Mi?rcoles, 03 de octubre de 2007


Se quejaban amargamente un grupo de peque?os empresarios canarios de la construcci?n ante los pocos medios de comunicaci?n que se dignaban a hacerles caso, sobre el mal momento que est?n pasando debido a la declaraci?n en quiebra de grandes empresas nacionales.



Estas empresas no les pagan lo adeudado por sus trabajos y esto les est? abocando a una crisis sin precedentes en la que est?n siendo embargados y no pueden hacer frente a sus obligaciones, sobre todo con sus trabajadores.



Esta situaci?n no es sino una de las innumerables puntas de iceberg de la falacia en la que nos han hecho vivir en Canarias.



Buena parte de las obras p?blicas desarrolladas en Canarias han sido adjudicadas a empresas for?neas de grandes dimensiones por unas instituciones gobernadas por partidos que se autodenominan ?nacionalistas?, dejando a las empresas canarias la pacata minuta de las subcontrataciones cuando en realidad han sido las grandes art?fices de las obras.



Se han llevado una peque?a parte del pastel que apenas les ha dado para cubrir gastos, pagar a sus empleados, realizar ?encarguitos? m?s o menos obligados a amigos profesionales de la pol?tica y poco m?s, y, eso, siempre en el mejor de los casos, cuando no han tenido que soportar situaciones como las que denuncian.



A?aden que dichas empresas contin?an desarrollando actividades p?blicas en Canarias con otra denominaci?n y con el conocimiento de las instituciones canarias.



Muestran incredulidad en la justicia y desisten de acudir a ?sta en busca de auxilio, lo cual agrava este sentimiento compartido por buena parte de la ciudadan?a canaria.



Critican amargamente a los pol?ticos que han gobernado Canarias tanto en su Gobierno Regional como en el Cabildo tinerfe?o, y dicen sentirse enga?ados por estos.



No es para menos, a pesar de que los han apoyado abiertamente durante a?os y les han servido de colch?n social en base a sus trabajadores para el sostenimiento de un r?gimen que ?nicamente ha buscado el beneficio de ?lo nuestro?.



Y es que, como ya hemos dicho, s?lo se han llevado una parte peque?a del pastel, mientras que han aportado los gastos, las p?rdidas y los votos, enga?ados bajo una capa de barniz de ?nfima calidad nacionalista.



Deben saber, que la gran raz?n por la que esto ha sido de esta manera, es por lo bonito de los maletines que presentan estas empresas, maletines todos ellos de dise?o, ?ptimos para la construcci?n por estas tierras, y su facilidad para transportar allende las fronteras transnacionales a bellos para?sos en los que disfrutar de sus climas invernales o tropicales y comprobar las construcciones desarrolladas por esos fiscos y aprender de ellas.



Los otros grandes enga?ados han sido sus trabajadores, presumiblemente votantes en amplia mayor?a del partido dominante, y que han visto como los han enga?ado con unos caramelos en forma de sueldos jam?s so?ados.



A cambio s?lo les han pedido su contribuci?n electoral cada cuatro a?os y que no piensen m?s all? de la consecuci?n del caramelo en cuesti?n.



Lo cierto es que lo que se ha construido en esta tierra en 15 a?os se pod?a haber hecho en m?s de 60, y de una manera ordenada y respetuosa con el medio, reconstruyendo lo que fuese necesario en pro de esa gran empresa de la que todos hemos vivido de una u otra manera, el turismo.



Y para ello no era necesaria la importaci?n de una ingente mano de obra atra?da por el verdadero efecto llamada, que ha sido el desarrollismo suicida que hemos padecido y que no presenta otro fin que el de llenar el saco, para luego con las ganancias a buen recaudo, emigrar a para?sos tropicales y otros por explotar, tal y como ya est? sucediendo y dejar a los aqu? residentes un ?hasta luego Lucas?, que si tu te comiste el caramelo y se te picaron los dientes, ese es tu problema, vete al dentista.



Como parte de la falacia se meten con los cuatro negritos que vienen en pateras y que en su inmensa mayor?a s?lo nos usan como puerta de entrada, a la vez que demandan mano de obra for?nea para abaratar los salarios (desde aqu? todo nuestro respeto para las personas que vienen a ganarse dignamente su pan, ellos no son los culpables).



Para llevar a cabo todo este imaginado plan, no se han recatado en usar todas las armas y artima?as que se les han puesto a su alcance. Si hay que arriesgar un futuro tur?stico se arriesga, si hay que obtener peores resultados en puertos y arruinarlos para justificar otros pues se hace, y as? poder reutilizar sus terrenos ?ecologistamente? en otros negocios, si se necesita jugar con el futuro de estas islas, con su agricultura y su medio ambiente y para ello merodear las leyes, pues se hace.



Estas razones y otras, son las que nos hacen opinar que este sector es el gran enga?ado porque han aceptado el caramelo envenenado de unos buenos pero moment?neos salarios a cambio del trabajo que pod?an haber desarrollado durante muchos a?os, manteniendo en el poder a los autores de semejante jugada.



En fin, TODO SEA ?POR LO NUESTRO?.
Publicado por ubara @ 11:13  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios