Lunes, 20 de agosto de 2007
Foro contra la Incineraci?n


Wladimiro ya ha anunciado la contrataci?n de 'empresas especializadas' para regenerar las zonas quemadas por el incendio con una inversi?n, para empezar a hablar, de un mill?n de euros. Si yo tuviese alguna responsabilidad en la gesti?n de esos montes, que por fortuna para m? -y seguramente para los montes tambi?n- no la tengo, la primera medida que tomar?a ser?a la de prohibir taxativamente la entrada en el ?rea quemada de ninguna 'empresa especializada' en un periodo m?nimo de 4 o cinco a?os. As? de clarito lo digo.

Y desde aqu? no hemos hecho drama alguno, ni nos hemos dedicado a crucificar a nadie por lo que para todos es una desgracia, algunos hasta parecen m?s damnificados incluso que los propios montes lo cual, como ustedes comprender?n, pareciera acaso un poco excesivo. Y durante buena parte de este s?bado nos hemos dedicado a recorrer algunas zonas los montes de Santiago del Teide, El Tanque e Icod siguiendo el rastro de uno de los incendios m?s potentes que ha padecido esta tierra en un par de d?cadas al menos. La primera impresi?n, como cualquiera puede comprender, es bastante dura pero acaso no tan terrible como la que en un principio esper?bamos encontrar los que hemos visto y o?do de este incendio en la distancia.

En principio me parecen una especie de milagro el que ya a estas alturas se observen rastros de vida en medio de tanta desolaci?n. El segundo milagro que uno no alcanza a entender, acaso lo explicar?a s?lo la oportuna llegada del alisio, es c?mo a ?stos incompetentes e irresponsables -que tienen a su cargo la gesti?n forestal en esta tierra- no se les ha quemado toda la Isla entera cuando ni en las coladas kilom?tricas de volcanes recientes, ante la ausencia total de cortafuegos, han sido capaces de parar el avance de las llamas hacia zonas despobladas de pinares, como es el escandaloso caso de Masca. Y eso que el ingeniero responsable de la gesti?n de estos incendios, que dice que tiene controlados los montes en cortafuegos que dividen nuestra masa forestal en per?metros de unas 500 hect?reas aunque de esta se le han quemado cerca de 15.000 probablemente, ya ha encontrado a los responsables del desastre, culpando del caos a los servicios de protecci?n civil de los ayuntamientos, que manda huevos con el personaje.

Porque el que en una isla como Tenerife, La Palma o Gran Canaria se quemen 2.000 o 3.000 hect?reas ante un fuego con condiciones climatol?gicas negativas puede ser normal y hasta razonable. Pero que un incendio que empieza en Los Realejos se meta en los barrancos de Masca y se plante en Gu?a de Isora donde lo detienen las nubes del alisio, pareciera motivo suficiente como para que alguno de ?stos se hiciera un poco de autocr?tica, m?s que nada como condici?n imprescindible para que el asunto no se vuelva a repetir en estas dimensiones: Un cuarto de nuestra superficie forestal destruida.

Pero el Melchior, siempre orgulloso de s? mismo hasta los l?mites m?s insospechados, dice que desde el incendio de Vilaflor en el 98 ha habido 1.000 conatos y que los ha parado todos menos este ?ltimo. E imag?nense ustedes si es chulo el tipo, a?n -o sobre todo- en las situaciones m?s terribles, que a rengl?n seguido coment? que 'lo normal es que de cada 40 conatos se desarrolle un gran incendio en otros lugares' (que esto le o? decir por la radio cuando me encontraba a unos buenos kil?metros de Tenerife lo que no impidi? que la cara dura de este individuo me volviera a dejar de piedra nuevamente) seg?n unas estad?sticas que alguien le elabor? sobre la marcha. Claro que esto me record? cuando ante otra desgracia reciente, a?n peor que ?sta por las consecuencias dram?ticas del asunto, dijo que la galer?a del Monte del Agua, en la que fallecieron seis excursionistas, ten?a puerta 'hasta dos o tres d?as antes del accidente' pero que alguien la rompi?. Claro que por el estado en el que se encontraban los soportes de la supuesta puerta, que en su d?a debi? existir all?, nadie dir?a que de veinte a?os a esta parte se hubiera sostenido puerta alguna en esos hierros literalmente podridos.

