Jueves, 08 de noviembre de 2007
?ngel Guerra
La Jornada


El objetivo estrat?gico principal de Estados Unidos a escala internacional es derrocar a Hugo Ch?vez y arrancar de ra?z la revoluci?n bolivariana no importa el costo en sangre. De lograrlo, Washington har?a cambiar a su favor la correlaci?n de fuerzas al sur del r?o Bravo: colocar?a en una coyuntura muy delicada a Cuba, Bolivia y Ecuador y privar?a a Am?rica Latina en su conjunto de los enormes recursos morales, pol?ticos, humanitarios, econ?micos y geoestrat?gicos contenidos en el t?ndem Habana-Caracas. Por algo la CIA ha creado un departamento ad hoc para ?ocuparse? de Cuba y Venezuela.

Abocada a la retirada o la estampida en Irak sin haber podido alcanzar el prop?sito de apoderarse del petr?leo, la potencia del norte enfrenta en la escena mundial el ascenso imparable de China, Rusia e India, un Pakist?n fuera de control ?todos con armas nucleares-, el incierto desenlace de la eventual aventura b?lica en Ir?n y la veros?mil amenaza de perder definitivamente su hegemon?a econ?mica. Resulta, pues, desesperadamente importante para ella recuperar como sea el antes exclusivo coto latinoamericano, lo que exige aplastar la creciente sublevaci?n de sus pueblos. Pero lograrlo es una misi?n imposible mientras arda en Venezuela la llama de la rebeld?a.

No estamos ante una novedad hist?rica. El imperialismo estadunidensense no acept? nunca gobiernos populares en Am?rica Latina ni en tiempos en que su posici?n mundial era mucho m?s s?lida, aunque cumplieran escrupulosamente ?como en Venezuela actualmente- con todos los requisitos de la democracia representativa. Basta citar como ejemplos en la segunda mitad del siglo XX el derrocamiento por medios violentos, con base en planes elaborados por Washington, de los presidentes Jacobo Arbenz(1954), Juan Bosh(1964) y Salvador Allende(1973). El siglo XXI se inaugur? precisamente con el frustrado golpe de Estado contra Ch?vez(2002) y sucesivas intentonas desestabilizadoras, destacadamente el sabotaje a la industria petrolera(2002-2003). Pero no obstante que el l?der venezolano ha salido airoso y fortalecido de todas ellas, Estados Unidos se emplea de nuevo a fondo para derribarlo.

Imagen>

Ahora bien, Ch?vez es un hueso muy duro de roer. Revolucionario brillante y poseedor de gran capacidad de maniobra, conserva y est? en proceso de ampliar un apoyo popular cada vez m?s consciente en su pa?s, su prestigio es ascendente en Am?rica Latina y en el mundo, las encuestas revelan que ganar? holgadamente el referendo sobre la trascendental reforma constitucional y cuenta con el respaldo de la fuerza armada. Por otro lado, la oposici?n/contrarrevoluci?n est? desmoralizada y desarticulada por continuas derrotas ante su adversario y carece de importancia electoral.

Ya que en buena lid democr?tica es imposible vencer a los bolivarianos, Washington se ha visto obligado otra vez a elaborar una estrategia supuestamente eficaz para acabar por la fuerza con Ch?vez y el aluvi?n de pueblo que lo acompa?a. Para ello ha orquestado una campa?a propagand?stica internacional destinada a presentar un ejercicio democr?tico ejemplar -el debate popular lib?rrimo y exhaustivo de la reforma constitucional venezolana y su inminente aprobaci?n en referendo- como una maniobra de Ch?vez para perpetuarse indefinidamente en el poder y concentrar todas las decisiones. No importa el medio del sistema que sea en cualquier lugar del mundo: todos repiten lo mismo. Es la preparaci?n sicol?gica de la opini?n p?blica que precede a las agresiones yanquis.

Complementariamente, lanzar a la calle a los v?stagos de la burgues?a a ejercer violencia contra las fuerzas de seguridad, cometer actos de vandalismo y, sobre todo, provocar la represi?n, todo manipulado por la f?brica de mentiras como una rebeli?n estudiantil contra el poder constituido. El esc?ndalo internacional abrir?a la puerta a la intervenci?n extranjera. Pero lo que dio resultado en Servia, Ucrania o Georgia, donde no hab?a un movimiento popular ni un partido revolucionario organizados y en pie de lucha fracasar? en Venezuela, como veremos en las pr?ximas semanas. Ch?vez ha llamado a sus partidarios a permanecer en la calle todo el tiempo que sea necesario y a luchar por el s? en el referendo dentro de las normas constitucionales.

Lo veremos, la contrarrevoluci?n ser? derrotada por el pueblo movilizado y lo m?s que podr? conseguir su patr?n imperialista es una mayor radicalizaci?n del proceso bolivariano. All? ellos.

[email protected]

Tags: Chávez, Venezuela, referendum, constitución, reforma constitucional

Publicado por ubara @ 10:27  | Exterior
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 24 de diciembre de 2007 | 6:42
Viva, Ch?vez, lo apoyamos desde M?xico