Martes, 24 de julio de 2007
CUENTOS Y NOTICIAS DESDE CANARIAS

El surrealismo se instala en la ciudad tur?stica

PERO ?QU? PASA EN ESE PUERTO, MUCHACHO?



Es como algo psicod?lico. O sea: la p?rdida de norte, el alejamiento de la racionalidad, una vuelta a la tuerca de lo absurdo. Algo pasa en el Puerto de la Cruz. Es como si una extra?a maldici?n de insensatez pesara sobre la ciudad, ?ltimamente afectada por una sucesi?n de hechos que desconciertan a quienes conocen del sosegado cosmopolitismo de sus gentes y de su proverbial sentido de la tolerancia. La pregunta se repite ya con preocupante insistencia: ?qu? pasa en ese Puerto, muchacho?



Y es que lo acontecido el pasado domingo en el muelle pesquero result? un estramb?tico final de las Fiestas de Julio.



Primer hecho: a alguien se le ocurri? hacer ?otra? embarcaci?n, con una imagen peque?a de la Virgen del Carmen, parece ser que propiedad de la cofrad?a de pescadores ?Gran Poder de Dios? o de alguno de sus integrantes. Por supuesto, las autoridades eclesi?sticas ni saben ni quieren saber. O sea, que no hab?a bendici?n. Quiz? por eso los ?inventores? la llamaron ?la embarcaci?n chiquita?.



Segundo: un pol?tico castigado en las urnas, Marcos Brito, prepara en su propia casa con varios miembros de esa cofrad?a una especie de desagravio. Embarcar?an la imagen y ?l, ?oh!, mientras tronaban los voladores y los gritos de los fieles se perd?an por la ?punta pa?fuera?. Las informaciones sobre la celebraci?n, pese a la confusi?n, corren como la p?lvora en los d?as previos.



Tercero: convenientemente ambientada la convocatoria por la que en el Puerto es conocida como ?pantalla terr?quea?, una televisi?n local al servicio del edil Brito donde igual se exalta el fascismo que se miente y se insulta sin el m?s m?nimo rubor, los curiosos se acercan al lugar de los hechos, un refugio pesquero llamado alg?n d?a a ser sustituido por una infraestructura digna y que esa tarde dominical se ve desbordado por estampas surrealistas.



Cuarto: amigos y familiares de tres personas a bordo de una embarcaci?n, desaparecidas en el mar entre Tenerife y La Gomera el 22 de julio del pasado a?o, deciden recordarles con flores y versos. El problema fue que tan respetable iniciativa coincidi? con la otra celebraci?n y all?, en el muelle, no se sab?a muy bien a qu? atenerse. ?Alegr?a? ?Dolor? ?Politizaci?n? ?Aprovechamiento? ?Hacia qu? lado la emoci?n? Porque claro: cuando termin? aquello, hubo ?paella para todos! Lo dicho: Berlanga encarga el gui?n y no se lo entregan m?s enjundioso.



Quinto: el rid?culo del edil Brito no fue menor que el de algunos miembros del gobierno local, del PSOE y del PP, que acudieron al lugar, no se sabe muy bien a qu? y por qu?. Los organizadores no les dejaron subir a la embarcaci?n porque, claro, era una exclusiva para don Marcos. Las caras de los ediles socialistas y populares -fatal decisi?n la suya de acudir hasta aquel ins?lito escenario- eran todo un poema que las c?maras de la ?pantalla terr?quea? habr?n captado, si hicieron una excepci?n en su tratamiento preferencial de otros rostros. Cuentan que no sab?an d?nde meterse, mientras en el aire estallaban ca?ones, voladores y vivas a la Virgen que, por supuesto, no ten?a culpa de nada.



Sexto: hubo numerosos portuenses avergonzados. Personas que agacharon la cabeza, decenas de curiosos, atra?dos por el fervor, que se marcharon tras comprobar c?mo no hay que fabricar una tradici?n y c?mo es f?cil incurrir en la ?cantinflada?, dicho sea con todos los respetos para los sentimientos de quienes perdieron a sus seres queridos. Debieron todos, miembros de la corporaci?n incluidos pues para eso estaban all?, separar las cosas y evitar la coincidencia.



Pero esto, que es de sentido com?n, en el Puerto de nuestros d?as es imposible aplicarlo. O sea, el menos com?n de los sentidos es el que predomina en una ciudad donde todo es posible, donde puede suceder cualquier cosa, por ins?lita que parezca. Entre la crispaci?n que alimentan algunos y la indolencia y penuria de ideas que demuestran otros, la convivencia se hace cada vez m?s dif?cil. Y despu?s hablan de calidad de vida o de pueblo emprendedor. Ya ser? menos.



Y as?, entre episodios surrealistas, con personajes de la vida p?blica en el escenario mismo o en primera fila, el Puerto de la Cruz languidece. Ya no lo animan ni estos sucesos.



Pero ?qu? pasa en ese Puerto muchacho?



Marcos Brito, ex alcalde y portavoz nacionalista, organiza y monta su propia fiesta de El Carmen el pasado domingo |Lo public? el blog Cuentos y noticias desde Canarias y refleja como pocos el estramb?tico rumbo que ha tomado la vida pol?tica del Puerto y la del ex alcalde nacionalista Marcos Brito ...
Publicado por elmachal @ 19:04  | Islas
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 17 de febrero de 2008 | 16:03
que le paso que no lo invitaron?