Mi?rcoles, 23 de mayo de 2007
Rafael Morales

La orientaci?n exterior de los candidatos a la presidencia del Gobierno carece del lugar que le corresponde por su importancia. Una pena. Fuera de la inmigraci?n, mal tratada, el tema ha estado casi ausente durante los debates a pesar de las canciones sobre las especiales caracter?sticas de este archipi?lago. Durante el ?ltimo per?odo asistimos a un doble juego del Gobierno. Los asuntos conflictivos los envi? a Madrid, sobre quien descarg? cualquier responsabilidad. Digamos la inmigraci?n o el S?hara Occidental. Los d?as de fiesta habl? de los derechos saharauis, pero el resto del tiempo lo emple? en fomentar los negocios de empresarios privados en Marruecos? a cambio de plegarse a la pol?tica represiva de Rabat en el S?hara ocupado. Y a esta impostura, por citar una, la denominaron defensa de los intereses generales canarios.
La reforma del Estatuto de Autonom?a, pendiente de aprobaci?n por las Cortes Generales, permite algunas iniciativas, pocas, en las relaciones internacionales que bien podr?an aprovecharse para establecer ciertos principios. Por ejemplo, que la pol?tica exterior canaria est? guiada fundamentalmente por la defensa de los derechos humanos en todas partes y la solidaridad con nuestros vecinos de peor suerte. No lo contempla as? el Estatuto, pero alguna rendija ofrece al establecer en las disposiciones generales el fomento de la paz y la tolerancia, as? como la cooperaci?n al desarrollo por medio de programas y acuerdos suscritos con los pa?ses vecinos geogr?ficamente o cercanos culturalmente a Canarias y con organizaciones no gubernamentales e instituciones privadas y p?blicas. Menos da una piedra.

Quiero decir que los candidatos parten de una base legal m?nima para desarrollar una pol?tica exterior audaz y solidaria en Europa, ?frica y Am?rica Latina, nuestras tres fuentes principales de relaciones internacionales, en lugar de manejarla como asunto secundario que poco nos afecta salvo en lo m?s vistoso a efectos electorales. Hace falta definiciones n?tidas con respecto a qu? pol?tica establecer? el pr?ximo gobierno canario respecto a los planes de la OTAN en el Atl?ntico; propuestas para la Uni?n Europea y el futuro de nuestra situaci?n definida como ultraperif?rica; iniciativas en el entorno africano (pa?s por pa?s, Marruecos y S?hara Occidental incluidos) con especial atenci?n a un trato solidario con los inmigrantes; una pol?tica encaminada a fortalecer nuestras relaciones con Am?rica Latina, empezando quiz?s por los pa?ses aparentemente m?s cercanos como Venezuela y Cuba. O Colombia y Ecuador, por la cantidad de emigrantes que aportan a nuestra sociedad.

Las grandes l?neas de una orientaci?n exterior propia, dada nuestra tan famosa especificidad atl?ntica, constituye una necesidad por varios motivos m?s. Aclara a los ciudadanos los compromisos program?ticos de los candidatos en esta materia, oblig?ndolos a responder despu?s por sus actos. Ofrece una perspectiva a seguir. Entorpece su manejo inescrupuloso o improvisado en ocasiones. Frena a quienes protestan por la ausencia de competencias, pero despu?s promueven una activa pol?tica exterior bajo cuerda para facilitar negocios privados y en su propio beneficio como intermediarios de la patronal. La de aqu? y las otras. Mucho me temo que estas cuestiones no entran como debe ser en la campa?a electoral porque algunos juegan a ese principio seg?n el cual entre menos me comprometa, mejor. Y que todo siga igual. Siempre nos quedar? Madrid.

Tags: Canarias, política exterior, elecciones

Publicado por ubara @ 11:26  | Canarias
 | Enviar