Domingo, 19 de agosto de 2007
Rafael Morales


El presidente venezolano present? ante la Asamblea Nacional la propuesta de modificar 33 de los 350 art?culos de la Constituci?n que ?l impuls? y que recibi? el apoyo del 70% de los ciudadanos a trav?s de un refer?ndum en 1999. Tras el debate en la Asamblea Nacional (sin representantes de la oposici?n porque no quisieron presentar sus candidatos a las elecciones), otro refer?ndum aprobar? o rechazar? probablemente en diciembre las propuestas de Hugo Ch?vez, despu?s de un amplio debate p?blico. Desde el punto de vista del procedimiento, el proceso es democr?tico.
La misma derecha que organiz? golpes de Estado y se opuso a la Constituci?n Bolivariana de 1999 sale ahora en su defensa. El motivo m?s esgrimido es la reforma del art?culo 230, donde se establece que el per?odo presidencial es de seis a?os y que la reelecci?n puede efectuarse "de inmediato y por una sola vez". "Propongo al pueblo soberano -dijo Ch?vez- modificar el art?culo 230 de la forma siguiente: el per?odo presidencial es de siete a?os. El presidente o presidenta puede ser reelegido o reelegida de inmediato para un nuevo per?odo. As? de sencillo".

La cr?tica inmediata, dentro y fuera de Venezuela, consisti? en acusar a Ch?vez de querer perpetuarse en el poder. Quiz? este juicio de intenci?n acierte. ?Y qu?, si la gente lo sigue votando? Desde Europa, donde sus mandatarios (salvo los reyes, que obtienen el cargo por el impecable mecanismo democr?tico de la herencia) pueden ser reelegidos las veces que los ciudadanos estimen conveniente, hay quien se siente en la obligaci?n de dar lecciones de democracia a los venezolanos. No s?lo se trata de un ejercicio hip?crita sino perverso. Si el mecanismo funciona y no altera la voluntad ciudadana en Europa, ?por qu? resulta una opci?n totalitaria en Venezuela? Al fin y al cabo, la reforma del art?culo 230 tambi?n estar? sometida a la voluntad popular.

Respecto al resto de las propuestas, confieso mi desconocimiento para valorar modificaciones como las territoriales o las referidas a las del poder p?blico y las atribuciones que se repartir?n con el llamado poder popular, por ejemplo la relaci?n entre la Fuerza Armada y las nuevas milicias populares. Por otro lado, habr?a cinco formas de propiedad: p?blica, social, colectiva, mixta y privada (art?culo 115). ?Novedades? La reforma autorizar?a la expropiaci?n con indemnizaci?n por razones de utilidad p?blica, prohibir?a el latifundio (art?culo 305) y los monopolios (art?culo 113), establecer?a un fondo de estabilidad social para trabajadores por cuenta propia (art?culo 87), asegurar?a la jornada laboral de 36 horas semanales y ning?n patr?n podr? obligar a trabajar tiempo extra (art?culo 90), acabar?a con la autonom?a del Banco Central de Venezuela...

Tomadas de conjunto en el terreno econ?mico, habr?a una mayor capacidad de intervenci?n del Estado para desasosiego de los neoliberales. Sin embargo, las grandes empresas espa?olas no encuentran motivos para preocuparse ni ven en peligro sus inversiones en Venezuela, seg?n informa el diario El Pa?s. Apenas emiten alg?n quejido por la reducci?n de la jornada laboral. Parece que a Repsol, bancos, Mapfre, Movistar y dem?s angelitos no les provoca fr?o ni calor el proyecto bolivariano sobre el socialismo del siglo XXI. Cosas para pensar despacito. El debate sobre la reforma constitucional venezolana ha comenzado

Tags: Hugo Chávez, Venezuela, constitución

Publicado por ubara @ 22:14  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios