Domingo, 03 de junio de 2007
Foro contra la Incineraci?n


Yo no hab?a visto en mi vida una cosa semejante. Y no s? si habr? merecido la pena hipotecarnos por 30 a?os por el servicio que ese tranv?a va a prestar a esta Isla, aunque nuestra postura siempre ha sido clara en el sentido de que es muy bonito pero que en absoluto supone una prioridad tal y como est? el transporte p?blico, pero calculo que a varias decenas de miles de personas no s?lo les ha parecido bien toda esta historia, llegado el momento, sino que han disfrutado como enanos en ese tranv?a para arriba y para abajo. Ni guaguas, ni taxis, ni coches, ni leche de cacharro, la veneraci?n al aparato sobre ra?les ha sido verdaderamente incre?ble.

Claro que el Melchior tir? la casa por la ventana, la ocasi?n lo merec?a, y la gente sal?a cargada -algunos en la otra acepci?n porque se repart?a vino en cantidad- de todo tipo de revistas, folletos, libros, llaveros... de todo. Lo m?s asombroso era lo de las plantitas. Miles y miles de ejemplares de flora canaria de la que se serv?a uno mismo. Pinos, fayas, acebi?os, loros, tabaibas... la mayor?a ejemplares de porte arb?reo que me dir?n ustedes, si no se los digo yo, d?nde ir?n a parar en unos d?as, cuando la gente se d? cuenta de qu? es lo que realmente se ha llevado -algunos arramplaban con todos los ejemplares que pod?an cargar- para el sal?n de su casa. Algunos se daban cuenta sobre la marcha y, al tiempo de que se o?a la queja de 'porqu? no dan alguna plantita de interior', se llevaban tres o cuatro ejemplares comentando, incluso, 'ahora qu? voy a hacer yo con esto'.

Asombroso, verdaderamente era el espect?culo. La co?a era que pese a que los tres primeros d?as el asunto es gratuito -de las gratuidades esas que evidentemente siempre terminamos pagando entre todos- hab?a que coger el bono gratuito al subir al tranv?a. Para ello el Cabildo hab?a desplegado un ej?rcito de azafatas y de guardias de seguridad que se vieron desbordados hasta tal punto que al para de horas mandaron bonos y control en los accesos al carajo y todo el mundo arriba, a discreci?n. Yo no s? cu?nta gente lleg? a meterse en algunos coches con capacidad para 200 personas. En alguno en los que nos subimos nosotros, que no pensar?n ustedes que ?bamos a perdernos esto, hab?a sin duda m?s de 300, como en el metro de Tokio, lo mismo.

Sin embargo, sin duda, yo no puedo por menos que felicitar a la gente que controlaba esta historia surrealista en las paradas del tranv?a, con una tensi?n impresionante que dio lugar a m?ltiples incidentes cuando la gente se sub?a o se acercaba demasiado a la plataforma, porque creo que no ha habido muertos pese al disparate. Ya el pueblo tiene tranv?a y todas las autoridades, incluido l?gicamente el Obispo, lo estrenaron desde el Intercambiador hasta la Trinidad. Acaso sea la primera y la ?ltima vez que ellos lo utilizan porque una caravana de coches oficiales vac?os segu?an el recorrido del chisme para recoger de nuevo a los excelent?simos, reverend?simos e ilustr?simos. Los del Cabildo, por lo pronto, ya se han cargado la Plaza de Espa?a para poder aparcar sus coches frente a la misma puerta del Cabildo insular. Pero con este ganado tenemos que arar.

La valoraci?n aut?ntica, la de verdad, la que vale... es posible que s?lo podramos hacerla pasado el verano, aunque en 10 o 15 d?as, cuando se pase la noveler?a, ya podremos hacernos una idea aproximada de lo que va la cosa. El bono del tranv?a se podr? utilizar en la guagua pero, de momento, el de la guagua no se puede utilizar en el tranv?a. Con eso les digo casi todo. Por lo pronto no retiramos una sola palabra de lo que hemos dicho de este disparatado proyecto. Bueno, una cosa s?, tarda un poco menos de lo que hab?amos dicho, casi una hora, porque de la Trinidad al Intercambiador tarda entre 40 y 45 minutos, por mucho que llevaran el otro d?a, sin paradas, a los periodistas en 25 minutos , que de la velocidad que llevaban para impresionar casi se la pegan contra un coche despistado. En ese carril guaguas que tantas veces han anunciado por la autopista eso se podr?a hacer en 15 o 20 con una inversi?n 30 veces menor, pero eso es otra historia.

Y el mejor comentario, sin duda, el de aquel individuo de mediana edad que no paraba de hablar durante el viaje, al grito limpio, y que adem?s de cantar las excelencias t?cnicas del proyecto, con todo tipo de datos, no paraba de repetir: "Cuando los canariones se enteren y nos vean con dos aeropuertos, con telef?rico y con tranv?a, chiquito cabreo no se van a coger". "Ya ver?s c?mo enseguida van a querer uno", contestaba la vieja destornillada de la risa.

Ah, por cierto, que de todo esto lo m?s que me impresion?, sin duda, fue el discurso de Jos? Segura -que por si alguien no lo sabe es del PSOE, o dice ?l que es del PSOE- que yo creo que lleg? hasta excitarse alabando al aparato para el pueblo -que se creer?n ustedes que ?l va a dejar el tremendo Audi de la Delegaci?n del Gobierno- como si casi hubiera sido proyecto de ?l. No me falt? sino llorar.

Leer mas y ver fotos

Tags: Tenerife, tranvía, inaguración

Publicado por ubara @ 18:35  | Islas
 | Enviar