los mismos derechos.

Usted es un conocido periodista que asegura que ?el canari?n se acuesta temprano para tener tiempo de pensar la ruindad que va a hacer al d?a siguiente?. (E.D. 4-9-06), fomentando un ficticio pleito insular que solo ha servido para dividir nuestra tierra y beneficiar a las respectivas burgues?as de ambas islas capitalinas, en definitiva, a su gente.

Tambi?n es usted sobradamente conocido por su vehemente defensa de algunos de los due?os de nuestras islas, como el se?or Antonio Plasencia, al que en vez de pedir que aclare el turbio asunto de Las Teresitas, usted critica por reunirse con L?pez Aguilar, como si el se?or Plasencia fuera ingenuo y no supiera defender ?l solo sus intereses, o Ambrosio Jim?nez, al que lamenta que le echen ?zancadillas, envidias, pu?aditos de tierra en los ojos que son ejercicio t?pico de nuestra tierra? (E.D.7-9-06). Disculpe se?or Chaves, pero a m? me preocupan otros ?pu?aditos? de tierra, como las que este conocido constructor ha recibido de forma presuntamente il?cita por parte del alcalde de La Orotava, y que en estos momento se encuentra en proceso judicial. Francamente, con opiniones as? no me extra?a que sus declaraciones sean m?s conocidas que las m?as.

Pero si por algo se ha destacado de un tiempo a esta parte ha sido por una f?rrea dedicaci?n a salvaguardar la imagen de aquellos que han sido acusados en casos de corrupci?n y de los que usted presume ser amigo. Su defensa del expresidente del Cabildo de Lanzarote, Dimas Mart?n, que seg?n sus palabras ?ya ha sufrido su calvario judicial? (E.D. 27-06-06) y de Miguel Zerolo, asegurando que ?no existe probablemente nada punible en la compraventa de terrenos de Las Teresitas ni Miguel Zerolo se ha mamado una sola peseta que no sea suya. No se hagan ilusiones: Zerolo es honesto? (E.D. 12 12 06) deja bien claro que usted y yo estamos en aceras taxativamente enfrentadas, y que la Fiscal?a Anticorrupci?n est? en nuestro lado de la calle. A pesar de todo, hay que ver c?mo va cambiando su consideraci?n acerca de sus supuestos amigos, como en el caso de Paulino Rivero, al que hasta no hace mucho calificaba de ?Dictadorzuelo de aldea nacionalista? (E.D. 27-10-06) y al que ahora alaba con fervor. Entiendo que cualquier persona puede cambiar sus opiniones cuando se le ponen argumentos sobre la mesa, pero tambi?n cuando el argumento es un sobre en la mesa. Quiero suponer su caso ser? el primero.

Podr?a seguir citando muchas de sus columnas ?superconfidenciales?, en las que ha venido criticando entre otras cosas, las manifestaciones estudiantiles por una educaci?n p?blica y de calidad o la eliminaci?n de los homenajes a la dictadura franquista (a la que ?ltimamente se ha sumado hasta su defendido amigo Zerolo), pero estoy convencido de que sus veredictos son sobradamente conocidos.

En definitiva se?or Chaves, le informo que como candidato al parlamento voy a seguir defendiendo las opiniones y propuestas de Izquierda Unida en todos los foros a los que tenga acceso, y al paso que siguen los acontecimientos no le parezca extra?o que haya cada vez m?s gente que las comparta y que nos identifique con otra forma de hacer pol?tica. Le aseguro que, a pesar de que usted considere, como Moliere, que las opiniones y las palabras hay que venderlas cuando alguien las compre, aunque caras (ED 12 4 07), nosotros y nosotras, la gente de Izquierda Unida seguiremos fajados en luchar por una tierra que es de los canarios y las canarias, y no suya ni de las personas a las que usted representa.

Tags: Canarias, izquierda unida, andrés chaves

Publicado por ubara @ 0:49  | Islas
 | Enviar