Por decir han dicho hasta que saben, o sospechan, qui?nes son los autores del incendio -al parecer de una misma familia- porque llevan a?os intent?ndolo un par de veces al mes. Han dicho, tambi?n, que han localizado el mecanismos de ignici?n que origin? el incendio aunque se niegan a dar detalles de nada. El tal Humberto, el de la melenita, se hecha flores diciendo que impidi? que el fuego entrase en el Valle de La Orotava cuando, al mismo tiempo, sostiene que hab?a un viento de 100 km/h propagando el fuego a velocidad vertiginosa justo en el sentido contrario. Vamos, que lo de los 100 km/h del viento es como lo de los 300 que le adjudic? Ad?n Mart?n a la tormenta Delta para cubrirle las espaldas a la Unelco porque se le cayeron un mont?n de torres de alta tensi?n podridas. Y lo de que un fuego pueda propagarse en sentido contrario a un viento de esas caracter?sticas pues ya me dir?n ustedes con la clase de personaje que estamos tratando.

Y Wladimiro, que no nos quiere explicar a nadie c?mo es posible que en Masca, en La Monta?eta o en San Jos? de Los Llanos no exista una sola boca de incendio por si ?stos barrios sufren el acoso de un incendio forestal, ha encontrado la soluci?n en arrasar por todos los pinos cercanos a las poblaciones. La limpia que este hombre pretende, en una huida hacia delante de lo m?s escandalosa, supondr?a que desaparecieran hasta los pinos gordos de Vilaflor que se encuentran pr?cticamente sobre viviendas, una de ellas la propia casa forestal. Y para m? est? claro que la estrategia de esta gente consiste en hacer ruido, mucho ruido, para distraer la atenci?n de lo verdaderamente importante y de lo verdaderamente remediable de cara a otro enfoque diferente y m?s sensato a la pol?tica forestal de esta tierra.

El monte quemado, si impedimos que esta gente haga el desastre que promete, como hicieron en El Hierro, metiendo tractores, palas y camiones a abrir pistas en vertical y a talar pinos y matorrales que se pueden recuperar indiscriminadamente; se puede recuperar en pocos a?os. Es rigurosamente falso que en m?s del 90% de la superficie quemada existan especiales riesgos de erosi?n ante un invierno normal si nadie mete tractores ni maquinaria de ning?n tipo ah?. Se trata de suelos relativamente j?venes y con buena capacidad de absorber el agua de lluvia. Si lo que viene este invierno es el diluvio universal, l?gicamente, tendremos un problema, problema que ante una situaci?n de esta naturaleza no resolver?a, acaso podr?a empeorarlo, las obras que pretende hacer el Wladimiro a toda carrera para que los de 'Canarias Forestal', y otros amigachos, se pongan morados.

Por lo que dicen individuos como el Humberto ese, que mantiene que es una 'leyenda urbana' lo de la pinocha y lo de que los montes est?n sucios, cuando el fuego atraves? amplias zonas de cultivo abandonadas que de haber estado sencillamente aradas hubieses dificultado enormemente el avance de las llamas -como han demostrado mediante fotos los compa?eros de El Turc?n en el caso de Gran Canarias-, el aut?ntico olor a chamusquina de este incendio no ha hecho sino que empezar. Comienzan a moverse los contratos millonarios para los de siempre, para los que est?n abriendo pistas y montando un pitote impresionante con lo de las entresacas (que ah? s? que hay un riesgo erosivo m?s que evidente), y los contratos millonarios y los incendios la mayor parte de las veces no han tra?do m?s que lamentables consecuencias. Y sospechas, porqu? no decirlo.

Aunque parezca mentira la vida ha comenzado a resurgir, no s? c?mo, entre tanto desastre y est? claro que la naturaleza es capaz de superar esto casi completamente en unos a?os. La otra cara de la moneda son unos pol?ticos y unos t?cnicos de alto nivel cuya ?nica preocupaci?n ha sido la de intentar tomarnos el pelo a todos cuanto m?s mejor. Y eso con una prensa acr?tica y sumisa como la que nos ha tocado padecer pues es de lo m?s facil?n que se despacha, por otra parte. Y esp?rate porque la pr?xima es que el Humberto Guti?rrez ?ste nos insulte, como hizo cuando publicamos un art?culo recientemente, asesorados por un mont?n de gente que lleva toda la vida en el monte, sobre los desastres que est? provocando un ingeniero de su decanato en la isla de El Hierro. Primero te llaman 'ignorante', despu?s 'demagogo' y, por ?ltimo, 'antisistema' o 'terrorista social' por pensar distinto o criticarles sus inquebrantables verdades. Me lo s? ya de carrerilla y es que son muchos a?os ya.

VER LAS FOTOS

Tags: Tenerife, montes, incendios, cabildo

Publicado por ubara @ 20:19  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios