Jueves, 05 de julio de 2007
Ram?n P?rez Almod?var

Coalici?n Canaria se mantiene en el poder simplemente por un sistema electoral hecho a su imagen y semejanza, profundamente antidemocr?tico y sectario, aprobado durante la legislatura que situ? a Jos? Miguel Bravo de Laguna como presidente del Parlamento y con el objetivo claro de impedir el acceso de fuerzas pol?ticas con menos poder econ?mico y nula o escasa influencia medi?tica.
Bravo de Laguna fue el diputado m?s votado en las elecciones de 1995, pero su partido obtuvo menos diputados que Coalici?n Canaria precisamente por el sistema electoral, de ah? que es il?gico ese empecinamiento del Partido Popular en mantener estas reglas que les perjudican directamente. S?lo se entiende porque, indirectamente, el bloque que forma el centro derecha en Canarias se garantiza una mayor?a parlamentaria, ya que al impedir que entre en la C?mara otra fuerza pol?tica que acompa?e al PSOE la posibilidad de llegar al Gobierno es m?s alta al comienzo de cada legislatura para el PP.

Son unas reglas del juego pactadas a espaldas de los ciudadanos, que en su mayor parte desconoce las claves b?sicas para la elecci?n de los diputados o que se alejan de las urnas al constatar la imposibilidad de que nada cambie en lo sustancial.

El Estatuto de Autonom?a que CC ha aceptado recortar para contar con el apoyo del PP mantiene, por tanto, dos elementos fundamentales para la Coalici?n: la Reserva de Inversiones y un sistema electoral que atenta contra las reglas de convivencia, normas que son contrarias al principio de igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley.

Es absurdo que la ?nica vez que pueden participar los ciudadanos en este sistema democr?tico, la votaci?n en unas elecciones, las reglas del juego est?n dise?adas para beneficiar a una sola fuerza pol?tica que es la suma de m?ltiples insularismos, que rechaza su supuesta raz?n de ser, el nacionalismo, que hace campa?as de propaganda con el dinero de los impuestos de los ciudadanos sin alternativas de RIC y que pagan sus impuestos y avasalla con campa?as electorales pagadas con dinero del que se desconoce con certeza su procedencia?empresarial.

Sostener, como dice Barrag?n, que los topes electorales son democr?ticos porque se ha votado en el Parlamento y porque el Constitucional ha considerado que no vulneran la norma (porque se plante? torticeramente si los topes eran constitucionales, no si los porcentajes del 30% y el 6% era claramente antidemocr?ticos y anticonstitucionales) es un insulto a la inteligencia de muchos ciudadanos.

CC no se atreve a competir con otras reglas que no sean las que les beneficien para perpetuarse en el poder porque lo ?nico que les interesa es precisamente gestionar los Presupuestos, los impuestos de todos los ciudadanos, y manejar el Bolet?n Oficial. CC renuncia al nacionalismo al oponerse a una lista auton?mica, mutila la democracia y aniquila el principio de igualdad de todos los canarios ante la ley y sus dirigentes a?n se atreven a presentar un pacto con el PP basado, dicen, en ?la calidad de vida de las personas?.

Despu?s de 14 a?os en el Gobierno los resultados est?n a la vista: los ciudadanos de las islas sufren las mayores listas de espera sanitarias, los salarios m?s bajos, la mayor siniestralidad, el mayor n?mero de horas extras, el mayor fracaso escolar, una elevada cesta de la compra?.Una retah?la cansina de estad?sticas que se repite a?o tras a?o mientras aumenta la pobreza, crece la marginalidad y se acumulan m?s de 12.000 millones de euros en la Reserva de Inversiones.

Con estas reglas antidemocr?ticas del juego, el cerrojo est? puesto en el Parlamento, porque hay algunos que, a modo de tah?res, juegan con las cartas marcadas. As? que habr? que empezar a aclararlo y como se suele decir: o jugamos todos o se rompe la baraja. Esto no tiene otra definici?n: es una enorme estafa. Aunque sea legal.
Publicado por ubara @ 20:17  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios