Domingo, 21 de octubre de 2007
La Opini?n de Tenerife
La futura Ley de Memoria Hist?rica que pretende borrar cualquier vestigio del r?gimen franquista de nuestras calles en realidad viene a ser una plasmaci?n de una directiva europea que persigue eliminar del todo cualquier s?mbolo relacionado con reg?menes totalitarios tanto fascistas como comunistas. En Santa Cruz se cree que afectar? a 140 calles, 2 monumentos y otros tantos colegios.
Imagen

Y es que estudiosos como Pedro Medina, un cient?fico que disfruta hoy de una plena jubilaci?n, calcula que al menos pueden ser ese centenar largo de calles los que de una manera u otra est?n relacionadas con las cuatro d?cadas de r?gimen franquista. A parte est? el inevitable monumento a Franco de la plaza de Espa?a y el del cruce de la avenida de Anaga. M?s simb?licos que otra cosa ya que incluso muchos tinerfe?os desconocen su significado real. Por suerte en nuestras calles no se pueden encontrar im?genes ecuestres del dictador mirando al infinito, si es que alguna vez las hubo.
En cuanto a colegios hace ya un a?o que el Gobierno canario orden? la retirada de estas denominaciones pese a lo cual en Santa Cruz todav?a sobreviven nombres como Garc?a Esc?mez u On?simo Redondo. Este historiador-qu?mico indica que "al menos ya se ha retirado la gallina" o escudo franquista que aparec?a en la fachada del colegio Fray Albino en la rambla y de la delegaci?n del gobierno.

Consenso pol?tico
Por lo pronto, antes de que acabara el anterior mandato y que el entonces portavoz socialista, Francisco Tovar, acord? junto con el alcalde, Miguel Zerolo cambiar el nombre de siete calles cuyos nombres resultaban especialmente sangrantes. En este grupo est?, por supuesto, la rambla General Franco y a continuaci?n Fangul, Sanjurgo, Mola, Goded, Jos? Antonio o 18 de julio, ya cambiada.
O lo que es lo mismo las que ten?an un mayor grado de implicaci?n con el anterior r?gimen. Existe un cierto consenso pol?tico en la imposibilidad de borrar de un plumazo todo un callejero elaborado durante cuarenta a?os. Y as? lo entienden algunos estudiosos, como Juan Arencibia, autor de una gu?a de la ciudad y que siempre se ha opuesto a este cambio de nombres que considera "totalmente innecesario".
El historiador, Sebasti?n Mat?as, recuerda que el cambio de nomenclaturas es casi una perrogativa de los ganadores. Los franquistas hicieron lo mismo con la de las calles que se refer?an a la II Rep?blica. As?, por ejemplo la actual calle Calvo Sotelo llevaba el nombre del fundador del PSOE, Pablo Iglesias o las ramblas eran conocida por 11 de febrero, fecha de la proclamaci?n de la Primera Rep?blica.
Pero en general esta futura ley remueve recuerdos que muchos desear?an hundir de forma definitiva en el olvido. As?, por ejemplo la profesora de historia del Arte de la Universidad de La Laguna, Maisa Navarro, recuerda que se hac?an captaciones forzosas de fondos para construir los monumentos en honor al dictador y que el nombre de los contribuyentes sal?a publicado luego en los peri?dicos. O que se repartieron medallas entre los que apoyaron el alzamiento.
Pero m?s sangrante a?n le parece a esta historiadora que se haya perdido la posibilidad de derribar el monumento de la plaza de Espa?a en la remodelaci?n que se est? ejecutando en este espacio.
Navarro que form? parte del jurado recuerda que el proyecto ganador de los arquitectos Herzog&Meuron no inclu?a esta pieza que luego tuvo que ser metida con calzador dentro de la idea de los ganadores.
Publicado por ubara @ 11:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios