Jueves, 16 de agosto de 2007
Javier Ortiz
www.javierortiz.net



Ya est? otra vez El Pa?s armando bulla contra Ch?vez. Ahora la excusa es que el presidente venezolano prepara una reforma constitucional que, de salir adelante, permitir? la reelecci?n sucesiva de los jefes de la Rep?blica (y, por ende, la suya propia).

Lo de El Pa?s es de un aburrimiento total. Para estas alturas, es ya escandalosamente evidente que todas sus opciones editoriales en materia de pol?tica latinoamericana ?todas sus opciones, en general, pero de manera muy especial las que realiza con relaci?n a Am?rica Latina? est?n dictadas por sus intereses empresariales, que son muchos y sustanciosos.

Esa gente no odia a Ch?vez de todo coraz?n, sino de toda cartera.

Algo semejante, pero menos corporativo, podr?a decirse de muchos periodistas espa?oles, siempre dispuestos a escribir algo ?lo que sea, venga o no a cuento? contra el presidente de Venezuela. Era un fen?meno que me ten?a intrigado. ?Y esa obsesi?n? Hasta que me enter? de que un consorcio empresarial con intereses en Venezuela contrat? hace meses los servicios de una agencia estadounidense especializada en crear opini?n. Este tipo de agencias forman redes de intereses que movilizan a cientos de periodistas de todo el mundo, a los que pagan por escribir en pro de tal o cual causa. Unas veces remuneran sus servicios por la brava, en cheque al portador o en efectivo, y otras se sirven de m?todos m?s sutiles, pero no menos sustanciales. (Alg?n d?a de ?stos quiz? me anime a detallar c?mo funcionan esas cosas, para poner al tanto a quienes no las conozcan.)

Pero que haya quien se mete con Ch?vez por motivos espurios no quiere decir que Ch?vez tenga obligatoriamente raz?n en todo, ni mucho menos. Lo digo con conocimiento de causa, porque yo mismo he tomado m?s de una vez mis distancias con respecto al l?der de la Revoluci?n Bolivariana, y desde luego no porque nadie me haya pagado por ello. He tomado distancias no s?lo pol?ticas, sino tambi?n, con cierta frecuencia, ?ticas, y hasta est?ticas.

Por ejemplo: considero que su aparatosa devoci?n religiosa, sea sincera o impostada, no pinta nada en la acci?n pol?tica. (Ya s? que las referencias culturales que all? tienen m?s gancho no est?n dictadas por los principios que inspiraron la toma de la Bastilla, como lo est?n las m?as, pero me temo que va a ser dif?cil que me convenzan de que aquellas convienen mejor a la educaci?n del pueblo.)

De todos modos, las cuestiones invocadas en el enunciado de este Apunte no precisan de tantos meandros como vengo recorriendo. Son de teor?a pol?tica, y muy concretas.

Las dejar? en dos.

Primera: ?es condenable, por principio, que un Estado adopte normas constitucionales por las cuales sus m?ximos dirigentes puedan mantenerse indefinidamente en el cargo, si tal es el deseo expresado en las urnas por la ciudadan?a?

A esto respondo que lo que resulta de traca fallera es que responda negativamente a esta pregunta alguien que se muestra fervoroso defensor de una monarqu?a, que tiene un jefe del Estado fijo, de por vida y sin pasar por las urnas.

Pero es que, al margen de eso, y aunque quien dijera tal cosa fuera republicano, habr?a que recordarle que son muchos los estados en el mundo, entre ellos el espa?ol, que no tienen establecida ninguna limitaci?n para la reelecci?n de sus principales dirigentes. Los Estados Unidos de Am?rica la fijaron por iniciativa de George Washington, pero la suprimieron posteriormente (gracias a lo cual el f?sicamente muy limitado Franklin D. Roosevelt pudo cubrir hasta cuatro mandatos), para volver a imponerla m?s tarde.

O sea que, se piense lo que se piense de la norma, lo que no puede afirmarse sin hacer el rid?culo es que sea antidemocr?tica.

Segunda cuesti?n que vale la pena plantearse: ?es bueno para la salud social que haya l?deres pol?ticos que se perpet?en en el cargo?

Eso es discutible.

Mi criterio, basado en la mera observaci?n hist?rica, es que la renovaci?n, por melancol?a que pueda producir en ciertos casos, a la vista de la talla intelectual de los sucesores, es sana. Oxigenante. Conviene, adem?s, para asentar en la conciencia ciudadana uno de los principios m?s dif?ciles de asimilar del que yo tenga noticia, y que fue formulado por el ciudadano Eug?ne Pottier en el poema que dar?a origen al himno de La Internacional. Dec?a, en franc?s: ?Il n?est pas de sauveurs supr?mes: Ni Dieu, ni C?sar, ni tribun!? Ni Dios, ni C?sar, ni tribuno.

Ch?vez parece defender los tres t?tulos.

Por supuesto que tiene que haber dirigentes, y es mejor que salgan listos que tarados. Pero los propios equivalentes ling??sticos de la palabra deber?an ponernos en guardia: caudillo, duce, f?hrer, conducator?

Lo peor que acarrean los grandes l?deres no es que acaben crey?ndose que son geniales ?lo cual ya es de por s? francamente peligroso?, sino que la gen?tica molicie de los pueblos tiende a delegar en ellos sus responsabilidades, lo que acaba dando origen, como destilado, a las dictaduras, de derecho o de hecho.

Ch?vez es lo mejor que le ha ocurrido a Venezuela desde tiempo inmemorial. De eso no me cabe duda. Pero mi esp?ritu insatisfecho me mueve a pensar que el pueblo de Venezuela se merece algo mucho mejor todav?a. Y que eso no puede encarnarlo una persona. Tiene que ser un sistema de organizaci?n social.

Tags: Venezuela, Chávez, El País, manipulacion mediática

Publicado por ubara @ 23:16  | Exterior
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 07 de septiembre de 2007 | 0:29
Si amigo, resulta bastante comico oir a defensores de reyes hablar mal de la propuesta de la posibilidad de postulacion continua de candidatos. Pero creo no estar de acuerdo contigo con respecto a que un presidente o alcalde pueda ser reelegido cuantas veces quiera una poblacion. El asunto es sencillo, yo creo que la unica persona en este momento capaz de liderar nuestra nacion para defendernos del ataque de la oligarquia mundial es nuestro actual presidente, tengo razones de sobra para explicar eso, pero el tiempo no me lo permite. El hecho es, si yo creo eso, es decir que el mejor candidato es un se?or llamado Chavez, ?quien se cree con el derecho de eliminarme la posibilidad a mi de votar por el? ?Quien pretende llamarse democrata y me trata de eliminar a mi la posibilidad de votar por quien a mi me de la realisima gana?
A veces por repetir frases trilladas caemos en extremos realmente antidemocraticos.
Suerte.
Publicado por Invitado
Viernes, 07 de septiembre de 2007 | 1:26
Bueno, podemos estaro o no de acuerdo en la propuesta constitucional en s?, yo puedo decir que no me gusta que en Venezuela, que nos lleva el caso, un Presidente pueda optar a mas de 2 mandatos, pero es una propuesta de reforma constitucional, lo aprob? la Asamblea Nacional y en Diciembre el referendum, y si finalmente el pueblo lo aprueba, eso es sagrado, el pueblo quizo pues, que un Presidente pueda presentarse indefinidas veces. Lo que no debemos es tener dos reglas deistintas para medir, cuando es para valorar la reelecci?n indefinida de ch?vez hablamos de "perpetuarse en el poder" de "tiran?a" de "dictadura", sin embargo, si lo hace un gobernante de una pais europeo, ni nos paramos en eso, lo vemos como el mas normal ejercicio de la democracia...yo creo que eso no es as?, y eso es lo que pasa con Ch?vez y venezuela, la abominable manipuaci?n medi?tica que sufre en el pa?s y fuera tambi?n.